‘LA LEY ES COMO LAS MUJERES, SE HIZO PARA VIOLARLA’ RAMÓN CARDONA

Análisis Por

El trabajo en Colombia para lograr entender y erradicar la violencia sexual contra la mujer, ha sido arduo y lleno de obstáculos. En Santa Rosa de Cabal, el Concejal Ramón Cardona del Partido Conservador, ilustra como en la cotidianidad del lenguaje se expresa la forma como se visualiza y representa el rol de la mujer, en pleno debate y según el Concejal para ilustrar cómo en las leyes son incumplidas en Colombia, hizo la siguiente comparación: ‘La ley es como las mujeres, se hizo para violarla’

Antes de seguir sería bueno ilustrar la situación en Colombia frente a las cifras de violencia sexual, según cifras de Sisma Mujer en su informe 2016, una mujer es víctima de este tipo de violencia cada 30 minutos. En 2015, por cada hombre agredido sexualmente, 6 mujeres fueron víctimas, para un total 17.723 casos. De este total el 85,5% son niñas y adolescentes, la cifra más alta registrada entre los 10 a 14 años.

¿Cuál es la relación de estas cifras con lo dicho por el Concejal? Indica que la aceptación social sobre lo repudiable del hecho mismo de la violencia sexual y expresarlo a razón de ejemplo en una conversación cotidiana, o incluso en el debate dentro de un órgano como el Concejo, las instrumentaliza, pues si algo es objeto de comparación como algo “normal”, es porque socialmente es “normal” y por lo tanto sinónimo de aprobación.

En nuestras conversaciones diarias, generalmente parecemos relacionar lo masculino, como algo fuerte, algo vigoroso, y lo femenino como algo débil. Las mujeres son víctimas por su condición de mujer, y creamos leyes para aumentar la severidad de las condenas a razón de este motivo. Intentamos enseñar que hombres y mujeres por igual, deben ganar en un mercado laboral desigual, deben pensionarse en un sistema desequilibrado para ellas, deben liderarnos y representarnos teniendo las mismas oportunidades. Pero si nuestro propios líderes las ven como “el sexo débil”, ¿Qué enseñamos a esa misma sociedad?.

Las cifras de violencia contra la mujer no disminuirán solo endureciendo las condenas, o incluyendo a los imaginarios colectivos la idea de que debido al hecho de ser mujer, ya son perse “delicadas”, “frágiles”, o “indefensas”. En realidad son IGUALES, y por lo tanto el trato a todo ser humano, hombre o mujer debe ser el mismo, el respeto a su vida, honra e integridad física y mental. Una sociedad donde todos sin etiqueta, merecemos el respeto a nuestros derechos.

Evidemente no intento decir que no deben existir medidas de “discriminación positiva”, para mostrar que, por ejemplo, las mujeres no tienen las mismas oportunidades en su vida laboral, por el contrario, es a entender que estas medidas existen para que entendamos que todos somos sujetos de los mismos derechos y por lo tantos de las mismas oportunidades.

Lo que el Concejal desacertadamente intentaba comparar, se basa en el imaginario completamente contrario, y aunque nadie puede decir que este personaje pensaba en abusar alguna mujer, su comparación demuestra una realidad ineludible de la forma como mal entendemos este debate. Y por lo tanto debe ser rechazada y condenada.

A propósito, su Partido ya pidió una investigación por parte de la Veeduría de esa colectividad, aunque como todo en el país, las lecciones a este tipo de comportamientos y discursos, son tan vagas como la comprensión de nuestros propios líderes frente a este tema.

Politólogo con Énfasis en Comunicación Política. Fue director del programa radial Politizate de Poliradio y Estratega digital del Partido Liberal Colombiano. Investigador en temas electorales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*