La “guerra sucia” para tumbar a Karina Espinosa en Sucre

Análisis Por

En Sucre la batalla por las curules ha sido intensa. El departamento vive un momento crucial pues se debate entre las diferentes fuerzas políticas que dependen de este resultado, e irían rumbo a las elecciones de 2019 buscando la Gobernación y las diferentes Alcaldías.

El caso de Karina Espinosa Oliver es significativo, joven y mujer, que lidera la lista a la Cámara de Representantes del Partido Liberal en Sucre, y que, frente a la polarización y corrupción en el departamento, ha buscado llegar a la Cámara por primera vez.

El pasado 9 de febrero, en una votación de 8 a 1 el Consejo Nacional Electoral decidió tumbar la inscripción de la candidata, argumentando que está inhabilitada por ser la hermana del Viceministro de asuntos políticos, Héctor Olimpo Espinosa.

Desde entonces además de hacer campaña, Karina ha buscado defenderse ante el CNE, no solo argumentando las irregularidades en su contra, sino además mostrando como busca hacer política de forma distinta en el departamento, mientras se toman estas decisiones a tan pocos días de las elecciones.

El “meollo”

El denunciante argumentaba que según la Constitución en su artículo 179, numeral quinto: “Quienes tengan vínculos por matrimonio, o unión permanente, o de parentesco en tercer grado de consanguinidad, primero de afinidad, o único civil, con funcionarios que ejerzan autoridad civil o política”, según esto el poder de decisión del Viceministro entra en conflicto con el hecho de que su hermana sea candidata.

El meollo está en que el Consejo de Estado ya se había pronunciado en un concepto sobre el particular, donde decía que “Un pariente de un viceministro puede aspirar a una curul en la Cámara de Representantes, a la luz del numeral 5° y el último inciso del artículo 179 de la Constitución Política, pues en esta hipótesis no se configura el factor territorial que se requiere para que el pariente de un funcionario público incurra en esta inhabilidad”

El caso pasó a manos del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, con una tutela presentada en favor de la candidata, que le otorga medidas cautelares para proteger su derecho a ser elegida, y ordena por tanto que la: “Registraduría Nacional del Estado Civil que garantice la participación de Karina Espinosa Oliver como candidata a la Cámara”

Y abre el debate sobre si el CNE es el procedente para declarar la nulidad electoral, algo que estaría en manos de los jueces y no de este ente. Además, el propio CNE en su Resolución 0677 de 2018 manifestó que: “Habrá que reconocerse es que todos los elementos que configuran la inhabilidad del numeral 5, del artículo 179 de la Constitución Política no se consolidaron en el caso concreto, y siendo así, no será posible mantener la decisión de revocatoria de la inscripción”

En la medida que el debate avance y el Tribunal se manifieste de fondo, el caso podría terminar en el Consejo de Estado, quien fue el que emitió el concepto a favor de la candidatura en primer lugar, es decir, también significaría una victoria para la candidata.

El caso sirve de ejemplo para otros candidatos a los que se busca tumbar su candidatura, como Arturo Char, pues su hermano es el Alcalde de Barranquilla. También es ilustrativo de la situación en Sucre ¿Quién está detrás de intento de tumbar la candidatura de Karina Espinosa?, ¿Por qué el CNE falló primero contra la candidata cuando ya existía un concepto del Consejo de Estado al respecto?, ¿Por qué intentar derrotar a Karina en el CNE y no en democracia?

Dudas a resolver, en un caso que seguramente será emblemático para futuros candidatos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*