El dilema de “El que ponga Uribe”

Análisis Por

El candidato del Centro Democrático, se podría resumir en “el que ponga Uribe”, ¿Una realidad injusta?. En nuestro portal preguntamos sobre los candidatos de ese partido, con un sondeo obtuvo los siguientes resultados:

¿Cuál de los siguientes precandidatos del Partido Centro Democrático prefiere usted?

Paloma Valencia: 6% – 148 votos
Iván Duque: 21% – 550 votos
María del Rosario Guerra: 5% – 128 votos
Carlos Holmes Trujillo: 7% – 183 votos
Rafael Nieto: 17% – 443 votos
Ninguno de los anteriores: 45% – 1189 votos

Los resultados dejan mucho que decir, y en realidad hablan un poco de lo que otras encuestas han mostrado. Aquí tres grandes conclusiones:

1. NINGUNO TIENE PESO PROPIO

Al ganar “Ninguno de los anteriores” en parte se puede tratar de “el que ponga Uribe”, es decir, que sin Uribe, ninguno de los propuestos por su propia iniciativa es un candidato relevante para el país.

Uribe en 2014 demostró que poner un candidato que por sí mismo no ganaría (como en su momento Óscar Iván Zuluaga), y posicionarlo como su ungido, puede ser efectivo.

2. ¿EXISTE FAVORITO?

Iván Duque se impone con el 21% entre sus compañeros, y como se sabe parte del desafío no es ser el más popular en las encuestas, sino ser el favorito del expresidente. Pero, recordemos que el Expresidente Uribe podría apostar por un ganador seguro, en lugar de volver a intentar hacer crecer un nombre como lo hizo con Zuluaga en 2014. Además, en 2014 el favorito en las encuestas era Pacho Santos, y no Zuluaga, prescindir de alguien aunque le vaya bien en las encuestas es algo que tampoco es atípico en el Centro Democrático.

Así las cosas se podría decir que sin contar la opción “Ninguna de las anteriores”, Iván Duque gana, pero no convence todavía. Y el favorito está por definirse.

3. ¿Y SI NO ES ALGUIEN DEL CENTRO DEMOCRÁTICO?

La última posibilidad es que ninguno tenga las credenciales de reconocimiento entre ellos que busca Uribe. Y con el poder en las encuestas de la opción “el que ponga uribe”, más los candidatos de espectro de derecha que se han presentado, ganar en primera vuelta no es descabellado.

El problema es que si ninguno de la baraja de su partido tiene suficiente reconocimiento, el exmandatario podría jugársela por alguien de su espectro político como Marta Lucía Ramírez (con quien ya tiene acercamientos gracias a su alianza con el expresidente Pastrana), o el mismo Alejandro Ordóñez.

Una vez más la decisión recae en una persona.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*