Investigación a Uribe por dos masacres: una vieja historia

Análisis Por

La historia de la violencia en Colombia ha tenido diferentes matices, y desde cada extremo han existido hechos atroces y condenables que marcan la historia del país. Una aclaración que se realiza luego de que el Tribunal Superior de Medellín compulsara copias para investigar al ex presidente y Senador Álvaro Uribe.

Los hechos

En la Granja, corregimiento de Ituango, Antioquia, un 11 de junio de 1996, fueron asesinados varios habitantes de forma atroz, además de otras torturas cometidas frente a sus propios vecinos, acusados por los paramilitares de ser aliados de las guerrillas (algo que jamás fue cierto).

Por este hecho la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado colombiano, además se prueba que comerciantes y terratenientes le habrían pagado a los mismos paramilitares para cometer el hecho, con sus propios fines personales.

En la masacre de El Aro ocurrida el 22 de noviembre de 1997, con total barbarie se torturó y asesinó a 15 personas y generó el desplazamiento de otras 1400.  Esa toma también en Ituango, Antioquia, ha sido protagonista de uno de los hechos históricos que más dudas ha generado alrededor de Uribe. Primero, porque “Don Berna” y “Mancuso” han señalado que él conocía de los hechos, y segundo, por la participación de un helicóptero de la Gobernación en los hechos.

El expresidente se ha defendido diciendo que se han dado las explicaciones del caso, en varias oportunidades, y que la Fiscalía nunca ha encontrado nada en su contra.

La participación de las autoridades locales parece probada para el Tribunal Superior de Medellín, y las condenas al Estado apoyan la idea de su complicidad con las masacres.

Pero también está el asesinato de Jesús María Valle, líder social asesinado por orden de un grupo de empresarios, ganaderos y con complicidad de las autoridades, hechos por los que se condena a Jaime Alberto y Francisco Angulo Osorio a 30 años de prisión, ellos habrían sido ayudados por un grupo más amplio que incluiría a varias autoridades de la época, y que relaciona este hecho con las dos masacres.

Como lo dice la sentencia: “existen suficientes elementos de juicio conforme a lo expresado en esa decisión, que probablemente comprometen la responsabilidad penal de varias personas como el gobernador de Antioquia de ese entonces Álvaro Uribe Vélez”.

Uribe respondió desde su cuenta de twitter, con un texto donde explica que esto guarda relación con la campaña electoral y que “llevan miles de folios en esas investigaciones, toda clase de presiones en mi contra, nada creíble hay que me comprometa”.

Aclara que discutió con Jesús María Valle en público, como acostumbra hacer, y en anteriores oportunidades aclara que él mismo fue quien ordenó la extradición de Mancuso y Don Berna, y por eso ellos ahora buscan hacerle daño, aunque el argumento podría ser al contrario, como muchos de sus detractores afirman, Uribe ordenó esa extradición para precisamente mantenerse alejado de las acusaciones en su contra e información que estos desmovilizados conocían.

El debate y la gravedad de las acusaciones no es menor, algo que muy probablemente se perderá en medio del clímax electoral, aunque como aforado es muy posible que el expresidente siga en el mismo limbo jurídico, sea culpable o no ¿Dónde quedará la verdad?.

1 Comment

  1. Siempre antes de Cada campaña Urbe sale a relucir con algo inventado. Ya no creemos en eso. Campañas sucias para restarle votos y credibilidad. JUEGO. LIMPIO SEÑORES .

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*