El futuro del sector automotriz

Análisis Por

El sector automotriz es uno de los principales sectores económicos a nivel global por la simple razón que es la principal forma de transporte que poseemos como civilización para conectar nuestras ciudades y transportar mercancías conectando al mundo por medio de autopistas y vehículos que las recorren, este sector se hizo relevante al ser en el donde empezó la segunda revolución industrial hace más de un siglo, la revolución industrial que nace con Gerald Ford y su línea de producción para producir autos baratos fue tan relevante que hasta hace no mucho en estados unidos se podía decir “lo que es bueno para la Ford es bueno para estados unidos”.

Pero al mismo tiempo que este sector mueve la economía mundial y genera millones de empleos es también el responsable de un cuarto de las emisiones mundiales de CO2 que son las generadas por el consumo de combustible fósil de los autos que  recorren nuestro gran sistema de autopistas, en otras palabras el automóvil y su motor de combustión son en buena parte responsables del cambio climático, pero pensar en convertir toda la planta automotor a un sistema limpio y eléctrico se consideraba un sueño casi ilusorio, por la economía de escalas requeridas y el sistema de red de recargas de los vehículos que se requiere más toda la conversión industrial para producir este nuevo vehículo. Y esto era cierto casi a un 100% de certeza hasta la semana pasada, de repente el futuro del sector cambio radialmente por una serie de anuncios que vinieron desde Europa y la lejana Asia.

Hace 15 días los gobiernos de Alemania y Francia y hace una semana el gobierno chino anunciaron unas políticas a 10 y 15 años que de tener éxito se reconfigurara por completo la dinámica del sector automotriz a nivel global y que afectara a Colombia.

Estos tres gobiernos cada uno con una semana de diferencia hicieron públicos cada uno su respectivo planes para impulsar al sector automotriz para que dejen de producir autos tóxicos y se masifique el auto eléctrico, donde lo más relevante es el hecho de que las tres políticas de estado buscan limitar las importaciones de autos emisores de CO2 llegando a la prohibición total al 2030, habrá que esperar si logran tener éxito en esta ambiciosa meta, pero si llegan a tener éxito este sector iniciara un cambio indiscutible que llevara a la desaparición del motor de combustión que nos ha acompañado por más de un siglo; y esto se debe a que solo el mercado chino representa el 35% del mercado mundial de vehículos con tendencia creciente producto del crecimiento económico de china y el incremento de ingresos de su población.

Estas decisiones aunque aparentemente aisladas tendrán repercusiones de forma global y que modificara el panorama del sector económico que a encarnado el mundo moderno, y es que cuando un poco más del 35% del mercado cambia y pone restricciones comerciales sobre el tipo bien que se debe ofrecer por medio de medidas sanitarias, genera dos posibles efectos sobre el mercado el primero es que el resto de empresas pierdan esta porción de la demanda o se adapta a la nueva condición empezando lentamente el mundo a girar a tener el auto eléctrico barato, accesible y masificado. Independientemente de la respuesta del resto del globo esta ya es una buena noticia para el medio amiente y para toda la humanidad.

Los tres gobiernos hicieron estos planes dentro del cumplimiento de los acuerdos de parís sobre cambio climático y el compromiso a proteger el medio ambiente que para el caso de china es más una necesidad imperante que una cuestión política, es la necesidad de limpiar el aire de las grandes urbes del gigante asiático, la política propuesta por Pekín tiene un gran impacto sobre la calidad del aire de sus ciudades es tan significativa dado que puede reducir en un 25% las emisiones de CO2 dentro de sus ciudades lo que garantizaría no tener que emitir alertas ambientales por niveles de toxicidad del aire, de igual forma esta propuesta tiene la virtud que no se interpone con la actual política de industrialización sino al contrario esta les genera el sector del futuro.

Pero el esfuerzo no es menor empezando que se deben superar varios retos de ingeniera para poder hacer un auto sin motor de combustión eficiente, barato y de rápida recarga; adicionalmente implica reorganizar todo la línea de producción que de forma convencional se utiliza para producir de forma masiva y barata los automóviles, proceso que implica una renovación de la planta industrial del sector automotriz de estos países donde asumir el costo de la inversión y la depreciación acelerada de los activos es un verdadero reto financiero; y por ultimo pero no menos importante garantizar un sistema de red que permita la fácil recarga de estos nuevos vehículos.

Esta gran apuesta logística es en la práctica una carrera por desarrollar un sector que es tan nuevo como la preocupación por el clima pero que marca la tendencia y la parada de la economía mundial en uno de los sectores más relevantes que el mundo tiene, habrá que ver quién es el primer país en lograr llegar a desarrollar el sistema de producción de autos eléctricos de forma masiva y barata.

Lo más importante de esta carrera es que cualquier país puede entrar a competir por alcanzar la presea de la porción del nuevo mercado automotriz que nacerá en los próximos años, para el caso particular de Colombia es una amenaza para nuestro sector de auto partes y el ensamblaje de vehículos pues a largo plazo está la obsolescencia y la pérdida de mercado, por otra parte es la oportunidad de constituir un sector que las próximas décadas absorberá  el mercado del actual sector automotriz y como siempre el que llega primero al mercado tiene un mayor porcentaje del mismo y Colombia podría entrar en esta competencia solo se requeriría que desde el gobierno nacional y el ministerio de industria y comercia se abanderara un plan de desarrollo y fomento de este sector.

Pero siendo realistas se ve difícil que Colombia entre en esta carrera, dado que no se escucha ninguna voz que hable de la resolución de los problemas reales de Colombia o la estrategia de cristalizar las posibilidades de desarrollo y de esta forma plantear una propuesta de desarrollo que busque generar empleo, reducir la pobreza y desigualdad de Colombia, en cambio todos anda discutiendo en debates políticos bizantinos sin propuesta reales y reduciendo todo al sofisma de la política, pero habrá que esperar si el siguiente gobierno tiene la audacia de apostarle a la industria.

Economista y Magíster en Economía de la Universidad Externado de Colombia. Fue docente de la Universidad Externado, Ex-analista de deuda del Ministerio de Hacienda. Asesor y consultor en modelación macroeconómica.

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*