DEL CONFLICTO EN SIRIA A UNA GUERRA MUNDIAL

Análisis Por

El mundo no sale de la sorpresa sobre lo ocurrido esta semana en Siria, comenzando con un terrible ataque con armas químicas, que según el Gobierno de los Estados Unidos, habría sido perpetrado por el ejército de Bashar al Assad.

La muerte ronda de forma monstruosa sobre ese país desde 2011, en una guerra que ya desplazó a un cuarto de su población y que parece no tener fin.

Ahora con el bombardeo de la base aérea del ejército sirio, este conflicto parece tomar un camino peligroso, pero ¿Cuáles son los riesgos? ¿Realmente estamos frente a la amenaza de una guerra mundial?

 

NO ES EL PRIMER ATAQUE

Estados Unidos y Rusia ya habían llegado a un acuerdo para eliminar las armas químicas de Assad en 2013, luego del famoso ataque a Guta que también quitó la vida a una gran cantidad de civiles, entre ellos niños. Una historia que parecía terminar bien, en ese entonces Obama decidió no hacer ataques en represalia, sino por el contrario acordar con Rusia la eliminación de dichas armas. Pero muchos criticaron la medida como blanda, ante el hecho de que el ejército sirio cruzara la famosa línea roja, sin mayores consecuencias.

Trump también criticó la actitud del entonces Presidente, y aprovechó para justificar su reciente bombardeo a Siria. La Organización para la prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), ya había denunciado el uso de este armamento por parte del régimen en Alepo, y en dos ataques más entre 2014 y 2015.

La situación frente al uso de estas armas se agrava, pues los reportes de varias organizaciones indican que el país tendría varios lugares de producción y almacenamiento, tanto en Homs, como en la famosa zona disputada de Alepo, e incluso en Damasco y Latakia.

 

LOS PELIGROS

Quizás lo que más preocupa es el escalamiento del conflicto. Trump había indicado en varias oportunidades durante su campaña que no le interesaba seguir en un abierto intervencionismo en el extranjero, y que colaboraría con Rusia y con Assad para encontrar una salida al conflicto sirio, pero todo parece cambiar.

Trump no solo condenó el ataque, y al propio Assad, sino al ordenar el bombardeo, tocó un punto sumamente sensible de su relación con Rusia, donde incluso pudo ocurrir bajas de ese país, en hechos que aún faltan por detallar y que podrían representar un gran riesgo.

Mientras los analistas que criticaron a Obama por su pasividad en 2013, aplauden frente a este bombardeo que no deja bajas del bando atacante, debido a que fueron lanzamientos desde barcos, otros ven con preocupación una actitud imprudente del Presidente Trump, y un cambio muy rápido de sus ideas sobre un tema internacional tan sensible.

Ahora el Presidente estadounidense, se cubre con el manto de la euforia de un país que votó por un auténtico “primero Estados Unidos”, el mismo hombre que aseguraba no querer ser “el policía del mundo”, y que ahora enfrenta la realidad de un conflicto donde esos “aliados” siguen siendo enemigos.

Un gran contraste pues las investigaciones y acusaciones desde el Congreso de los Estados Unidos, en relación a los nexos de la campaña Trump con Rusia no dejan de salpicarlo, y ahora parece una jugada más audaz enfrentar en un cara a cara a Rusia para demostrar que su elección no dependió de ese país.

Pero lo que podría ser una jugada maestra de Trump, hace pender de un hilo la posibilidad de un conflicto más grande.

 

TERCERA GUERRA MUNDIAL EN VEREMOS

Sería exagerado afirmar que una auténtica tercera guerra mundial se avecina por estos hechos, en parte porque Rusia fue avisado del ataque momentos antes (como lo indicó el Secretario de Estado Rex Tillerson) y aún así Rusia no tomó medidas militares para enfrentarse a Estados Unidos.
Ahora más que seguir buscando culpables, la tarea se concentra en las decisiones que tomarán las dos potencias, y si Rusia finalmente retirará su apoyo a Bashar al Assad, o seguirá empecinado en un Gobierno en el que él participe. El mundo entero a la expectativa.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*