La guerra que no abandona Norte de Santander

Análisis Por

En hechos que están por esclarecerse ayer fueron asesinadas 9 personas en el municipio de El Tarra, en Norte de Santander, cuando hombres armados abrieron fuego contra un grupo de personas que departía en ese municipio.

Entre los asesinados hay un líder comunitario y dos excombatientes de las FARC.

El EPL a través de un panfleto anunció que no tiene nada que ver con lo ocurrido, el mismo anuncio realizado por el ELN afirma que tampoco son responsables.

La gravedad de los hechos en una zona de antiguo dominio paramilitar, es significativa, pues demuestra tanto el dominio de otros grupos al margen de la ley además del EPL y ELN en caso no ser ellos responsables, y además refleja los problemas de presencia del Estado en el mismo.

Las autoridades ofrecen $100 millones de pesos por los autores de este hecho como recompensa.

La guerra nunca ha abandonado El Tarra

El Tarra ha sido un municipio marcado por la violencia, el 16 de febrero del año 2000 el Bloque Catatumbo de los paramilitares asesinó a 20 personas, entre 1999 y el 2000 fueron cometidas 25 masacres en la zona.

Durante el mismo periodo, lo hombres de Carlos Castaño habrían expulsado a la población, dejando solo el 5%, fueron cerca de 117 familias desplazadas. La historia contará como luego en Justicia y Paz durante la desmovilización de paramilitares, se supo cómo la Fuerza Pública permitió lo ocurrido en las masacres de El Tarra.

Por su ubicación el municipio es un paso estratégico para el narcotráfico, y su control ha sido una guerra constante entre el ELN, el EPL, hoy reductos de las Farc y bandas criminales.

La acción del Estado no puede ser la de abandono de dichas zonas que fueron golpeadas por la guerra en el pasado y que intentan voltear la página al postconflicto.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*