INDIFERENCIA : EXTERMINIO DE UP

Análisis Por

El genocidio cometido contra miles de miembros de la Unión Patriótica es un tema de nunca acabar. Esta vez volvió a estar en el centro de todas las discusiones, luego de que el mismo presidente Juan Manuel Santos reconociera públicamente que en el caso de la UP no se tomaron suficientes medidas y que la verdad de fondo aún no ha sido revelada ni reconocida.

Y es que en una campaña sistemática de exterminio denunciada por la UP fueron más de 3 mil los militantes de este movimiento que murieron entre ellos, 2 candidatos presidenciales, 7 congresistas, 13 diputados, 11 alcaldes y 69 concejales.

Este grupo político es resultado de las conversaciones y acuerdos de cese al fuego con las Farc realizadas en 1984, lo cual permitió la participación política tanto en el Congreso como en la primera elección popular de alcaldes en 1988.

Se trató de un encuentro de víctimas en el que se hizo realidad el denominado “Acuerdo temprano de reconocimiento de responsabilidad”.

Sobre esta tragedia el Primer mandatario dijo que esto nunca debió haber ocurrido. Reconoció igualmente que no se impidieron ni se previnieron los asesinatos de miles de personas.

Durante varios años, el movimiento Político Unión Patriótica ha reiterado su temor frente a la desmovilizaciòn de la guerrillerada toda vez que la experiencia le ha enseñado los peligros a los que se enfrentan como grupo opositor.

Mucha agua ha corrido desde la época en que las Farc y el gobierno colombiano pensaron en la posibilidad de la paz.  Han pasado más de 30 años cuando comenzó lo que se ha denominado el exterminio de las Farc a pesar de las permanentes denuncias de las víctimas, a lo largo de varios gobiernos en los que excepcionalmente se avanzó durante el gobierno de Belisario Betancur en el año de 1986.

Por su parte la Unión Patriótica recordó los nombres de Jaime Pardo,  Bernardo Jaramillo, Manuel Cepeda y José Antequera entre muchos otros, mientras reiteraron su petición al gobierno para que

“Se tomen medidas contundentes para evitar que asesinen a la gente y se arruine la paz” en palabras de la dirigente política Aida Avella.

El reconocimiento a la indiferencia frente al exterminio de la UP se dio en un acto que reunió diversas víctimas de ese fenómeno que se vivió en el país durante 30 años, en los que prevalecieron, el silencio, la negligencia y especialmente la indiferencia.

Para varios analistas el pronunciamiento es cuasi heroico dada la indiferencia y el silencio que prevaleció ante este genocidio aún sin reconocimiento por parte de los gobiernos anteriores al de Juan Manuel Santos.

Sobre los miles de desaparecidos se reconoció en dicho encuentro que si la UP no hubiera sido extinguida, “la paz en Colombia hoy tendría de 30 a 32 años y el país sería muy distinto”.

Respecto de la condición de los familiares víctimas de tal magnicidio el Jefe del Estado reconoció la valentía y perseverancia de las víctimas.

Al respecto el presidente dijo que  “Esos padres, madres, esposos, hijos, hermanas, trabajadores, luchadores que se comprometieron valientemente con un proyecto político y tenían sueños de una Colombia mejor y más incluyente, deben hoy inspirar nuestro compromiso por construir el país que todos queremos”

Tags:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*