Comienza la “cacería de brujas” en Avianca

Análisis Por

En Avianca ya había comenzado la “cacería de brujas”, y una de sus víctimas fue el presidente de la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (Acdac), capitán Jaime Hernández.

El pasado 9  de febrero la Corte Suprema declaró la huelga ilegal, y con ello abrió el camino para estos despidos que se realizaron luego en una sesión de descargos. Germán Efromovich dueño de la compañía, en medios como Citytv ya había advertido: “No podemos tener gente que no tiene lugar para que trabaje”, añadiendo que en vista de que el paro no tiene sentido lógico, estaría dispuesto a despedir a los necesarios.

El despido de Hernández deja un debate alrededor de los daños causados por el paro de finales de 2017, y los derechos de los sindicalistas. En la medida que la justicia permite este tipo de despidos, parece que Avianca no perderá la oportunidad de hacer una retaliación.

La compañía citará a 232 pilotos, además asegura que tiene las pruebas contra todos ellos por sus acciones frente al paro, y aunque les dará la oportunidad de dar las debidas explicaciones acompañados de un abogado o miembro de Acdac, a todos ellos podría igualmente despedirlos.

El posible efecto contra Avianca

Acdac resalta que nunca se permitió el ingreso de testigos a la audiencia del Capitán Hernández, también dijo que Avianca actúa como juez en un caso donde se violan sus derechos, de hecho afirma que de acuerdo a la Convención Colectiva: “La empresa se compromete a no ejercer directa o indirectamente ninguna clase de represalias contra el personal de Acdac y quienes sin estar sindicalizados hayan adherido al pliego de peticiones. En consecuencia, no habrá despidos, suspensiones, multas, discriminación para asignación de vuelos, llamados al retiro o jubilaciones”.

Mientras tanto Avianca se sostiene en la decisión del Arbitramento del 7 de diciembre que les permite los despidos.

Todo este contexto que parece perpetuar el conflicto entre Acdac y Avianca, podría repercutir en la imagen de la compañía, sobre todo de sectores de izquierda y de filiación sindical que no ven con buenos ojos este tipo de decisiones.

Avianca por lo pronto puso como tendencia en twitter al propio Capitán Hernández que el día de ayer recibió críticas y palabras de apoyo, mientras el Ministerio del Trabajo espera que no se hagan despidos en masa.  Pero la decisión deja un precedente importante ¿Cumplirá Avianca de forma “cuchilla” sus advertencias? ¿Qué tanto afectará eso su imagen?

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*