La presión al partido FARC: Márquez, el Paisa y las garantías del nuevo gobierno

Análisis Por

El partido Fuerza Revolucionaria del Común, intenta ordenar su propia casa luego de la carta de Iván Márquez y Óscar Montero (El Paisa) a la Comisión de paz del Congreso donde reiteran sus objeciones a la implementación del Acuerdo de paz, mientras su paradero es aún desconocido.

Márquez y El Paisa, afirmaron que el Acuerdo tiene “tres actos de insensatez”, a los que llamaron: 1. Inseguridad jurídica, 2. Modificaciones al texto original, y 3. Incumplimiento de aspectos esenciales del Acuerdo.

Mientras tanto, su propio partido hizo una declaración al respecto, que demuestra dos cosas, la primera, que la FARC no desea aislar a Márquez y El Paisa, ni anunciar que están fuera de los Acuerdos, y segundo, que no están de acuerdo con ellos sobre sus conclusiones alrededor de los hasta ahora resultados del Acuerdo de paz.

La división interna

Como lo mencionamos el Ola Política, existe una división interna en la FARC cuyo origen es anterior a la firma del Acuerdo, y que se expresa hoy con mayor claridad con las declaraciones y falta de conocimiento sobre el paradero de Iván Márquez y el Paisa.

Pero la división dentro de los diferentes grupos políticos es normal, lo que preocupa en el caso de la FARC es que se manifiesta justo durante la implementación del Acuerdo.

La forma más clara de esa división está en la respuesta oficial del Comité Político del partido como respuesta a la carta que los dos líderes mencionados enviaron al Congreso, por una parte la declaración indica que “En la carta de Iván y Oscar se expresan opiniones personales legítimas” y manifiestan que ninguno de los dos está fuera del Acuerdo en este momento, pero por otra parte se encuentra en desacuerdo pues “no son posibles aún dictámenes definitivos a la luz de los balances sobre los resultados arrojados por la fase de implementación temprana”

Este espaldarazo pero al mismo rechazo de las palabras de Márquez y El Paisa, reflejan que el debate alrededor de los Acuerdos no es exclusivo de la clase política, y está generando una gran presión en los miembros del nuevo partido.

Críticas al gobierno

Pero al menos en las críticas al gobierno, los miembros de la FARC se encuentra de acuerdo. En sus palabras: “Resulta inaceptable la tesis gubernamental de que no hay recursos para la implementación; que ese es un problema del anterior gobierno, que hizo acuerdos sin tener cómo financiarlos. Con ese argumento no se puede fraguar lo que sería el mayor de los incumplimientos, hacer apagar la llama de la paz con la asfixia presupuestal y financiera”

Pero además la FARC muestra como medirá la verdadera voluntad de paz del gobierno de Iván Duque, y que revisarán en el presupuesto del Plan Nacional de Desarrollo que se tramita en el Congreso, observando la definición de los presupuestos plurianuales en los detalles de lo firmado en el Acuerdo.

La situación para el partido es de doble batalla, mientras intentan animar a sus propios líderes de continuar con la implementación, revisarán la voluntad de paz del gobierno alrededor de esa misma implementación. Las decisiones judiciales, la forma como el nuevo gobierno garantice la implementación, e incluso las decisiones de la JEP frenta a los que no se conoce su paradero, medirán el pulso de la paz en construcción heredada al gobierno Duque.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*