¡CON LOS INOCENTES NO!

Análisis Por

Años de guerra no le han dejado al país nada más que dolor y tristeza patria, cada vez que en el país un ciudadano inocente es alcanzado por el terrorismo de cualquier bando, no se está realmente peleando contra el estado, ni contra algún grupo insurgente, por el contrario, se está atentando contra las familias colombianas que sufren el dolor y la pena, se atenta en contra de la creación de un mejor país y ¡Sin duda! Contra el esfuerzo que hacemos día a día miles de colombianos de bien en conseguir una mejor patria mediante la voz y el intercambio de ideas.

Los atentados de este sábado en el centro comercial Andino son otra muestra de la guerra continua que debemos detener, del terror sembrado por grupos extremistas bien sea de la derecha como de la izquierda, por imponer su visión ideológica de la sociedad o por ganar algunos votos disfrazando atentados para generar terror en los ciudadanos.

No conocemos a ciencia cierta quien ha hecho el atentado, sólo las investigaciones nos dirán de quien se trata, por lo pronto grupos activos como el ELN han repudiado este terrorismo, aun cuando grupos de derecha han intentado esparcir la idea de que se trata de este grupo, no obstante, parece a penas impertinente que el ELN que se encuentra en pleno proceso de negociación con el gobierno nacional en Quito, Ecuador jugara una carta tan macabra, atándose la soga al cuello cuando han intentado de alguna forma atender el llamado del gobierno nacional para llevar a cabo los diálogos.

En este momento es importante advertir a estos grupos que quieren sembrar el dolor en la sociedad que la guerra ideológica no se puede hacer con inocentes, que las calles de las ciudades, los centros comerciales, las tierras de los campesinos y demás lugares donde la población civil lleva a cabo su vida cotidiana NO SON CAMPOS DE BATALLA; no podemos seguir en el error de la historia de nuestro país en donde, para llamar la atención, se deben generar muertos civiles por parte de cualquier bando, como ciudadano exijo parar el dolor y el terror, solo de esta forma seremos capaces de crear un mejor país basado en ideas y consensos, por ello, es obligación también de cada uno de los colombianos dejar la polarización y entender que el otro es igual de humano.

En un atentado puede caer cualquiera, puede ser usted que lee esto e incluso puedo ser yo, entender esta realidad se hace necesaria para poner nuestro grano de arena en la construcción de un país democrático y plural, en este orden de ideas, el gobierno también tiene un papel fundamental en garantizar una sociedad con más oportunidades para todos y de llevar los tentáculos del estado a todos los rincones del territorio nacional para que cada colombiano pueda tener acceso a una vida digna, de esta forma evitaríamos las luchas armadas.

Colombianos tomemos las palabras y no las armas, tomemos nuestra libertad y demos nuestro grano de arena por un país mejor y repitamos que con los inocentes no se hace la guerra ¡No más!.

Administrador Público. Trabajó para la Fundación Proyecto Emprender, capacitando jóvenes en los barrios deprimidos de Buenos Aires. Líder de opinión en temas Urbanos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*