#DELACALLEAPALACIO

Análisis Por

A partir del 3 de abril de 2017 Don Humberto de la Calle Lombana es un ciudadano más que puede aspirar a ser Presidente de la República para el año 2018, luego de la terminación de su contrato con el Gobierno Nacional.

Noticia no de poca monta, ya que su discurso en las últimas semanas ha dejado claro que es el hombre que desde la Presidencia aseguraría que la paz con las FARC que aún no se ha consolidado en el país y la que viene con el ELN, lleguen a buen puerto.

Sin embargo, Don Humberto es la figura que más allá de ser el hombre de la paz, del dialogo y la negociación, podría encarar la lucha anticorrupción política y electoral, por su decidida y valorada renuncia a la Vicepresidencia de la República en medio del escándalo del proceso 8000 en la década de 1990, además de ser la imagen apropiada en contra de la denominada república del coscorrón, aquella basada en el abuso del poder y la escasa valoración a la dignidad humana de los subalternos.

Precisamente por esas características de Don Humberto es que un movimiento ciudadano en redes sociales está recogiendo firmas, solicitándole que se lance a la Presidencia, abanderando la lucha anticorrupción, la dignidad humana y la paz.

Ahora, con respecto a la paz y a la lucha anticorrupción electoral y política, se ha escrito mucho, pero poco se habla hoy en día de dignidad humana, y para hacerlo, es necesario remitirse a lo establecido por la Sentencia T-401/92 del magistrado de la Corte Constitucional Eduardo Cifuentes Muñoz, donde se define tres lineamientos claros y diferenciables frente al concepto:

1) La dignidad humana entendida como autonomía o como posibilidad de diseñar un plan vital y de determinarse según sus características (vivir como quiera);

2) la dignidad humana entendida como ciertas condiciones materiales concretas de existencia (vivir bien) y

3) la dignidad humana entendida como intangibilidad de los bienes no patrimoniales, integridad física e integridad moral (vivir sin humillaciones).

Ahora bien, surge la pregunta obligada, ¿qué puede hacer el Ejecutivo por cumplir los tres aspectos de la dignidad humana?

De las tres concepciones, la que más fácilmente se puede cumplir y por la que más fácilmente se pueden ver resultados es la de la vida digna entendida como vivir bien.

En ese aspecto el Ejecutivo debería seguir con el gasto social, enfocado a la disminución de la desigualdad a través de las soluciones de vivienda de interés social, eso sí con un eminente sentido del desarrollo sostenible, proveer servicios de salud de óptima calidad para todos los usuarios, garantizar el acceso universal a educación secundaria de calidad y el acceso gradual a educación terciaria de óptima calidad y garantizar así mismo, la profundización de la reforma rural integral que viene con el Acuerdo de Paz con las FARC.

En contraste, las acciones estatales tendientes a garantizar la vida digna entendida como vivir como quiera y vivir sin humillaciones, es un tema que inevitablemente toca las garantías de Derechos Humanos y el papel que juega allí el Estado, es uno que  presupuestalmente aún no está definido del todo, ya que los proyectos de educación primaria y secundaria en Derechos Humanos no son universales y por la otra, la sociedad colombiana está cada vez más inmersa en un proceso de conservadurismo propio de la actual época global que vivimos como sociedad humana, donde la idea misma de la libertad, casi que está entre la pira y el agua bendita.

Finalmente, hay muchas cosas que las personas desearían llevar desde la calle hasta el Palacio de Nariño, sin embargo, son muy pocas las que realmente pueden ser llevadas, por ello, ideas como las de aquellos movimientos ciudadanos sobre la paz, la defensa de la dignidad humana y la lucha anticorrupción que están en las redes sociales, son ideas factibles que pueden ser abanderadas por Don Humberto de la Calle. Claro, si él decide lanzarse a la Presidencia.

Si usted no conoce la carta, lo invito a que la lea:

https://www.change.org/p/delacalleapalacio-respaldo-ciudadano-a-la-candidatura-presidencial-de-humberto-de-la-calle

Zootecnista Universidad Nacional de Colombia, Candidato a Magíster en Producción Animal de la Universidad Nacional. Coordinador Nacional para asuntos de Paz de la Organización Nacional de Juventudes Liberales 2014-2018.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*