¿A dónde va a parar la plata de la venta de ETB?

Análisis Por

En el último cabildo abierto celebrado con motivo de la venta de la Empresa de telecomunicaciones de Bogotá, el actual y poco popular Alcalde Enrique Peñalosa, insistió una vez más en la necesidad de salir de este activo de todos los bogotanos, argumentando de forma reiterada “La decisión que tomamos es la decisión más responsable”, “Nosotros hemos escogido el camino que queda a que nuestros niños puedan estudiar en jornada única”, durante estos cabildos el gobierno local ha defendido una postura en la que se niega a escuchar a los ciudadanos.

No obstante, son muchas las voces en contra de la venta de la ETB, tal es el caso del Concejal Manuel Sarmiento, quien le salió al paso a Peñalosa en el cabildo mostrando lo que es información oficial de la Secretaria de Hacienda, donde demuestra que la inversión para educación y salud de la que tanto “saca pecho” el alcalde podría hacer en una eventual venta de la ETB es ínfima, llegando a apenas el 3% para educación, comparada con la inversión propuesta para el sistema Transmilenio que se llevaría alrededor del 57% de todos los recursos de la venta de este valioso activo.

Recordemos que desde que se planteó la venta el año pasado por parte de la administración distrital se ha insistido en la necesidad de invertir en hospitales y colegios nuevos para los ciudadanos más pobres, sin embargo, las pruebas dicen lo contrario y confirman una vez más que el fin de la administración es satisfacer los intereses de empresas para las que Peñalosa fue consultor, ejemplo de esto es que trabajó con la organización Transportation & development policy la cual es defensora y promotora de sistemas BRT en el mundo.

Peñalosa cada día se ve más acorralado por los ciudadanos y las mentiras, a pesar de ello, y con ayuda de su grupo político ha logrado consolidar sus planes en el concejo de Bogotá con la grave situación de no tener apoyo popular para estos y tras ser criticado en más de una ocasión por improvisar con los proyectos de la administración distrital, tal como el caso del metro sin estudios que según él, es el mejor para los bogotanos.

Y es que si hablamos de estudios varios han sido los ciudadanos, concejales e incluso líderes de opinión que han pedido a Peñalosa mostrar los estudios técnicos de las ventajas y desventajas de la enajenación de ETB y no sólo hacer planes mentales de lo que “podrías ser”, es deber de la administración distrital presentar las pruebas y el sustento técnico de los beneficios para los ciudadanos si se vende la ETB, que como dijimos en un anterior artículo parecen difíciles de demostrar dadas las proyecciones de la compañía de generar grandes utilidades en el mediano plazo que beneficiaría la inversión en educación, la universidad distrital y la construcción de hospitales para los bogotanos y no sólo Transmilenio como se pretende hacer.

Es evidente, que un 57% para Transmilenio de la venta de la ETB envía la ciudad al atraso, por qué no se trata de inversión en sí, pues, es sabido que en este sistema el distrito pone la plata y los privados abrazan las utilidades.

Peñalosa debería escuchar más a los ciudadanos y planear no sólo con la intención de mostrar obras en cuatro años, sino, con la firme intención de hacer una mejor ciudad en el largo plazo, los planes y proyectos que se hagan ahora deben tener sustentos técnicos, legales y financieros que permitan a la ciudad no en 4 sino en 10 o 20 años tener mejores ingresos y en esta vía garantizar mejor calidad de vida para todos lo ciudadanos.

Tags:

Administrador Público. Trabajó para la Fundación Proyecto Emprender, capacitando jóvenes en los barrios deprimidos de Buenos Aires. Líder de opinión en temas Urbanos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*