Blindaje a los Acuerdos de paz: ni tan bueno, ni tan malo

Análisis Por

La decisión de este miércoles en la Corte Constitucional, ha dado un gran espaldarazo al Acuerdo de paz, en momentos en los cuales ese mismo tema divide a Santos y Vargas como grandes socios políticos.

Las consecuencias de la aprobación por unanimidad del Acto Legislativo 02 de 2017, le da un respaldo jurídico importante pues abre la puerta que dicho acuerdo no sea destruir por los próximos tres gobiernos, lo pone en la categoría de política de Estado, y hace que las normas que se hagan a lo futuro sobre la implementación guarden los fines y el espíritu del mismo.

Pero también se le da la razón a críticos del acuerdo, por una lado a la Senadora Viviane Morales, pues deja claro que dicho acuerdo no hace parte de la Constitución, y que si bien debe respetarse como política la Corte la interpreta el Acto Legislativo y no el Acuerdo Final como tal, es decir le da legitimidad, pero lo considera eso: un Acuerdo político.

El impacto ha sido variado, el uribismo ha vuelto a criticar fuertemente a la Corte, mientras Ordóñez volvió a comparar al país con Venezuela, los Liberales celebraron la decisión, comenzando por el Exjefe negociador Humberto De La Calle, quien dijo que se trata simplemente de hacer cumplir la “palabra empeñada”, y otros solo están de acuerdo parcialmente.

Ahora, más allá de los efectos jurídicos, ¿Qué efectos prácticos en la política tiene?

  1. Cierra la puerta a los del NO en su idea de que les hicieron conejo: Al tomar la decisión de aprobar el todo el Acto Legislativo, la Corte Constitucional le da legitimidad al Acuerdo del Teatro Colón que se realizó posteriormente al plebiscito, con lo cual reafirma  su validez, y le cierra la puerta a aquellos que afirmaban que se debía tumbar dicho Acuerdo que no pasó por un plebiscito posterior, sino por el Congreso.
  2. Le abre la puerta a otros mecanismos como la Constituyente o el Referendo: En las toldas uribistas ya hablan de un Referendo, mientras otros como el Exprocurador Ordóñez reafirman su idea de una Constituyente, como únicos mecanismos para tumbar aquello que consideran no puede ser política de Estado.
  1. Podría sacar el tema de la paz del centro del debate de campaña: Con el punto anterior se mantiene la idea de que es necesario que gane un amigo de la paz, pues el Acuerdo aunque no puede suprimirse, si tiene un gran rango de acción de interpretación en su aplicación como política, pero mientras más se hable de blindaje, más saca la idea de que el centro de campaña debe ser “paz o guerra”, lo que podría seguir fortaleciendo temas como la lucha contra la corrupción.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*