El verdadero debate sobre “Ser pilo paga” y la educación en Colombia

Análisis Por

En los últimos meses la discusión sobre la educación de Colombia se ha centrado alrededor “Ser Pilo Paga”, de hecho por estos días el Gobierno presentó la cuarta edición de este programa, y el debate se ha dado en especial sobre el uso y la sostenibilidad financiera del mismo, pero a mi parecer esto le ha quitado la riqueza al debate sacándolo de su eje central.

En cualquier inversión que se realiza (donde la educación no es la excepción), la parte financiera importa pero no es el centro de la discusión, como le digo a mis estudiantes, las inversiones no se hacen porque sean caras o baratas sino por su relación costo-beneficio, donde la inversión que se escoja dentro las barajas de opciones es la que genere la mayor diferencia, y donde la sostenibilidad financiera de la inversión se vuelve una variable determinante, pues de ella dependerá la capacidad que se tiene para sostener los costos hasta poder obtener los beneficios esperados.

La lógica expresada anteriormente es la misma para cualquier proceso de decisión de política pública, por eso, lo primero es establecer los costos y beneficios (es importante aclarar que no todo costo o beneficio es financiero, también hay costos o beneficios sociales, entre otros) esperados que tenemos al invertir en la educación y después de esta definición entender las opciones que tenemos, entonces el costo que estamos analizando es el uso de los recursos financieros del estado (los impuestos de todos los colombianos) simplificando el análisis, un peso gastado es igual en términos de costos independientes en donde se gaste, lo que importa es lo que genera este peso como retribución.

El debate central de la educación no se debe centrar en sus costos sino en el uso eficiente del recurso para lograr de mejor forma posible la meta establecida. Entonces, ¿Cuál es el objetivo que buscamos? y ¿Qué tipo central de sistema de educación superior buscamos?, es ahí donde se debe centrar el debate real y posteriormente en cómo financiar este gran sistema.

El sistema de educación en primer lugar debe formar profesionales y personas capaces de realizar sus labores de forma adecuada y de esta forma desarrollar la sociedad tanto de forma nacional como regional por medio de la formación de talento humano, profesionales y desarrollo de ciencia y la tecnología (lo que se traduce en calidad de la educación superior y enfoque investigativo); de igual forma a lo expresado en lo anterior se busca que el sistema educativo reduzca la pobreza y la desigualdad por ser un mecanismo de movilidad social, pero para que la educación cumpla su objetivo social debe ser accesible, de bajo costo y con la mayor cobertura posible; de igual forma el sistema educativo se debe convertir en mecanismo de incentivar valores sociales y modificar los parámetros culturales donde se pueden o se debe privilegiar principios básicos: el mérito o la excelencia (la meritocracia), el respeto al humanismo, entre otros muchos principios.

Es bajo estos principios que se debe analizar la política pública sobre el sistema educativo y eso incluye el programa “Ser Pilo Paga”. Desde mi parecer el programa busca es la exaltación de valores y principios básicos de la sociedad como el reconocimiento a la excelencia y la importancia del mérito como mecanismo de selección y reconocimiento repartición de oportunidades entre los miembros de la sociedad, esta es en sí mismo la esencia y virtud del programa, pretender que el programa va a solucionar los problemas de calidad, cobertura y equidad del sistema no solo es un error sino desvirtuar las acciones que si tienen la capacidad de afrontar estos retos, esto no implica que el programa sea malo, solo que apunta a solucionar un problema que es necesario pero no imperante del sistema educativo colombiano, es decir, “Ser Pilo paga” debería mantenerse siempre y cuando no rivalice o ponga en peligro la sostenibilidad del sistema público de educación superior; desde mi punto de vista es prematuro al estado de desarrollo que posee Colombia un programa de estas características, y el sistema educativo que poseemos, en algún punto en el futuro este programa debe existir pero después de que ya se tenga garantizado un sistema público de educación superior de buena calidad y de fácil acceso.

La forma óptima de garantizar una masificación de la educación, a bajo costo para las familias y de amplia cobertura es por medio de las universidades públicas donde para mejorar la calidad no se puede masificar el aula de clases, sino incrementar las aulas; apostándole a tener docentes más formados y dedicados a la investigación. Esto implica fortalecer las 3 universidades de orden nacional y las universidades departamentales.

El fortalecer las universidades de orden nacional es poder llegar a desarrollar estas al punto que sean verdaderas universidades nacionales (que estén en todos los departamentos de Colombia) como el proceso de crecimiento de la Universidad Nacional (UN) que la llevó a abrir una nueva sede en Cesar.

Cada universidad requiere una política diferente, por ejemplo la UN necesita recursos que le permitan crecer regionalmente y mantener o mejorar la excelente calidad que posee, mientras que la Universidad Pedagógica debe primero mejorar la calidad de las licenciaturas y empezar a  crecer regionalmente saliendo del centralismo bogotano, además de simultáneamente construir un verdadero modelo pedagógico que permita trazar un norte claro a la educación. La ESAP necesita ser despolitizada y tener la misma autonomía que las demás universidades que le permita pensar en términos académicos y no como fortín político de distintas casas políticas.

El debate nacional se debe centrar en si estamos dispuestos en invertir en la educación, asumir el costo que esto implica y hacer el proceso paso a paso, porque pensar que se pueden saltar pasos en el desarrollo es ingenuo y aún más costoso, un programa como el “Ser pilo paga” es eficiente cuando se tiene un sistema nacional y regional de universidades públicas que satisfacen gran parte de la demanda educativa, antes de eso es un programa que cuesta más que el beneficio que genera; la pregunta del millón es si el gobierno está dispuesto a asumir el costo de llevar la luz de la razón y el desarrollo a las regiones por medio de las universidades públicas; respaldando las universidades de orden nacional, y si los departamentos están dispuestos a financiar las universidades regionales por medio del sistema general de participaciones así se reduzca sus ingresos para otros rubros, o simplemente el discurso de “Colombia la más educada” será solo otra promesa de campaña.

Economista y Magíster en Economía de la Universidad Externado de Colombia. Ha sido Docente de la Universidad Externado, El Bosque, y UDCA. Asesor y consultor junior en modelación macroeconómica.

1 Comment

  1. Por qué los estudiantes del programa ser pilo paga, no ingresan a universidades públicas regionales???. Simple: estas están en manos de corruptos y mafiosos caciques politiqueros regionales. El grueso del profesorado es de mala calidad. La plata se la gastan en nóminas paralelas y contratos dudosos. La acreditación que tienen fue negociada. Les parece poquito esto ????

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*