Search result

venezolanos

54 result(s) found.

Colombia ante el reto de recibir a más venezolanos

Análisis Por

400 migrantes venezolanos fueron trasladados de las cercanías de la terminal de transportes de Bogotá, a una nueva ubicación al menos hasta enero de 2019 por decisión de la Alcaldía de Bogotá. La concentración de ciudadanos del vecino país en zonas de la capital colombiana se ha convertido en un verdadero desafío institucional, que terminó en desmanes el pasado fin de semana.

Al menos 16 ciudadanos venezolanos que estaban en el campamento protestaron y se enfrentaron a la Policía, incluso tiraron carpas de la Alcaldía de Bogotá y buscaron el lugar donde se guardaban los alimentos, que, según la Secretaría de Integración Social, fueron el motivo que llevó a estos migrantes a protestar y que terminó en actos de vandalismo. Muchos de ellos reclamaban que tanto la cantidad, como la calidad de la comida es deficiente, e incluso algunos productos estaban vencidos.

Migración Colombia anunció que 15 de ellos serán llevados a la frontera y serán expulsados, y que no se permitirá este tipo de actos, pues la ciudad ha intentado acogerlos a pesar de no contar con todos los recursos necesarios.

En los videos se observan además de la destrucción generada, amenazas con cuchillos y enfrentamientos directos con la Fuerza Pública. Pero ¿Qué efectos pueden tener este tipo de actos en la percepción ciudadana sobre los venezolanos?

Según la última encuesta Invamer que pregunta a los colombianos sobre su opinión favorable o desfavorable acerca de los venezolanos, el país está dividido: el 49,4% tiene una imagen desfavorable, y el 51% favorable.

El 47,3% de los encuestados está a favor de cerrar las fronteras, y el 58,8% cree que la solución está en decisiones bajo la unión de los países de la región.

Pero Colombia con más de un millón de venezolanos a la fecha en su territorio, es el país que más presión recibe sobre sus ciudadanos y sobre los programas sociales del gobierno ante la crisis de migrantes.

Cualquier acto que genere agresiones, o desmerite la imagen de venezolanos en el país puede ser leída en desfavorabilidad sobre ellos, y ante la preocupante realidad de recursos limitados en el Estado, el gobierno podría enfrentar un efecto de opinión contra estos extranjeros.

Por supuesto, los desmanes en Bogotá son protagonizados por un grupo extremadamente pequeño y poco significativo, de hecho, no representan todos los habitantes de ese campamento ni el 1% de los venezolanos en Bogotá, y mucho menos del país.

La presión se siente sobre la competencia por el empleo, la informalidad, y el hecho de que un ciudadano vea todos los días en el transporte público o en la calle, a los venezolanos que piden algún tipo de ayuda genera preocupación sobre la opinión que podría presionar a un gobernante a rechazar la llegada de más migrantes.

La tarea del Gobierno Nacional, y de los entes territoriales, será la de generar una suerte de estabilidad entre la ayuda a las personas que escapan de un país cuya economía no les permite obtener lo básico, y el descontento ciudadano que puedan generar con su presencia en estas ciudades.

Como lo ha indicado la ONU, un país que sepa manejar una crisis migratoria a su favor, generando más formalidad y más consumo, puede tener efectos positivos para su economía y en general para todos los ciudadanos, o por el contrario como ha ocurrido en otros países, puede desembocar en xenofobia, rechazo y aislamiento de los migrantes (como viene ocurriendo en Tijuana con la llegada de la ola de centroamericanos que quieren cruzar la frontera). ¡Un gran desafío para las instituciones colombianas!

Con anuncio de Perú: ¿Podría aumentar el número de venezolanos que se quedan en Colombia?

Análisis Por

La inmigración venezolana a países de Sudamérica, está generando tensiones y preocupación en la región, en lo que va corrido del 2018 cada país ha mostrado cifras alarmantes de un verdadero éxodo que se vive en Venezuela.

Colombia suma más de 1 millón de venezolanos, una cifra que implica un verdadero desafío tanto para la regularización, como para el efecto social que genera su llegada a las principales ciudades del país.

