Bogotá no tendrá buses de Transmilenio eléctricos y menos del 40% será a gas

Análisis Por

Luego de la adjudicación de la licitación por compra y operación de los buses de Transmilenio de la Fase I y II, no han parado las críticas a la administración de Enrique Peñalosa, pues el 60% de los nuevos articulados y biarticulados serán por diésel y el 40% por a gas.

Euro V es una norma aprobada en Europa en 2007 que consideraba una disminución de óxido nitroso emitido por los vehículos a motor, pero en ese mismo continente esta norma está en desuso y por lo tanto los vehículos que la cumplen también.

Esta es la primera gran crítica, pues esta operación será por 10 años, para entonces la norma de emisiones para este tipo de vehículos estará aún más desactualizada, pero además como en muchos otros países ya se contempla abandonar totalmente el funcionamiento de transporte masivo por diésel.

La excusa de Transmilenio desde inicios del presente año es que la normatividad actual exige el uso de buses Euro IV y que por el contrario la Alcaldía los había elevado a Euro V, ahora senadores como Rodrigo Lara cuestionan la decisión y afirman que el negocio para los privados ganadores, trayendo a Colombia buses que Europa ningún país compraría debe ser bastante elevada.

Los ganadores

El 60% ganador, compra los buses la marca Volvo, Estructura Mc Masivo y Bogotá Móvil Provisión serán los encargados de traer los buses para la troncal de Usme con 256 buses (92 articulados y 158 biarticulados), y Tunal con 432 buses (196 articulados y 228 biarticulados).

El 40% se lo llevó uno de los actuales operadores en esta licitación llamados SI2018 para el patio de Suba con 125 buses (todos biarticulados), calle 80 con 107 buses (todos biarticulados), y Portal Norte con 229 buses (172 articulados y 57 biarticulados). En este caso buses a gas.

La Caracas (por donde pasarán los buses de varios de estos patios) y el Portal Norte eran los casos más críticos, en algunos tienen 18 años de operación y son verdaderas “chimeneas andantes”.

La polémica también sigue pues la licitación está en dos, unos que traen los buses y otros que se encargan de la operación, pues con esto las empresas que los traen tienen más opciones de tener respaldo de bancos internacionales ¿Por qué?

Lo que ocurre es que esas mismas empresas son operadores del quebrado sistema del SITP (como lo contó la Silla Vacía) lo que hacía débil su respaldo financiero para estos casos, por ejemplo, SI2018 opera la empresa Suma del SITP.

Otro caso es Estructura Mc Masivo que tiene participación en el operador del SITP Transmasivo, también Bogotá Móvil, donde unos de sus empresas socias (Fanalca) opera las empresas del SITP Gmóvil y Etib.

Ningún bus será eléctrico, y con una mayoría operada por diésel, Bogotá continuaría en la misma línea de una flota cuestionada por sus emisiones. Por supuesto, también significa mejoras, como mayor capacidad con la llegada más buses biarticulados.

Mientras tanto los buses para el patio de las Américas, se declaró desierta a pesar de que empresas como Green Bogotá proponía llevar buses eléctricos a esa troncal, para la Alcaldía no cumplía los requisitos financieros.

Varios congresistas, así como concejales han criticado la adjudicación, al considerar que Bogotá queda un paso atrás de las nuevas tecnologías, y al observar que será por un periodo de tiempo considerable.

El debate parece solo iniciar, pero seguramente será una de las puntas de lanza de la próxima elección de Alcalde para la ciudad.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*