A menos de un mes, se enciende la contienda electoral en Brasil

Análisis Por

La contienda presidencial en Brasil está como para “alquilar balcón”, por un lado, el favorito en las encuestas el expresidente Luis Inácio Lula Da Silva tuvo que retirarse de la contienda que se celebrará el 7 de octubre por problemas con la justicia, y por otro lado, el candidato de la ultraderecha Jair Bolsonaro fue apuñalado mientras realizaba un acto público en el estado de Minas Gerais, y ahora hospitalizado repunta en las encuestas.

Fernando Haddad, será el encargado de tomar las banderas de Lula y el Partido de los Trabajadores (PT), e intentará frenar el reciente crecimiento de Bolsonaro del Partido Social Liberal. Cuando Lula era el candidato contaba con un apoyo del 37.3% según la última encuesta del 21 de agosto de la firma brasileña MDA, seguido de Bolsonaro con un 18.3%, el socialdemócrata Geraldo Alckmin con un 4.9% y Ciro Gomes del Partido Democrático Laborista con un 4.1%.

Con Haddad recién llegado a la contienda Bolsonaro lidera las encuestas con un 30%, seguido de Gomes con un 12%, Alckimin y Haddad con un 8% respectivamente.

Pero Bolsonaro está lejos de celebrar una temprana victoria, pues en la medida que Haddad se ratifique como heredero de Lula, seguramente subirá en las encuestas.

De alcalde de Sao Paulo a candidato

Inició como un reconocido profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Sao Paulo, y fue ascendiendo en el PT hasta llegar al cargo de Ministro de Educación en 2005 a 2012 pasando por los gobiernos de Lula y Dilma Rousseff. Elegido alcalde de Sao Paulo en 2013, se convirtió en un líder indiscutible del partido, pero su alcaldía estuvo llena de críticas, principalmente por su falta de cercanía con los más pobres, no solo en la forma de comunicar, sino también por la falta de políticas que atacaran directamente los reclamos de los ciudadanos de Sao Paulo, como la atención hospitalaria.

Lo cierto es que tuvo una alcaldía de “vacas flacas” y con ellas creó una sofisticada planeación, el llamado Plan Director de la ciudad hasta 2030 y la creación de una red de bici-carriles.

El escándalo generado por el caso Mensalao en 2005 sobre el parlamento, y el más reciente caso Lava Jato, hicieron que Haddad continuará siendo una cara relevante dentro del PT, hasta convertirse en el candidato vicepresidencial de Lula.

Hasta ahora, solo cerca del 30% de la población brasileña lo conoce, pero con el respaldo de Lula, Dilma y todo el PT, Haddad espera acercarse a ese electorado, un reto singular pues la fuerza del PT a nivel nacional está en las clases más pobres, justo el electorado con mayores desafíos para este candidato. ¿Le alcanzará?  

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*