El presidente Iván Duque y el canciller Carlos Holmes Trujillo, están gestionando la creación de un fondo humanitario que buscaría con los países vecinos encontrar recursos para atender la llegada masiva de migrantes, por supuesto, para Colombia es una prioridad pues debido a su extensa y transitada frontera con Venezuela es inevitable que lleguen los ciudadanos del vecino país.

Perú quiere frenar el éxodo a su territorio

Pero mientras Colombia busca salidas, Perú anunció el pasado martes que no concederá más permisos temporales de permanencia, las solicitudes solo se recibirán hasta el 31 de diciembre y solo podrán incluir a los venezolanos que hayan llegado a ese país hasta hoy 31 de octubre.

El presidente de ese país Martín Vizcarra, afirmó que ya son más de 500 venezolanos y que esto pone a límite la solidaridad hasta ahora brindada.

Con este límite, la situación podría empeorar, pues cientos de venezolanos que cruzan la frontera entre Colombia y Venezuela siguen su camino para llegar a países como Perú o Chile, o quedarse en el camino en países como Ecuador. Algunos prefieren dirigirse directamente a Brasil.

Ecuador ya intentó en agosto limitar el ingreso de venezolanos anunciando que solo recibiría a los que tuvieran pasaporte, algo que fue suspendido por orden de una juez, pero el país ha intentado convertirse más en un corredor humanitario que les permita con velocidad llegar a la frontera con Perú.

La victoria de Bolsonaro en Brasil también podría cerrar ese camino, el nuevo presidente ya ha manifestado que su país no puede ser uno de fronteras abiertas, y que a los venezolanos que ya llegaron propone reubicarlos en campos de refugiados.

Mientras tanto Chile busca modernizar su legislación en temas de migración, que por ahora no plantea limitantes a la llegada de venezolanos, aunque cabe destacar que este país es tercero en recibir la ola de migrantes.

Llegada de venezolanos a Colombia por la crisis: un poderoso tema de campaña

Análisis Por

Venezuela se ha convertido en un tema importante en la campaña, la crisis del vecino país ha generado varios efectos en el nuestro, desde un ingreso masivo de venezolanos, hasta un miedo colectivo para evitar el rumbo de lo que hoy se considera un país con un modelo fracasado.

Los candidatos han resaltado que la crisis está lejos de terminar y que Colombia se tiene que preparar para enfrentar un ingreso aún mayor de personas afectadas por la crisis venezolana, la situación ha pasado de los medios que reportan la difícil situación más allá de la frontera, hasta la realidad de los venezolanos en las calles de grandes ciudades colombianas donde cuentan la terrible realidad.

El diario El País de España, está revelando cifras de un estudio realizado en alianza con Cifras & Conceptos y que dan cuenta de la situación, entre los datos se preguntó: ¿Conoce a algún venezolano (de nacimiento) que se haya venido a Colombia por la crisis en Venezuela?

A nivel nacional el 63,3% de los encuestados respondió que sí, y solo el 35,7% no. El resultado revela una situación dramática en un electorado al borde de las urnas, los colombianos ven y escuchan de venezolanos que escapan de su país, pero además los ven en sus espacios comunes, a la pregunta de ¿Dónde ha visto venezolanos?, el primer lugar lo obtiene la calle con el 71,3% y el segundo lugar el transporte público con el 34,2%, a propósito de los venezolanos que suben a medios de transporte para contar su historia, pedir ayuda o simplemente vender algún producto, la respuesta de transporte público tiene más fuerza en Bogotá con el 62.8%.

Sobre la presencia de venezolanos, las dos regiones donde más se los ve es en el Caribe con el 77.2%, seguido de Bogotá con el 68,3%, y de la región oriental que lógicamente lidera también por ser frontera, con el 66,8%.

Los candidatos

Todos los candidatos han hablado de Venezuela, algunos como tema más central que otros, y recientemente dieron sus apreciaciones.

Germán Vargas Lleras atacó directamente a Petro con el tema: “No porque yo crea en ese concepto del castrochavismo, sino porque el populismo de izquierda lo promete todo, Petro nunca dice cómo va a financiar nada y los pocos recursos del Estado los va a acabar” y se fue contra Duque por su posición más beligerante contra el vecino país: “Una cosa es que no reconozcamos al Gobierno de Venezuela y otra muy distinta que nos pongamos en una situación bélica con ese país”

Vargas ya había señalado en un debate en la Costa Caribe, que una vez electo nuevamente Maduro, ha Colombia podrían llegar más de 4 millones de venezolanos, una cifra que auruga una intensa crisis en el país.

