Ciudad en la Basura: la comedia de Doña Juana

Análisis Por

Bogotá la más grande ciudad de los andes quien se imponen en lo más alto de la cordillera sur americana como una estrella posada sobre las montañas, siendo referente culturar y de desarrollo regional, centro de poder político de Colombia le hace honor a su himno al emanar una Blanca luz que irradia su sabana, pero esta mega ciudad contemporánea está construida sobre una bomba de tiempo sanitaria que administración tras administración le han aumentado el tiempo que el cronometro posee, pero cada vez que se gana tiempo la bomba crece y crece, solo se alarga y acrecenta el problema del relleno sanitario Doña Juana.

El relleno sanitario de Doña Juana “botadero” nació siendo chico, como la mayoría de obras que suelen realizarse en Colombia, y es que en Colombia no se suelen presupuestar las obras para grandes periodos de tiempo ni contemplar los reales crecimiento de las necesidades de la sociedad en el tiempo.

Doña Juana construido en 1988 fue una buena solución del problema para su época, pero la ciudad a crecido desmesuradamente producto de su crecimiento demográfico vegetativo. por las migraciones y diásporas internas que Colombia ha vivido en la última ventana, sumado al crecimiento económico y la masificación del consumo se explica la gran cantidad de basura que la ciudad produce, al punto que Doña Juana ya no puede procesarla, prueba de esto que la planta de tratamiento de lixiviados (agua contaminada) puede tratar 14 litros por segundo y doña Juana produce 25 litros por segundo, los lixiviados no tratados se vierten por irrigación al subsuelo y de ahí al rio Tunjuelo que desemboca al ya contaminado y hediondo rio Bogotá que a su vez contamina toda Colombia al desembocar al magdalena. ¡que le hemos hecho a nuestros ríos!

Aunque me gustaría culpar a Peñalosa por esta bomba de tiempo sanitaria lo cierto es que hay que ser justo y como se dice al cesar lo que es del cesar, y esta novela de basura viene desarrollándose desde la alcaldía de Mockus que por inacción dejo que problema le explotara en la cara a lucho hace un poco más de 16 años y desde ese momento cada administración a paliado el problema de una forma u otra al punto que el que recibe ese chicharrón sale investigado de una u otra manera, y es que doña Juana también es un coctel de investigaciones de 16 años de no solucionar el problema, en este momento se adelantan investigaciones por parte de la CAR por daño ambiental, la contraloría investiga a la Uaseap por responsabilidad fiscal producto de detrimento patrimonial, la superintendencia de servicios públicos tiene un proceso contra la empresa administradora por irregularidades administrativas, más el proceso que adelanta la procuraduría y hace una semana se sumó la fiscalía a este gran coctel por violación de normas ambientales y a esto se le puede sumar todos los procesos que la comunidad del sector  haya entablado.

Pero a este gran lodazal de podredumbre le hace falta lo más trágico de la historia que como cereza al pastel completa el gran panorama; y es que en términos pragmáticos y concretos no hay ninguna solución ni posible ni factible a corto plazo más que alargar y paliar para el futuro el problema mientras se construye un plan de política público de largo aliento que le ponga solución a esta caricatura de la sociedad contemporánea, dado que es físicamente imposible cerrar o trasladar el relleno sanitario en el futuro cercano.

 Ahora bien, aunque Peñalosa no creo este gran lodazal si está en sus manos solucionarlo, lamentablemente dado su precaria exposición en el debate del 22 de agosto en la cámara de representante sobre el tema, el burgomaestre tiene una solución digna de todo un “doctor” y es ampliar el Doña Juana para qué opere hasta el 2070, cuando lo cierto es que es si este problema llega hasta 2040 hay que darse por bien servido, esta gran bomba sanitaria se puede desactivar si las autoridades locales ( Bogotá y Cundinamarca) y el gobierno nacional están dispuesto a cooperar y crear un gran complejo industrial de aprovechamiento de las basuras.

Lo paradójico de esta historia es que la alcaldía anterior se acercó bastante a la solución real del problema al organizar en cooperativas a los recicladores, ahora es retomar estas cooperativas para estructurar un esquema de aprovechamiento de residuos que se base en un sistema industrial digno del siglo XXI donde se pueda crear millares de empleos e impulsar las empresas industriales y a los agricultores de la región central; pero a diferencia de la propuesta de Petro esta debería ser un verdadero complejo industrial.

Este gran sistema de aprovechamiento de residuos debe estar compuesto por fábricas de reciclajes para la producción de insumos a bojo costo para las fábricas de Bogotá y su área conurbana, también debe contar con fábricas de producción de abonos a base de materia orgánica proveniente de Bogotá y la sabana, abono que si se logra ofrecer a un costo menor al de mercado se puede convertir en un mecanismo para impulsar el sector agrícola de Bogotá y Cundinamarca al reducir uno de los principales costos del sector agrícola y por ultimo pero no menos relevante un sistema de incineración de desperdicios para todo lo que no se pueda reusar, valga la aclaración con todos los filtros necesarios para esta resuelto técnicamente en el mundo desarrollado solo se requiere saber para que usar la tecnología existente.

Para desactivar este gran lodazal se requiere un plan decenal o ventanal de manejo de basuras liderado desde el gobierno nacional como parte de sus obligaciones para cumplir el protocolo de París y que cuente con la cooperación de la alcaldía de Bogotá, las alcaldías de todos los municipios aledaños a Bogotá y la gobernación de Cundinamarca, que integre los tres elementos mencionados en el párrafo anterior. Ya veremos si nuestros gobernantes tienen la suficiente sabiduría para pensar en una solución que vaya más allá de su corto periodo de gobierno.

Economista y Magíster en Economía de la Universidad Externado de Colombia. Ha sido Docente de la Universidad Externado, El Bosque, y UDCA. Asesor y consultor junior en modelación macroeconómica.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*