La corrupción en Córdoba que tumbó al gobernador

Análisis Por

La corrupción en Córdoba terminó por descabezar a su gobernador Edwin Besaile, hermano del polémico exsenador Musa Besaile y del actual senador Jhony Besaile, la Procuraduría lo destituyó e inhabilitó para tener cargos públicos por 10 años. En Ola Política ya habíamos señalado que en medio de los escándalos del departamento el cerco se cerraba ante el gobernador.

La sanción también se impuso al exgobernador Alejandro Lyons, quien desató el ventilador de corrupción del departamento que él mismo dirigió, y además se impuso también a los exsecretarios de salud Edwin Preciado y José Jaime Pareja.

Pero la inestabilidad en el departamento llevaba ya 9 meses, desde que, en enero, Sandra Patricia Devia tuvo que ser designada gobernadora encargada luego de la suspensión de Besaile, y en medio de una seguidilla de renuncias dentro de su administración por los diversos escándalos que heredó.

La sanción se produjo por el llamado “Cartel del Síndrome de Down”, estos exgobernadores habrían permitido que se autorizaran 2.181 terapias a menores en condición de discapacidad, por cerca de $4.988 millones, terapias que nunca se efectuaron.

Los implicados afirmaron que ordenaron los pagos como respuesta a fallos de tutela, pero al no existir una relación contractual sobre estos dineros y al nunca realizarse las terapias, se encontró responsabilidad en estos funcionarios y exfuncionarios.

La corrupción que azota Córdoba

En todo el país encontramos grandes casos de corrupción, y son varios los departamentos y ciudades que viven qué forma aguda este flagelo, y el caso del departamento de Córdoba no es la excepción, su último gobernador también inhabilitado por esta medida deberá pagar más de 5 años de prisión por concierto para delinquir, luego del desfalco a las regalías de su departamento, y de llegar a un acuerdo con la Fiscalía.

Otros casos sonados, son, por ejemplo, el “Cartel de la hemofilia” la Contraloría encontró que en este caso estuvo implicada la Notaría de la mamá del exgobernador Alejandro Lyons, Luz Helena Muskus, y se hizo a través de una IPS de papel, caso por el cual ya se encuentran varios capturados.

La estafa de la Universidad Indígena, que acumuló unos 880 millones, sin tener los permisos del Ministerio de Educación, o el caso del municipio de Moñitos, donde estuvieron envueltos tanto su alcalde como varios concejales que eligieron a su personero sin contar siquiera con el título de abogado.

El llamado programa de la gobernación “Mil años dorados”, significó una pérdida de 4 mil millones de pesos, que se enfocaba en personas de la tercera edad, pero en realidad muchas de ellas eran fallecidos, o con suplantación de identidad.

Incluso se encuentra el recordado caso Tucson, donde luego de 86 tutelas presentadas por extrabajadores de Telecom se aprobó entregarles pensiones y beneficios por 5009 millones de pesos, cuando no tenían derecho a ello, por este hecho cayó el exjuez promiscuo de Lorica.

Aún existen líderes en el departamento que denuncian y buscan renovación dentro del mismo, ¿Llegó la hora de castigar a los políticos corruptos de Córdoba en las urnas?.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*