Como vamos a controlar la corrupción

Análisis Por

A medida que se consolida el proceso de paz y se sigue avanzando en la construcción de un país sin el flagelo del conflicto armado, nos empezamos a convertir poco a poco en un país normal el cual empieza volcar su vista sobre los problemas que lo aquejan y lo carcomen como el cáncer mata a un enfermo entre esa infinidad de problemas que venimos arrastrando de tiempo atrás esta la corrupción.

La corrupción es el gran infección que ha estado comiéndose al estado y al país mismo durante años, es un mal que aunque siempre ha existido nunca se le vio en las proporciones que a alcanzado en la actualidad, ahora que el conflicto y la violencia ya no ocupan las primeras planas podemos ver que ha estado pasando en el país mientras se libraba una guerra fratricida y podemos ver el gran lodazal de la corrupción que a untado al estado de forma casi generalizada y como grupos organizados han convertido su negocio el robo sistemático al estado.

Es bajo este panorama donde el reto actual es controlar la corrupción antes de que se convierta en un problema inmanejable, pero para lograrlo debemos poder ver el problema en su verdadera dimensión, es decir no ver la corrupción como un problema delincuencial, hay que ver lo como una lucha contra unas series de mafias que están organizadas y especializadas en el robo continuo y sistemático de los recursos del estado.

Las mafias que roban al estado y lo desfalcan año tras año, tienen que ser paradas ahora mientras se puede enfrentarlas, porque si no vamos a repetir la dolorosa historia de dejar que el crimen organizado adquiera tal poder que le pueda plantar cara al estado, ya lo vivimos una vez con el narcotráfico a finales de la década del 80, si no hubiera sido por la gallardía de hombres como el exministro Rodrigo Lara o Luis Carlos Galán quien pusieron el bienestar de la patria y la rectitud antes que cualquier cosa, el crimen nos hubiera devorado, entonces necesitamos recoger este espíritu de respeto por la moral público y el ideal de que el bien generar no se vende ni se transa y que la política es el medio para servir y no un mecanismo de lucro, entonces podremos recuperar al Estado de las garras oscuras de la mafia.

Pero para combatir la corrupción hay que plantear unas series de reformas para darles garras y colmillos a la justicia, pero también es restructurar administrativamente el estado para cerrar las puertas a las acciones delictivas.

Para atacar de forma asertiva a la corrupción hay que fortalecer la capacidad investigativa de la contraloría, procuraduría y de la fiscalía así como fortalecer su independencia del ámbito político; esto implica una inversión real del gobierno en estas entidades que les permitan poder contratar más personal y tener los medios físicos adecuados para desarrollar las investigaciones con la mayor celeridad posible y de forma más profesional, es profesionalizar y crear estructuras de méritos que permitan el ascenso en estas entidades, incluso que los procuradores o contralores sean de carrera y no de nombramiento. Estas inversiones y apoyo no solo deben ser en los grandes entes nacionales sino también en los entes de control regionales porque el desfalco en algunos departamentos los a llevado a ser regiones fallidas.

También es fortalecer las penas y castigos a los corruptos y con esto no me refiero con incrementar los años de cárcel sino atacar el problema desde su raíz, es decir atacar los bienes de estas mafias tal y como se confiscan los bienes del narcotráfico, porque el problema de la corrupción funciona bajo la lógica económica de costo beneficio es decir que los corruptos solo realizan sus acciones si el beneficio de obtener rentabilidades es mayor al costo en el caso de que sean atrapados por la justicia, incautar los bienes de los mismos es un golpe directo a sus rentabilidad y por ende al incentivo mismo, el atacar el patrimonio de los miembros de los carteles de la corrupción es el camino para desarticular completamente estas organizaciones pues es por medio de este patrimonio que compran las conciencia de las personas y es la razón misma de sus acciones delictivas.

Pero este gran mal no solo se soluciona con medidas policivas e incremento de penas para que actúen de forma persuasiva, también hay que reformar la administración pública para cerrar todas las brechas que facilitan la corrupción, esta reforma administrativa empieza desligando la administración de la realidad política de Colombia reduciendo la capacidad de contratación del gobierno de turno, esto se logra reduciendo el número de contratistas del estado y aumentando los funcionarios de carrera profesional, esto con el propósito de crear funcionarios públicos con actuaciones técnicos y sea el mérito el mecanismo de acenso.

También es poner la información de los procesos de contratación de forma pública abierta y que cualquier ciudadano tenga capacidad de fiscalizar e investigar el accionar público, es crear sistemas de contratación donde se pueda privilegiar a las empresas que han logrado tener obras y proyectos ejecutados de forma exitosa sin contratiempos y sin ningún problema jurídico y poder castigar o evitar contratar con empresas de papel o que hayan tenido problemas previos en otros contratos o proyectos.

Pero para atacar la corrupción hay que poder diseñar una política pública junto a la normatividad asertiva, que permita respaldar la justica con recursos y capacidad logística, y mejorar administración del estado para atacar la corrupción en todas las formas, expresiones y manifestaciones que esta posee; se requiere una verdadera voluntad política del legislativo y un liderazgo claro del ejecutivo, roles que estaran en manos del nuevo gobierno y congreso que ha de ser elegido el próximo año

Economista y Magíster en Economía de la Universidad Externado de Colombia. Fue docente de la Universidad Externado, Ex-analista de deuda del Ministerio de Hacienda. Asesor y consultor en modelación macroeconómica.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*