Iván Duque como se esperaba cierra el tema a lo que llama “castrochavismo”, e insinuó que no se puede elegir en Colombia a los promotores de ese gobierno, refiriendose directamente a Petro. Además ha criticado al actual Gobierno por no atacar al régimen de Maduro a tiempo de forma diplomática.

Humberto De La Calle también ha sido un fuerte critico de lo que pasa en Venezuela, dice que frente a la migración se debe ser humanista y no discriminarlos, y asegura que Maduro es un Dictador, y que viola la Carta Democrática que la OEA que a propósito él presidió en su creación. De La Calle buscaría de forma diplomática una salida del régimen y no bélica.

Sergio Fajardo habla de constante denuncia internacional a lo que hace el gobierno venezolano, y buscaría la solidaridad internacional para que no todos los migrantes venezolanos se queden en el país, sino enviarlos a diferentes partes de América Latina, además de traer recursos a Colombia para este tema.

Finalmente se resalta a Gustavo Petro, quien en un debate le devolvió los ataques a Vargas y Duque, al primero le dijo: “Usted Germán Vargas financió el programa de Viviendas Gratis con recursos del petróleo. Es decir, hizo exactamente lo mismo que Maduro en Venezuela”, mientras a Iván Duque le achacó su modelo económico: “Iván Duque mantiene la tesis de que hay que depender del petróleo, y me dice chavista a mí cuando yo soy el que propongo separarnos del petróleo. Las paradojas de la vida”

 

Lo cierto es que Petro ha buscado desmarcarse del chavismo en diferentes entrevistas y escenarios, llamandolo modelo fracasado, eso a pesar de haber elogiado en el pasado a Chavéz a quién incluso acompañó en su primera visita al Puente de Boyacá en Colombia en 1994.

 

Si bien todos los candidatos lo usarán como caballito de batalla, este tema realmente será una verdadera “papa caliente” del próximo Gobierno ¿Quién lo afrontaría mejor?.

Colombia se pone a prueba con la llegada de venezolanos

Análisis Por

Colombia no está en un boom petrolero, o situación económica similar a la que tenía Venezuela cuando en los años 70 recibió a miles de colombianos que buscaban más oportunidades.

El desempleo en ciudades fronterizas como Cúcuta está por el 17%, y la llegada de venezolanos se está volviendo incontrolable. Según Migración Colombia en el país ya hay más de 550 mil venezolanos entre legales e ilegales, y su número crece de forma exponencial, para mediados de año ya superarían el millón.

Situación advertida

Ayer el Presidente Santos desde Cúcuta, creó ciertas limitaciones, por un lado enviará 2.120 efectivos de la Fuerza Pública adicionales, además da por terminada la tarjeta de movilidad fronteriza, que facilitaba el ingreso de estos ciudadanos del vecino país, y ahora solo podrán ingresar documentados con su pasaporte o tarjeta migratoria.

Tanto Antonio Guterres, Secretario General de la ONU, como el Secretario de Estado de los Estados Unidos Red Tillerson, aseguraron en su visita al país que debían enviarse recursos adicionales a Colombia para atender esta situación.

Ola Política en abril de 2017 advirtió esta situación, como también su posible impacto en las elecciones de nuestro país, cuando el desespero de las regiones más afectadas por esta masiva migración, pidan a gritos soluciones, o se deslicen hacia la xenofobia.

Mientras tanto en Venezuela el régimen de Maduro citó a elecciones el 22 de abril, con una oposición confundida y desorganizada, que enfrenta la dura realidad de una victoria asegurada para el actual Presidente y Dictador.

La Corte Penal Internacional inició una investigación preliminar por los delitos presuntos delitos cometidos por el régimen en las protestas de año pasado, el encarcelamiento de líderes opositores, y el uso excesivo de la fuerza contra los ciudadanos.

La solución no se ve cerca

El lío está en la inestabilidad de Venezuela, se esperaría que en la medida que exista más garantías políticas y reducción de la violencia, el país podría detener su masiva salida de ciudadanos, pero lo cierto es que el problema va más allá de eso.

