La historia de Aida Merlano: Maquinarias que la elevaron y la acabaron

Análisis Por

El Consejo de Estado dictó la muerte política para Aida Merlano, capturada por cinco delitos, que incluyen la compra de votos para su candidatura al senado. De esta forma llega el fin de la carrera política de una de las mujeres más poderosas de la política en el Atlántico.

La historia de Aida Merlano representa la cruda realidad de las estructuras políticas que han mantenido a muchos congresistas en sus cargos. Merlano nació en Barranquilla, y aunque es abogada, desde muy joven se dedicó a lo que en esa región llaman “mochilera”, que es el líder barrial de un político, encargada de organizar toda su estructura, de hecho el padre de Merlano “el Monchi” también es conocido por ser un importante líder barrial, en este caso para los Gerlein.

Fue precisamente la cercanía con los Gerlein lo que ayudó a Merlano a llegar a la Asamblea del Atlántico, y luego a la Cámara de Representantes. Una vez salta al senado, la Policía destapa una olla de clientelismo, y compra de votos que habría estado relacionada con su campaña, en su sede llamada Casa Blanca se encontraron armas, dinero, y computadores con información reveladora sobre el manejo de su maquinaria.

En cajas y bolsas se encontraron documentos como certificados de votación, listas de votantes, e información general de sus estructuras políticas, el mecanismo se volvió tan sofisticado que se habrían usado código QR que se grapaban a los certificados de votación, para conocer la ubicación exacta del voto.

Al lanzarse al senado los hermanos Gerlein se dividieron, el senador Roberto Gerlein intentó inicialmente no retirarse, pues no estaba de acuerdo con apoyar a Merlano, mientras su hermano Julio Gerlein (conocido contratista) decidió apoyarla, esto a la postre provocó la renuncia a la candidatura de Roberto.

Los tratos para impulsar a Merlano, habrían incluido alianzas con Cambio Radical para darle votos a la candidata conservadora, mientras a su vez Merlano trasladaba votos a favor de la candidata a la Cámara Lilibeth Llinás del partido vargallerista.

Pero, luego de la caída de Merlano, nadie ha querido aceptar su cercanía, tratos o defensa a la excongresistas. Desde el Buen Pastor la defensa de Merlano presentó una Tutela pues considera que los privilegios de políticos en centros de reclusión como La Picota, tienen muchos más beneficios que Merlano en el Buen Pastor, mientras tanto, Merlano pierde su curul, y de paso su prestigio en la Costa Caribe.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*