La FARC no participará en la elección presidencial

Análisis Por

Timochenko se retira. Luego de una cirugía coronaria, y de encontrarse en difíciles condiciones de salud, el jefe del Partido Fuerza Revolucionaria del Común y candidato presidencial da por terminada su candidatura y el partido ha decidido no reemplazarlo.

Además, la FARC considera que no existieron las condiciones para desarrollar la campaña con normalidad, y deja un precedente en este primer ejercicio electoral donde participan, demostrando que aún falta mucho por hacer para incluir a estos sectores, pero también para que esos sectores aprendan de la mecánica de una campaña para elecciones.

Pero el retiro de la FARC también obedece a una serie de desafíos expresados en la forma como el nuevo partido asumió los desafíos de una campaña que no sería fácil y con un país sumamente dividido. Y aunque por ahora manifiestan no tener consenso sobre a cuál candidato apoyar, esperan aterrizar a una candidatura que defienda la paz. ¿Algún candidato estará dispuesto a semejante abrazo del oso?

Efecto en la derecha

Ahora partidos opositores al Acuerdo de paz que esperaban generar resistencia en plena campaña contra el candidato de la FARC y que ya venían haciéndolo levantándose de todos los debates donde participan candidatos al congreso de ese partido, tendrán la oportunidad de usar a diestra y siniestra el arma del apoyo “por debajo de la mesa” de la FARC a un candidato, y el primer afectado podría ser Petro.

Como exguerrillero y líder de izquierda Petro tiene las de perder, pues no podrá separarse definitivamente del supuesto de que este partido lo apoya, y le podrán achacar un apoyo no público al candidato, cosa que igual podrían hacer con Fajardo o De La Calle.

¿Qué tanto se afectará la inclusión de este sector a la democracia?

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*