La economía del vecino país es eminentemente petrolera, mientras los precios del crudo permanezcan bajos, y el manejo administrativo sea débil, ese país no tendrá recursos para importar, y el poder adquisitivo de sus ciudadanos siempre se verá afectado.

La oposición como se dijo está dividida, la mesa de negociación en Santo Domingo se ve fracasada, y la presión internacional para sancionar al actual régimen no parece dar luces de una ruptura del mismo.

Mientras órganos internacionales como la OEA o UNASUR, se dediquen a los comunicados de prensa, y no a eclipsar a Maduro, su efecto será sumamente pobre, y parece que está en las naciones latinoamericanas donde se ve parte de la solución de una presión efectiva contra Maduro, pero eso tampoco se ha dado.

Ante la impotencia de cambios a corto plazo en la situación, a Colombia le espera un duro camino, mientras recibe más venezolanos, sus ciudadanos miden su capacidad de aceptación a su masiva llegada, y además ponen a prueba la capacidad institucional del Estado colombiano en atenderlos. Una avalancha de migrantes que podría tener un terrible final, desde un cierre de frontera, hasta un poderoso efecto xenofobo.

MIGRANTES VENEZOLANOS Y LAS ELECCIONES DE 2018 EN COLOMBIA

Análisis Por

Un común denominador de los debates de las elecciones de las grandes potencias en los últimos años, han sido desde temas seguridad nacional, hasta el manejo de la economía, pero si algo los ha unido es la migración.

Personas escapan de los conflictos en Oriente Medio o África, buscando evitar la muerte o encontrar mejores oportunidades, como en Europa, dónde la llegada de una gran cantidad de inmigrantes ha sido caldo de cultivo para discursos de la extrema derecha, derrotada en las elecciones de Holanda, Austria, y encarnada hoy en el discurso de la candidata francesa Marine Le Pen. Está última con la promesa de generar grandes controles, retiro de Francia de la zona shengen, limitaciones para que los hijos de inmigrantes nacidos en Francia no sean considerados con esa nacionalidad.

Otro ejemplo es de la campaña a la Presidencia de los Estados Unidos, en la que salió victorioso el Magnate Donald Trump, quien tachando a los mexicanos de criminales, prometiendo un muro en la frontera (que todo indica será un hecho), y limitando el ingreso de migrantes de países de oriente medio, logró vencer el discurso demócrata.

Caso similar podría ocurrir en Colombia, y todo por cuenta de la crisis que vive el vecino Venezuela, donde el desabastecimiento, la criminalidad, y falta problemas de legitimidad de su actual Presidente, tienen en jaque a un país del cual no dejan de huir personas buscando mejores oportunidades, y teniendo como primera opción sus vecinos inmediatos.

TEMA DE CAMPAÑA

Precisamente sobre este tema el entonces Vicepresidente, y hoy pre-candidato presidencial de Cambio Radical, Germán Vargas Lleras, protagonizó lo que seria la versión Trump, de un discurso contra los migrantes venezolanos.

Sobre el famoso programa de casas gratis en Tibú, Norte de Santander, el Exvice afirmó: “no vaya a dejar meter los venecos, por nada del mundo… esto no es para los venecos”

Y remató afirmando: “No hay un sólo lugar en Colombia donde se permita que personas que no sean del país, se beneficien de programas sociale”

Dichas afirmaciones, terminaron en un cruce de palabras con el expresidente de la Asamblea de Venezuela Diosdado Cabello, quien no escatimo en insultos, mientras Vargas Lleras respondió y se quejó con la cancillería por no defenderlo.

