Colombia, un impulso al emprendedor

Análisis Por

En estas épocas de desaceleración es normal la preocupación de los mercados, pero este declive económico que estamos atravesando es algo en temporal y que nos ofrece una gran oportunidad de repensarnos el modelo de desarrollo que nuestra economía ha tenido en los últimos años. Tal y como lo expuso Alberto Carrasquilla en su columna en la revista Dinero la desaceleración económica que estamos viviendo es producto del boom de las exportaciones producto de la burbuja del precio del petróleo la cual creímos que duraría eternamente pero como siempre sucede esta exploto y con ellas los grandes flujos de recursos que esta le generaba a la economía colombiana la cual se había acostumbrado a vivir de esta renta, esta caída de las exportaciones nos generó un desequilibrio en la balanza de pagos y obligo a la economía ajustarse, que es lo que estamos viviendo en estos momentos.

Y tal como lo enmarca Carrasquilla el mercado está dando el oxígeno suficiente para realizar el proceso de ajustes sin mayor traumatismo, lo cual le está dando tiempo suficiente a las instituciones a reorganizarse dado la nueva realidad económico, siendo imperativo revitalizar a los demás sectores de la economía para poder aprovechar el crecimiento económico después del ajuste macroeconómico que esta atravesando la economía colombiana.

Lo cierto es que en este panorama hay mil y una fórmulas para dinamizar la economía cada una con sus virtudes y sus desventajas, pero sin importar cuál sea la que se escoja esta debe apuntar a solucionar dos grandes problemas que tiene la economía colombiana los cuales son: la dificultad para generar grandes volúmenes de nuevos empleos y generar un crecimiento económico sostenible en el largo plazo que permita mejorar la competitividad de la economía.

En este escenario es donde se resalta la importancia del emprendimiento empresarial y es que Colombia ha venido dando grandes pasos y desarrollo en este campo pues ya son varias empresas que han nacido de este proceso y han logrado desarrollarse, de igual manera hay que destacar el gran esfuerzo que se ha realizado principalmente desde el SENA por medio del fondo emprender.

El fondo emprender es una de las políticas más exitosas que Colombia ha visto, por su capacidad de dotar de capital semilla a empresas que nacen de la innovación y se financian por medio de recursos públicos que no solo abarca el capital semilla sino toda la asesoría técnica que el estado por medio del SENA ofrece, siendo una política que le apuesta al crecimiento económico de las regiones por medio de la creación de empresas y generación de empleo basada en las ventajas que cada departamento tiene, lamentablemente los recursos que posee son limitados, y seguramente si se le dotara de mas recursos y se aprovechara esa gran experiencia que el SENA a acumulado es que se pueden impulsar políticas públicas cuyo fin sea el impuso de las economía regionales fortaleciendo el mercado interno y por ende mejorando la economía nacional.

La política pública de fortalecimiento del emprendimiento desarrollada por el SENA que no solo cobija a sus estudiantes sino también a profesionales debe ser fortalecida por medio de más recursos y un mayor alcance que el que tiene actualmente para impulsar un mayor número de emprendimientos.

Por otro lado Colombia está en proceso la ley spin-off con la cual se busca impulsar la generación de empresas a partir de trabajos de grado o de investigación desarrolladas en las distintas universidades del país, la cual le permitirá a los estudiantes universitarios y a las universidades sacar provecho económico de sus esfuerzos investigativos en pro de la sociedad colombiana, esta ley es importante por el impacto de largo aliento que genera porque es por medio de esfuerzos similares que nació Silicon Valley en california o el desarrollo industrial lituano de la última década, como otro muchos casos exitosos a nivel mundial de este tipo de iniciativas.

Pero hablar de emprendimiento no es pensar de crear empresas chicas es apostarle al futuro es ofrecerle a jóvenes empresarios la posibilidad de crear grandes empresas que pueden volverse iconos de la cultura nacional o referentes de ser industria como lo es el caso de Haceb o de Crepes and Waffles, una nacida en un pequeño taller de estufas eléctricas en Medellín a mediados del siglo XX y la otra nacida del empuje de dos estudiantes universitarios en Bogotá en la década de los 80 , ambas convirtiéndose en eferentes cada una en sus campos, ambas empresas son ejemplo este muchas más del potencial del emprendimiento eso sin mencionar los gigantes de la tecnología que nacieron de este mismo proceso como muchas empresas más.

Apostarle al emprendimiento no es solo crear empresas es apostare a la juventud y al ingenio colombiano que están dispuestos a trabajar para conseguir cristalizar sus sueños y oportunidades en realidades que le ofrezcan una mejor cara al país un cara de crecimiento de prosperidad y de empleo con bienestar humano y que nos permita dejar atrás la cara de tristeza y desesperanza que hemos visto por medio siglo de sufrimiento fratricida que solo ha generado la perpetuación de la pobreza y desigualdad que tenemos y padecemos como nación donde somos el país más inequitativo del continente americano, con la tasa de desempleo más alta del cono sur y con el 40 % de la población en la pobreza.

Pero impulsar el emprendimiento no es solo dotarlo de capital semilla como lo ha venido haciendo el SENA y que debe seguir haciéndolo, sino conectar a esos emprendedores que tienen la idea de un negocio o a las pequeñas empresas que ya nacieron  y que solo requieren una inyección de capital para crecer con inversores que están dispuestos a dotar de capital a estos proyectos, es en este punto donde la Universidad Javeriana por medio de la ferias de emprendimiento de la facultad de administración de empresas a encontrado una magnifica respuesta. Porque de esta forma dan a conocer los proyectos al público creando el espacio propicio  para vincular al emprendedor con el posible inversor, experiencia que debería ser retomada y aprovechada por que la Javeriana a hecho un estupendo trabajo que podría ser replicado e incluso volverse una política pública que busque el fortalecimiento de estos proyectos de emprendimientos sin necesidad de entregar recursos de inversión de forma directa

Economista y Magíster en Economía de la Universidad Externado de Colombia. Ha sido Docente de la Universidad Externado, El Bosque, y UDCA. Asesor y consultor junior en modelación macroeconómica.

1 Comment

  1. Nosotros proponemos apoyar emprendimientos en desarrollo, más del 70 % de los nuevos emprendimientos desaparecen antes de los dos años, y en consecuencia el dinero invertido en ellos. Porqué no mejor apoyar emprendimientos que ya hayan pasado ese filtro desafortunado de la desaparición ?

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*