¿Es relevante la Internacional Socialista?

Análisis Por

Hoy comienza en Cartagena lo que podría considerarse uno de los más importantes eventos de la política mundial: el encuentro de más de cerca de 400 políticos, y más de 100 países, congregados en la Internacional Socialista con un lema muy de su línea: “Por un mundo en paz, con igualdad y solidaridad”.

Una organización antigua, caracterizada por su influencia socialdemócrata, y con la intención de honrar a Colombia por sus esfuerzos de paz en los últimos años, estarán el 2, 3, y 4 de Marzo.

Pero ¿Para qué este evento? ¿Es realmente relevante? ¿La socialdemocracia está viva?

La pregunta es trascendental en un mundo marcado por el cambio, un cambio calificado por los analistas como populista, y de tono nacionalista, pero que en general no parece hablar de la igualdad como gran meta, sino en cambio, habla de proteccionismo, mero crecimiento del empleo, cierre de fronteras e incluso negación sobre la existencia del cambio climático.

Otra gran corriente en contraparte ha sido el llamado “Socialismo del Siglo XXI” que ha tenido como principal exponente al Chavismo venezolano, pero que ha tenido sus propias versiones en varios países latinoamericanos. En el caso del chavismo puro, se vuelve al tono de la intervención del Estado, la nacionalización de las grandes empresas, creación de grandes subsidios sociales, y de estructuras burocráticas inmensas que sostienen dicho aparato, un aparato voraz, que cada día exige más y más recursos para solventar necesidades, pero no para solucionarlas.

Entonces en medio de todo eso ¿Qué es la socialdemocracia?

Pues ni lo uno, ni lo otro, la socialdemocracia desde su nacimiento, crece como una corriente que busca transformaciones democráticas, se preocupa fuertemente por la igualdad, no se enmarca ni en “la lucha de clases”, ni en la “dictadura del proletariado”, encuadradas en el marxismo ortodoxo, no, como tampoco es fiel creyente de que el Estado debe ser mínimo, y creyente ciego de un libre mercado que por naturaleza resolverá las necesidades sociales.

La socialdemocracia como Enrique Obregón (escritor de uno de los libros que de forma más escueta la exponen) la describe como su elemento más llamativo  su: “vocación de cambio con vistas en la solidaridad y en la profundización de la igualdad de la calidad de vida de los seres humanos”

En otras palabras, la socialdemocracia, no solo es un alternativa antigua de las visiones socialistas, sino que perfectamente puede ser la alternativa progresista, en un mundo en crisis, que desconfía en sus líderes, que teme a las fronteras, y que se ve amenazado por el cambio climático y el terrorismo.

Mientras los líderes emergentes de la extraña nueva extrema derecha mundial, hablan de más gasto militar, mano dura y protección a los empresarios, George Papandreou, Exprimer Ministro Griego, y actual Presidente de la IS afirma:

“Lo que más nos desconcierta es que el crecimiento y el desarrollo ya no reflejan la imagen social y la realidad de nuestras sociedades, y la razón es que durante los últimos años hemos visto una brecha creciente. Los ricos se vuelven más ricos y la clase media, junto con los pobres, están siendo apretujados y hundidos” (México, 2010)

El crecimiento que tanto prometen las desgastadas políticas populistas de izquierda como el chavismo, o las nacientes como Trump en EEUU o Le Pen en Francia, poco o nada harán, si la desigualdad se mantiene, o crece, si los derechos de los históricamente desprotegidos se atacan vorazmente.

El cambio climático es otro tema relevante para la Internacional Socialista, al igual que el fin de la violencia, sobre eso Luis Ayala, Chileno y actual Secretario General de la organización ha dicho sobre el caso colombiano: “Vendremos de todos los rincones del mundo a apoyar a aquellos colombianos que hoy día se la juegan por la paz” (Cartagena, 2016)

Tampoco podemos ser ciegos ante las críticas, para algunos la Internacional Socialista está al borde de la extinción, la crisis de varios de sus Partidos en diferentes partes del mundo, y la presión sobre la varias de sus colectividades consideradas de izquierda, han creado una ola de escepticismo sobre la pertinencia de apoyarla por parte de varios países.

Pero otro hecho tampoco es menos cierto, el mundo se enfrenta a un cambio donde los antiguos valores que nos hacen un mundo globalizado, y democrático, parecen estar en riesgo. Y que los Partidos políticos del mundo que aspiran o están en el poder, evocando estos principios, es una demostración global, de que aún existen formas de integración, de entendernos en un mundo abierto, un mundo que sigue enfocado en la igualdad, y sobre todo en la democracia misma.

El reto para la Internacional Socialista estos tres días es claro, ponerse al clima del debate mundial, hacer un llamado alternativo a un mundo sumido en el miedo, y mostrarle a sus críticos que están más vivos que nunca.

Politólogo con Énfasis en Comunicación Política. Fue director del programa radial Politizate de Poliradio y Estratega digital del Partido Liberal Colombiano. Investigador en temas electorales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*