Ahora la creciente migración ha puesto en alerta a las autoridades colombianas, quienes después tuvieron que desmentir al Presidente de Venezuela Nicolás Maduro, quien afirmó en febrero que: “El año pasado entraron a Venezuela de Colombia 100.000 compatriotas colombianos”

Afirmación desmentida por Migración Colombia, quien con datos en la mano le recordó al mandatario del país vecino: “En 2015 se registraron salidas de más 371.521 colombianos hacia Venezuela, el año pasado se presentó una disminución a 109.580 personas. Una disminución de más del 70 % entre 2015 y 2016”

Por otra parte El Tiempo, reveló el estudio del Profesor Iván de la Vega, de la Universidad Simón Bolivar, que hablaría de unos 900.000 venezolanos en Colombia (incluyendo los que tienen doble nacionalidad), mientras en el dato del Banco Mundial, a través de la Organización Internacional para la Migraciones (OIM), habla de cómo Colombia lidera entre una lista de 98 países, el que más venezolanos, llegan del éxodo en ese país. (El Tiempo, Marzo 2017).

Precisamente como parte de las problemáticas derivadas de este fenómeno, la Corte Constitucional falló esta semana a favor de unas Trabajadoras sexuales en un tradicional burdel de Chinácota, Norte de Santander, el cual fue clausurado por la Alcaldía.

Con el fallo, no solo regresaría el burdel, sino además se replantea el trato que se debe dar en este caso a la trabajadoras sexuales venezolanas que llegan sin papeles del vecino país, pues para la Corte: Se deben “Valorar las razones por las que decidieron venir a Colombia, los riesgos que corren si son expulsadas del país y la situación concreta que enfrentarían en Venezuela en caso de ser devueltas”

La decisión generó revuelo en la propia Alcaldesa Nubia Rosa Romero que ha dicho que acatará, pero “No entiendo porque se enfocaron en el tema de las venezolanas, y que les estamos vulnerando los derechos”, y “si es cierto que tengo problemas de venezolanos trabajando en Chinácota, porque ellos trabajan por menos de la mitad que la mano de obra”

El fallo, parece el inicio de un problema anunciado, con la llegada de cada vez más venezolanos a las grandes ciudades, y con mano de obra más barata, discursos como los del Exvicepresidente podrían dar de qué hablar en 2018.

¿Quedará la política de migración en manos de los discursos populistas en 2018?, ¿Cómo enfrentará Colombia una posible llegada masiva de Venezolanos justo antes de sus elecciones presidenciales? El tiempo corre.

El rufián Maduro

Opinión Por

La hermana república de Venezuela era hace más de 20 años un paraíso envidiable en Latinoamérica, no solo por establecer un sistema democrático personalista, respetuoso de la dignidad humana y de las libertades individuales, sino también por gozar de una economía vigorosa, respetuosa de la iniciativa privada, el libre mercado y la creación de empresas.  Referirse a Venezuela era, entonces, obligarse a exponer un sinnúmero de cualidades propias de una nación próspera, encaminada al éxito universal. El petróleo, su sistema agrario, sus materias primas y, las condiciones para invertir eran caldo de cultivo para triunfar inexorablemente.

Tanto así que los inversionistas extranjeros consideraban que el emprendimiento y la innovación de los venezolanos, impactaban positivamente cualquier mercado internacional; y era así como de esta manera, había plena factibilidad para establecer cualquier alianza, pacto o asociación comercial. Esto fue, sin lugar a dudas, lo que convirtió a Venezuela en un referente absoluto para las naciones hermanas. Luego en el año 1998, para el infortunio mundial, arribó el populismo disfrazado de buenas intenciones, con un discurso dizque alternativo, pluralista y pacifista, que se autoproclamó “respetuoso de las libertades individuales”. Aquel no fue más que encarnado por un militar embustero, revanchista, e incendiario de apellido Chávez.

La población venezolana en un acto de buena fe creyó en este sátrapa. Pero, posteriormente, con el trasegar de los años su legítima ilusión comenzó a desvanecerse. El daño estaba consumado y difícilmente se presentaría una pronta reparación, que pudiere arrebatarle el poder a una dictadura enquistada en el Palacio de Miraflores. Los hermanos venezolanos padecieron la demagogia de un lobo disfrazado de oveja. Y  así fue como el farsante los engañó a todos. Luego, cuando por su falible estado de salud estaba pudriéndose, aquel ser despreciable llamado Hugo Chávez, repentinamente fallece. Claro está, dejando como legado: homicidios, persecuciones políticas, expropiaciones, atentados contra la empresa privada, pobreza extrema, familias muertas, narcotráfico, y refugio criminal a los guerrillos genocidas de las Farc en el antiguo paraíso de Venezuela. ¡Acabó con la democracia!  

