“A la mujer se le percibe como una intrusa en el poder”, Vanessa Rosales

Análisis/Entrevistas Por

Vanessa Rosales es escritora, especializada en Historia y teoría de la Moda y el estilo, feminismo y liberaciones femeninas. Además es autora del Libro Mujeres Vestidas, con editorial Planeta, una compilación de ensayos breves que tocan temas sobre historia del vestir, feminidad, tecnologías, y  liberaciones femeninas.

Ha sido escritora y columnista para The Bussines of Fashion, The Daily Beast, Americas Quarterly, VOGUE Latinoamérica, y con publicaciones colombianas en medios como FUCSIA, Diners, Cromos, y Exclama. Daniel Alejandro López y Jenny Lindo, hablaron con ella a propósito del papel que jugarán las mujeres en la política en este 2019, y como los temas de los que ha escrito por años se relacionan.

¿Quién es Vanessa Rosales?

Vanessa Rosales es escritora especializada en historia, y teoría de moda y estilo con perspectiva feminista, eso por encima de todo profesionalmente.

¿Para usted qué es el feminismo?

El feminismo es realmente muy simple, en su corazón es muy fundamental y significa simple y llanamente creer y buscar la igualdad, política, económica, cultural, y social de los sexos, eso es en esencia el feminismo.

El feminismo también puede ser como lo ha sido para mí, una especie de lente, de prisma a través del cual analizar, por ejemplo, qué significa ser mujer y qué significa ser hombre, pero la esencia del feminismo es esa primera definición.

¿Cómo la moda juega un papel en la política?

Sin duda, la moda por ejemplo, cuando uno la estudia, inmediatamente se da cuenta que articula como se han representado las estructuras de poder entre lo masculino y lo femenino, entonces, por ejemplo, el mero hecho desde que el siglo XVII la indumentaria masculina se haya vuelto normativa, homogénea, funcional, sobria, como todavía la conocemos hoy tiene mucho que ver con ese proceso donde los hombres salen a hacerse públicos, activos, sociales y políticos, mientras las mujeres son invisibilizadas cívicamente y quedan como esposas, como madres y como seres domésticos, y como consumidoras del capitalismo mercantil, lo cual hace que en lo femenino se aliente a transformar la estética, mientras a los hombres no.

Allí hay como un tinte político en tanto a lo que puede representar la ropa, tanto para hombres como mujeres, y en cómo se han construido esas asimetrías del poder y esas estructuras que vivimos, es decir, la historia del poder que es predominantemente masculina, tiene que ver con esa noción de que para ser varón hay que también silenciar deliberada y sistemáticamente de la esfera del discurso público, eso hace que el discurso público sea ocupado por hombres y que eso genere estética, que es una estética que se reúsa al ornamento, y es por eso que no tenemos una imagen tan clara de lo que es una mujer poderosa, porque como el poder político ha sido sistemáticamente excluyente de lo femenino las pocas mujeres que han logrado estar en esas esferas del discurso público y del poder político, tienden a masculinizarse para habitar dentro de esos esquemas, entonces es por eso que las mujeres, las pocas mujeres que históricamente han tenido poder uno las ve ataviadas de una manera que resulta más relacionado a lo masculino, que a lo femenino.

Pero hay muchas otras formas de que la moda pueda ser política también.

¿Cómo ve el rol de la mujer en la política colombiana hoy?

Bueno, afortunadamente se está ampliando el espectro de las posibilidades que tienen  las mujeres en términos de participación política, por supuesto que hay mucho por recorrer, pero estamos ante una época donde independiente de las adherencias ideológicas que se puedan tener, hay un hecho, hay algo fáctico que no podemos desconocer y es el hecho de que tenemos una vicepresidenta femenina por primera vez en la historia, independiente de las facciones ideológicas y los segmentos y las representaciones que puedan encarnar esa figura femenina puntualmente, es un hecho histórico, como también tener un gabinete ministerial paritario eso quiere decir que hay una preocupación, que está notándose más.

Tenemos también otros tipos de representaciones políticas femeninas en el Congreso, que están apostándole, o están representando una pluralidad de lo que significa lo femenino en Colombia también.

¿Por qué cree que ocurre diferencias a la hora de medir a candidatos y candidatas según su género?

Sin duda alguna porque históricamente y culturalmente, siempre se le ha asignado a la mujer un rol mucho más fundamentado en su apariencia estética que a los hombres. Con los hombres no hay esa expectativa de que haya esa cultivación estética, mientras para las mujeres es distinto, el hecho de ser cosificadas o haber sido convertidas en un objeto especular de la mirada masculina, traduce muchas veces a que se juzgue la apariencia de una mujer, mucho más que la de un hombre, en las esferas del poder público.

Escuche a Vanessa Rosales este sábado 23 de febrero en el evento Mujeres x Bogotá.

Para inscribirse puede seguir este link:

Mujeres x Bogotá