¿Existe un abismo de comunicación entre el gobierno Duque y su partido?

Análisis Por

Desde el día de su posesión el presidente Iván Duque y su partido han tenido una larga lista de propuestas para tramitar en el Congreso, la larga lista no ha encontrado una salida clara en la agenda legislativa, y los proyectos clave del gobierno siguen con una elevada incertidumbre.

Polémica tras polémica, muchas de las ideas han quedado en el aire, hundidas en el Congreso, o incluso han sido rechazadas por el mismo presidente Duque. La pregunta que dejan es ¿Cómo se está comunicando el gobierno con su partido?

Ideas polémicas

La más reciente idea, viene del presidente del Congreso Ernesto Macías, quien propuso al presidente convocar una Asamblea Constituyente, pues considera que: “Definitivamente no es posible tramitar vía Congreso, verdaderas reformas a la Justicia, ni política, ni ajustar los acuerdos de La Habana; las presiones de las Cortes y otros intereses lo impiden. El Presidente no debe descartar la convocatoria de una asamblea Constituyente”

Si esta idea fuera de un militante del Centro Democrático (CD), quizás no llamaría la atención, pero al ser el presidente del senado, y cabeza visible de su partido, la idea de Macías ha generado reacciones de todos los bandos.

Miembros del CD como María Fernanda Cabal, rechazan la idea, y el mismo presidente Duque desde París se hizo “el quite” a la propuesta cuando le preguntaron: “Yo espero seguir teniendo una relación respetuosa con el Congreso y espero que el Congreso, en esa responsabilidad que tiene con el país, pueda darle un trámite ojalá acelerado a estas iniciativas”

A esto se suma la idea del senador Macías de aumentar un año el periodo presidencial de Iván Duque, algo que el mismo presidente y la vicepresidenta rechazaron categoricamente.

Pero parece que la comunicación no fluye ni con la cabeza natural del uribismo, el senador y expresidente Álvaro Uribe, ha dado ideas como un aumento extraordinario del salario mínimo, o su actual idea de aumentar la prima de los trabajadores, pero mientras la segunda parece seguir en estudio, la primera sin apoyo del gobierno sigue totalmente hundida.

El CD tampoco parece acompañar varias de las medidas de la Reforma Tributaria o Ley de Financiamiento, pues considera que gravar con IVA toda la canasta familiar no es la solución para encontrar los recursos que faltan, y chocaron con el ministro Carrasquilla quien a diferencia de la reunión con la U y Cambio Radical, tuvo que prometer al partido de gobierno buscar un plan B.

Quizás el partido oficialista, busca con sus propuestas medir a la opinión pública y la oposición, frente a lo que serían iniciativas controversiales, pero definitivamente parece que muchas de ellas no llegan en privado a los oídos del gobierno, y esto genera una seguidilla de rechazos y explicaciones sobre las ideas que lanzan los propios miembros del CD que se supone son los primeros aliados de su propio gobierno.

La situación del gobierno Duque no parece la mejor, no solo debe explicar el fondo de sus proyectos de Ley más ambiciosos, también debe desgastarse sentando su postura por las propuestas de su propio partido, algo que seguramente podría darse en privado.

A lo anterior se suman las declaraciones del expresidente Uribe sobre una posible invasión a Venezuela, incluyendo al Embajador en Washintong Francisco Santos, también la iniciativa de Reforma Política de Paloma Valencia que incluía la eliminación de las Cortes para crear una nueva, y el regreso de la inmunidad parlamentaria, algo que nació muerto en la misma Comisión Primera, pero generó el revuelo necesario para que una vez más el gobierno saliera al microfónos.

También, cuando el gobierno apoya un proyecto de su partido, parecen existir dudas, como la Reforma a la JEP, pues los ministros involucrados solo acudieron a la Comisión del senado donde se debatía sino hasta que su trámite parecía perdido, y nadie tenía claro si realmente el Ejecutivo apoyaba dicha reforma.

La comunicación del gobierno con su partido, es una mecánica normal de cualquier democracia, aunque el presidente Iván Duque muestra un criterio propio en su estilo de gobierno, hoy parece existir una distancia entre las creatividad de los líderes del Centro Democrático, y las verdaderas iniciativas que apoya el presidente Duque y su gabinete.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*