No siendo suficiente, el difunto Chávez, se atrevió a condenar a su nación, transfiriéndole el poder a un pelele despótico y asesino llamado Nicolás Maduro, quien, obrando como un potencial rufián, se ha dado a la tarea de consolidar la nefanda herencia de su amo enterrado. Por ello, la Venezuela actual es una clara semejanza de la anarquía, donde no manda nadie, sino que se impone un canalla ilegitimo, que masacra y pisotea el sentir popular. Y tan es así que, gracias a ello, hoy nuestra hermana república padece uno de los más altos índices de homicidios del mundo, una inflación desbordada, un cartel del hambre por la escasez de alimentos, y un basurero proverbial de donde solo salen roedores y buitres buscando mil desechos. ¿Algo peor que el demonio en el infierno? ¡Maduro en Venezuela!

Sin ignorar el éxodo de ciudadanos venezolanos para otros Estados latinoamericanos, donde en Colombia, verbigracia, casi un millón ha llegado suplicando por una ayuda humanitaria. Tanto más, la gravedad abunda porque, en la hermana república de Venezuela, existe una gran cantidad de niños y jóvenes que por desnutrición padecen una irreversible insuficiencia física con retraso mental. Siendo ellos el futuro de la nación, no es admisible que estén inmersos en tan deplorable condición. ¡Dios los ampare!

Por su parte el Cartel de los Soles- banda criminal dirigida por Diosdado Cabello, Néstor Reverol y Tareck El Aissami- continúa haciendo de las suyas, traqueteando a más no poder y acribillando a la sagrada población. Empero, tenemos la esperanza latente de que cada día estos bandidos caerán hasta que la justicia norteamericana los ponga a buen recaudo. A todos los tienen en la mira, aunque es más que necesaria una férrea intervención militar. Entretanto, líderes valientes como Leopoldo López, Enrique Capriles, Juan Guaidó y María Corina Machado representan el renacer de dicha nación y la estabilidad de un nuevo rumbo. A ellos hay que apoyarlos desde todas las esferas para que no desistan de tan admirable labor: enfrentar a la dictadura asesina y totalitaria no es tarea fácil, no obstante, ellos cuentan con el coraje y la determinación para hacerlo.

Maduro recientemente se posesionó, robándose como siempre la contienda, pero careciendo del reconocimiento de sus coterráneos y su vecindario. ¡Lo que significa que el rufián con su séquito, más pronto que nunca, caerá!  

Venezuela: Especulaciones sobre una transición

Opinión Por

Empezando este nuevo año proliferan las especulaciones y premoniciones sobre diversos aspectos y como hay uno que indudablemente nos afecta e involucra, como es la situación política de Venezuela y su relación con la región, especialmente con nosotros, al ser uno de sus vecinos más relevantes.

La situación venezolana no se va a solucionar por la vía de la confrontación militar -eso nos coloca en un conflicto geopolítico global-, ni por el aislamiento regional -no parecemos dispuestos a aprender de nuestra historia regional y lo que en su momento fue el aislamiento de Cuba, bajo la batuta de USA y con la OEA como mecanismo, que sólo sirvió para colocarlos en el campo sovietico de la época-. No hay duda que la salida hacia una transición pasa por negociaciones y acuerdos políticos entre el sector político del chavismo y el de la oposición – con bastantes fracturas los dos-. Para ello lo fundamental es empezar a ayudar a construir el escenario y el procedimiento creíble en que se puedan dar esas negociaciones -el que se hubiera ensayado antes y no hubieran fructificado no es una razón para descartar el mecanismo, hay que revisar los procedimientos que se utilizaron y corregir lo que se considere no funcionó-.

La fórmula transicional a que se llegue debería ser parecida a lo que nos permitió a los colombianos salir de la violencia fratricida entre conservadores y liberales: por lo menos dos gobiernos compartidos entre chavistas y oposición, con una economía mixta donde el Estado maneje los recursos estratégicos -obviamente con una PDVSA modernizada y gerenciada con criterios técnicos- y un respeto y colaboración plena con los empresarios privados para que desarrollen su capacidad empresarial; se debería adelantar un proceso de profesionalización de la Fuerza Armada Nacional para que se consolide como la garante de las reglas para todos los venezolanos; en paralelo, un cuerpo constituyente escogido de común acuerdo definiría los ajustes que deberían introducirse en la Constitución y especialmente las reglas de juego electoral. Todo ello debería estar acompañado y apoyado por la comunidad internacional, no sólo de la region, sino de Europa, Asia y Africa, además de la ONU, por supuesto.

