Así es el novelón por los liderazgos del nuevo Congreso

Análisis Por

Se calientan los motores a dos días de la instalación del nuevo Congreso, todo por cuenta de las negociaciones de las mesas directivas de esa corporación, que han tenido como protagonista al Partido de gobierno Centro Democrático, y a los partidos que apoyaron a Iván Duque para llegar a la presidencia.

El descontento sobre lo acordado ha llegado a tal punto que ayer el partido de la U y Cambio Radical anunciaron una alianza para inclinar la balanza a su favor. La jugada tiene a dos protagonistas, el Senador Roy Barreras y el exvicepresidente Germán Vargas Lleras.

El debate

Todo parecía estar negociado para los próximos 4 años en los liderazgos del Congreso, como ocurre siempre justo antes de iniciar un nuevo congreso. La ruptura se da pues ni la U ni Cambio Radical están contentos con las posiciones que lograrían con esa negociación los parlamentarios del Partido Conservador.

Cambio Radical estaba más cómodo pues tendría la presidencia de la Cámara en su cuarto año y dejaría al Centro Democrático, los Liberales y los Conservadores con los otros tres. En la Cámara iniciaría el Partido Liberal que tiene la bancada más grande con Alejandro Carlos Chacón como presidente, y en el Senado iniciaría el Centro Democrático (cargo que rechazó el expresidente Uribe) y la puja estaría entre Ernesto Macías, María del Rosario Guerra, Paola Holguín y Paloma Valencia.

Pero la manzana de la discordia estaría en la Secretaría General de la Cámara que se quedaría con los azules, junto con la dirección administrativa del Congreso. Para la U esto no es razonable pues los conservadores no tienen el número de parlamentarios necesarios para todos esos cargos.

La ruptura

Esto muestra por una parte la dificultad de mantener una posición de coalición en el Congreso sin un gobierno que comparta el poder con estos todos estos partidos, y sin una reedición de la Unidad Nacional de Santos en 2010, y por otra parte, pone a prueba al gobierno de Duque que prometió una relación distinta con el legislativo, sin mermelada, y sin cuotas, aunque falta por ver si eso es posible.

Vargas Lleras se reunión con los parlamentarios para informar de la jugada con la U, algo que tampoco cayó bien en todos los miembros de Cambio Radical como lo revelaron medios como La Silla Vacía.

Pero la amenaza es doble, por una parte, ante la posibilidad de que estos partidos no se declaren de gobierno en 30 días aproximadamente (tal y como quedó sentado en el Estatuto de la Oposición) y terminen por declararse independientes, y en segunda instancia, pues ambas bancadas tienen 85 parlamentarios, solo en el senado son 30, y eso desbarataría las mayorías de Duque en el legislativo.

Sin una coalición suficiente, Duque tendría problemas para aprobar los proyectos con la velocidad requerida, y además tendría que usar más estrategias para persuadir uno a uno a los parlamentarios, como la misma mermelada. ¿Cómo solucionará este dilema? Un primer desafío para la ministra del interior entrante Nancy Patricia Gutíerrez.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*