LA TORMENTA ARGENTINA PROVOCADA POR EL GOBIERNO DE MACRI

Análisis Por

El gobierno de Mauricio Macri en la Argentina despertó en los ciudadanos de ese país una ola de indignación nacida principalmente de las dificultades en materia económica que ha tenido en el año y medio que lleva de gobierno, para los argentinos, el país se ha tornado hacia un escenario de encarecimiento constante de los precios, además de la precarización laboral y la falta de oportunidades a la que se han sumido, acompañado además de una desaceleración económica que no se veía en el país austral desde la crisis de finales de los 90’.

Mauricio Macri gobierna el país sudamericano desde Diciembre del año 2015, tiempo en el que impulsó una serie de medidas económicas dentro del país, muchas de ella por la vía autoritaria, pues utilizó los decretos con fuerza de ley como arma para  cambiar algunas normas en dicho país. Los efectos de estos bruscos cambios no se han hecho esperar, tan solo en 2016 la economía argentina no obtuvo crecimiento de su PIB, incluso, según el INDEC (Instituto Nacional de Estadística y Censos), para ese año la actividad económica tuvo una contracción del 2,3%, datos que son mejores que los suministrados por consultoras privadas que determinaron que la caída era peor y llegaba incluso al 2,8% de reducción.

Pero no solo en el ámbito económico ha tenido problemas, en el político las cosas no son mejores, Mauricio Macri ha creado una fuerte polarización en la Argentina actual, en donde, los que apoyan su gestión son especialmente los empresarios a quienes les ha abierto las puertas económicas con un plan de desregulación de los mercados, pero que ha perjudicado especialmente a los ciudadanos de a pie, incluso electores que votaron creyendo que al elegirlo mejorarían las condiciones de vida en el país.

El desempleo que durante los últimos 4 años del gobierno de Cristina Fernández se mantuvo abajo del 7,3%, ha aumentado durante el primer semestre del año 2017 hasta tocar el 9,2%, su punto más alto desde el periodo anterior al gobierno de Fernández, con una fuerte subida de la informalidad y una precarización del mercado laboral.

El presidente argentino actualmente se enfrenta a un contexto desfavorable tanto interna como externamente, está utilizando recetas que se han formulado en el pasado para la economía del país austral que no han tenido un impacto realmente positivo en la economía, actualmente, mantiene planchada1 la tasa de cambio, siendo una receta ya utilizada por el “menemismo” (gobierno de Carlos Menem) en la década del noventa, en el cual, se vendían activos estatales y se sacrificaba la riqueza del país a costa de conseguir dólares que tuvieran la capacidad de mantener la paridad del cambio de divisa y así mismo una paridad de Poder Adquisitivo “artificial” en Argentina, sin embargo, este modelo demostró tener un límite.

Dado lo anterior, se hace necesario un consenso en Argentina entre el gobierno y los diferentes sectores políticos, económicos y de ciudadanos en el país que permitan vencer las tormentas que tiene la Argentina y las que se avecinan, sólo mediante el entendimiento puede ser posible conseguir un desarrollo armónico, aunque Macri se ha mostrado como un dirigente autoritario y con una seria dificultad de escuchar a los ciudadanos, esa terquedad que parece no ha permitido hacer política económica que beneficie a todos por igual.

  1. Mantener planchada la tasa de cambio significa que el gobierno hace todo lo posible para mantenerla en un nivel bajo, consiguiente, crear una valorización “artificial” de su moneda, es el mismo modelo que se implementa en la Venezuela de maduro y que ya, en el pasado han utilizado “neoliberales” en argentina.

Administrador Público. Trabajó para la Fundación Proyecto Emprender, capacitando jóvenes en los barrios deprimidos de Buenos Aires. Líder de opinión en temas Urbanos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*