Para esto se requiere un grupo de personalidades que puedan ayudar en esa dirección y por supuesto que sean creíbles para los dos campos.

Una pregunta que me ha venido rondando es la siguiente: ¿un serio proceso de conversaciones entre el Gobierno Duque y el ELN no podría ser un factor que contribuya colateralmente a la solución de la situación venezolana y viceversa? Para ello deben reanudarse esas conversaciones, por supuesto con una decisión previa del ELN de acabar con el secuestro y un cese unilateral temporal, pero igualmente un compromiso del Gobierno para reanudar la Mesa de Conversaciones una vez se produzcan esos hechos, para eso es que se requiere un grupo de buenos oficios -podrían ser congresistas, prelados de la Iglesia y otros con esa exclusiva tarea-. Una vez sentadas las dos delegaciones se podrán redefinir las condiciones de esas conversaciones, frente a las nuevas realidades políticas.

Maduro toma posesión de una Venezuela en ruinas y sin democracia

Análisis Por

Nicolás Maduro tomará hoy posesión por 6 años como presidente de Venezuela, su régimen celebró unas elecciones en 2018 que tienen a la comunidad internacional dividida, y que ha generado un fuerte rechazo de un grupo importante de vecinos latinoamericanos.

La oposición internacional al régimen venezolano

El Grupo de Lima, conformado por 14 países, anunció sanciones contra el régimen de Venezuela (Aunque solo 13 de ellos mantienen su postura, pues México ahora liderado por AMLO no apoya las medidas).

Maduro por su parte generó un nuevo show, al dar 48 horas al Grupo de Lima para rectificar su posición, en la que desconoce las elecciones celebradas y considera a la Asamblea Nacional el único ente democráticamente elegido.

Para muchos analistas esta posesión posee más un carácter simbólico, pues el equilibrio de poderes en Venezuela sufrió su transformación a través de las reformas que dieron más poder al Ejecutivo, con la cooptación del Tribunal Supremo de Justicia por parte de la Asamblea Nacional cuando estaba bajo el control del chavismo, y sobre todo luego de la conformación de la Constituyente con amplias mayorías oficialistas.

La situación económica y social del país es crítica, y se calcula que cerca de 2,5 millones de venezolanos han salido de Venezuela en medio de un ambiente insostenible, donde aquellos que buscan algún beneficio del Estado deben adquirir credenciales como el Carné de la Patria.

Colombia ha indicado que su incidencia en la región está guiada a la toma de decisiones en conjunto, y es el país que más venezolanos ha recibido en los últimos años, pero la situación ya es trágica en países como Perú, Ecuador, o Brasil, que ya tomaron o anunciaron tomar medidas ante la llegada masiva de venezolanos.

Los que sí apoyan al régimen de Maduro

En la otra cara de la moneda, están los países que han decidido apoyar el régimen antidemocrático, como China que envió una delegación a la posesión, también estará el presidente de Bolivia Evo Morales, Miguel Díaz-Canel líder del régimen cubano y sucesor de los Castro, el cuestionado presidente nicaragüense Daniel Ortega, también asistirá una delegación enviada por Recep Tayyip Erdogan presidente de Turquía, el presidente de El Salvador, y se espera también a Uruguay, Rusia y México.

La tensión sigue creciendo, si los países del Grupo de Lima que hicieron la declaración conjunta realizan sanciones, además de las ya impuestas por EEUU y la Unión Europea quienes rechazan este nuevo mandato, la situación para Maduro no será la ideal, pero con los países que lo apoyan será sostenible.

Cuba o Corea del Norte, son casos de naciones no democráticas que, a través de este tipo de apoyo, en especial de Rusia o China, han tenido en el poder a líderes y grupos políticos que duran décadas.

