“El problema es con Santos” dice Uribe

Análisis Por

La lucha del Centro Democrático es contra Santos y su gobierno. Así lo ha dicho el senador Álvaro Uribe. Una frase que enmarca el odio personal del jefe de la oposición de derecha contra el Presidente de la República y que reduce dramáticamente el alcance político de este partido.

Cuando se afirma que “el problema es con Santos y su gobierno, no entre nosotros”, queda claro que las acciones de los integrantes de este Partido no están sustentadas en la lucha contra la pobreza y la miseria; ni en la búsqueda de mejores condiciones de vida para ocho millones de personas que hacen parte de la franja de los más vulnerables; ni en la consolidación de la paz para un país que vivió 52 años de guerra; ni en una batalla contundente contra la corrupción, que le hace perder al país alrededor de 30 billones de pesos anuales. Nada de esto parece preocuparle al Centro Democrático.

Cuando se afirma que el problema es Santos, la acción política queda reducida a un enfrentamiento personal entre dos de los principales actores de la vida nacional. Lo que mueve a Uribe es una revancha política. Este enfrentamiento le hace mucho daño al país en un momento en que la apuesta debería estar concentrada en construir una paz duradera, en promocionar el mejoramiento de la economía, en fortalecer los programas para que les den sostenibilidad a indicadores de bienestar social y en sacar adelante al país.

Parece que la intención es destruir el legado de Santos y su gobierno, sin importar que en ese proceso se demuelan muchos de los avances logrados en los últimos 14 años. La política de tierra arrasada es muy perjudicial para cualquier democracia y en especial para la colombiana, que necesita que los postulados políticos de sus líderes y de sus partidos estén por encima de un problema personal y que frases como que “el problema es Santos” queden erradicadas, porque aquí los problemas son mucho más profundos y estructurales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*