Ante este escenario, Maduro (como lo ha indicado en varias declaraciones), podría finalmente usar la Constituyente para disolver la Asamblea, y así dar fin al último (aunque debilitado) poder en su país que se le opone en el marco institucional. Aunque ya buena parte de la comunidad internacional ha estado de acuerdo desde la Constituyente en considerar a ese régimen una verdadera dictadura.

 

 

 

Perspectivas políticas para 2019

Opinión Por

2019 será un año de transición en la política latinoamericana y terminará de cuadrar el tablero político en la colombiana, será un año electoral para la región, pero también de observar atentamente que tanto se materializa en el resurgir nacionalista de los victoriosos en 2018.

Cambios en el ambiente internacional

Latinoamérica se está adaptando a la llegada de líderes como Bolsonaro en Brasil, AMLO en México y el intento de perpetuidad en el poder de Maduro y su grupo en Venezuela.

Mientras en 2018 observamos cómo se consolidaban proyectos de corte más nacionalista en las elecciones de nuestros vecinos latinoamericanos, y Colombia recibía a su nuevo presidente, 2019 será la expresión y puesta en marcha de esos proyectos políticos, y la definición de sus propuestas, sobre todo de si mantendrán el tono de campaña como mandatarios de sus países.

Pero en 2019 también se avecinan 6 elecciones presidenciales consecutivas en la región:

1. El Salvador, donde podría ganar Bukele con solo 37 de años y sin apoyo mayoritario en el Congreso.
2. Panamá, con nuevas reglas electorales para financiamiento, y un intento de victoria del oficialismo (algo raro en ese país).
3. Guatemala, con un electorado frustrado con el presidente Jimmy Morales, la corrupción en su país y la violencia, todavía sin grandes favoritos,
4. Uruguay, donde Frente Amplio quiere un cuarto mandato, pero lo tendrá que lograr sin Pepe Mújica, ni Tabaré Vásquez
5. Argentina, con una difícil situación económica, vive la incertidumbre ante la falta de unidad del peronismo, y la impopularidad de Macri.
6. Bolivia, donde Evo Morales quiere aferrarse al poder con un cuarto mandato consecutivo, pero por primera vez no posee una ventaja amplia frente a sus opositores, en especial el expresidente Carlos Mesa.

Elecciones en Colombia

En nuestro país, con un nuevo presidente que se desinfló en tres meses, y un Congreso que aún no encuentra una iniciativa y agenda clara de gobierno, se avecina un nuevo choque de fuerzas políticas en las regiones. Eso marcará la agenda del 2019 en la política colombiana

Es evidente que Iván Duque tuvo un inicio difícil, y mientras se esperaba que su victoria empujara al Centro Democrático a ganar más posiciones en las elecciones regionales, hoy esa posibilidad parece llena de incertidumbre, con una baja favorabilidad en especial en regiones donde el uribismo es más fuerte como Antioquia y el Eje Cafetero, la “luna de miel” de la victoria de 2018 ya parece lejana.

Bogotá como siempre será la más apetecida de las victorias, el uribismo quiere continuar con su nueva racha y consolidarse en la capital, algo difícil en una ciudad donde (aunque no tiene un apoyo despreciable) se enfrenta al bastión del petrismo, el polo, y de una fortalecida Alianza Verde que esperan atajar a uno de los candidatos de la posible alianza de la centro-derecha.

La siguiente fecha clave, es en mayo, cuando se realizarán las consultas interpartidistas para elegir candidatos para octubre, una especie de primarias opcionales para los partidos, donde esperan en ciudades grandes como Bogotá, Medellín, y Cali, entre otras, consolidar los candidatos que se disputarán esas plazas, los “rounds” entre las fuerzas políticas quedarán más claros a partir de ese mes.

Finalmente, quiero dejar la atención sobre tres temas, primero, la migración, que ante la llegada masiva de venezolanos podría cambiar el debate político en las regiones en el transcurso del año, segundo, las reformas que buscará el gobierno, entre ellas una muy desgastada reforma política, la Ley TIC y un nuevo intento de reforma a la Justicia, y por supuesto, en tercer lugar los derechos humanos, los más olvidados en las urnas en 2018, y cuyo abandono abre la puerta a proyectos políticos que amenazan el mínimo de estas democracias.

1 2 3 6
Ir Arriba