¿Las más grandes “manzanas podridas” de la justicia?

Análisis Por

Ser Magistrado de una Alta Corte en Colombia, debería ser sinónimo de honor, además de considerarse la cúspide de la carrera de los más altos juristas del país. Un trabajo ejemplar para todos aquellos que ejercen en el aparato judicial, y para los ciudadanos quienes se supone pueden ver en estos altos órganos la representación máxima de la justicia del país.

Pero nada de lo anterior parece ser en nuestro país, después de que la corrupción ha llegado a congresistas, gobernantes, exgobernantes, privados, y entes de control, la “olla podrida” de la rama judicial abre una profunda reflexión, no solo del sistema, sino también de la cultura alrededor de estas profesiones.

¿Cómo es esta línea de escándalos cada vez más enredada?

 

Leónidas Bustos

Leonidas Bustos, fue Presidente de la Corte Suprema de Justicia, pero las revelaciones alrededor de sus actuaciones ponen en tela de juicio la dignidad con la que llevó a cabo la labor de su cargo.

El 27 de junio, gracias a las revelaciones de la DEA, en grabaciones que comprometían al ahora capturado exfiscal Gustavo Moreno, y el exgobernador Alejandro Lyons, mostraron que en la Corte no solo existía una puerta giratoria ya conocida en la que altos magistrados o sus familiares y amigos pasaban a otros altos cargos a cambio de ese, sino que también cambios de dádivas por influir en nombramientos, ternas, y por supuesto decisiones judiciales.

Se descubrió que tanto la expareja de Bustos, como su actual esposa habían tenido altos cargos nombrados o elevados por el entonces Procurador Alejandro Ordóñez. También está el testimonio del Senador Musa Besaile que aceptó haber pagado 2000 millones de pesos al abogado Moreno, para que la Corte Suprema dilatara una investigación en su contra por parapolítica. Besaile dijo que Moreno llamaba “Papá” a Leonidas Bustos dentro de las negociaciones por la suma de dinero.

Y para cerrar con broche de oro, según revelaciones de El Espectador, Bustos al terminar su periodo, iniciado en 2008 durante el Gobierno Uribe, hizo firmar una especie de “paz y salvo” a sus magistrados auxiliares donde declaraban que él siempre actuó frente a ellos acorde a la Ley. Bustos ahora tiene una investigación en la Comisión de Acusaciones del Congreso, donde solo dos veces en la historia ha avanzado de forma efectiva un proceso.

 

Francisco Ricaurte

Ricaurte también fue Presidente de la Corte Suprema de Justicia, y fue capturado ayer, cuando la Fiscalía le notificó que era por los delitos de: tráfico de influencias, cohecho, peculado, y enriquecimiento ilícito. Y pasa a la historia como la primera persona en haber sido capturada luego de ser Presidente de la Corte.

A diferencia de Bustos, esta investigación la lleva la Fiscalía porque los hechos relacionados con el Senador Besaile ocurrieron en los años en que Ricaurte ya no era Magistrado y Bustos si.

En este caso, el propio exfiscal Moreno afirmó que Ricaurte había recibido al menos 500 millones del soborno a Besaile, y que incluso había quedado molesto porque esperaba más dinero.

 

Gustavo Malo Fernández

Como si dos expresidentes de la Corte Suprema no fueran suficientes, ahora está el caso de uno actualmente en el cargo de magistrado, a quien Moreno se refirió diciendo “el magistrado Malo sabía”.

Este magistrado según la confesión de Moreno, sabía de todo lo que ocurría con el caso del Senador Besaile y estuvo en las reuniones entre el exfiscal Moreno y el exmagistrado Ricaurte.

Pero esto no sería todo, un exmagistrado auxiliar, José Reyes afirma que existían suficientes pruebas para capturar a Besaile y que el magistrado Malo lo sacó porque era una “molestia” dentro de ese proceso. Además las revelaciones afectarían a otro exmagistrado auxiliar de ese despacho, se trata de Camilo Ruiz quien al trabajar con Malo se habría supuestamente reunido con el Senador Besaile para tratar este tema. Es decir, Malo habría sacado a un magistrado auxiliar que al parecer quería hacer lo correcto y usar a otro para terminar de tramitar el soborno.

El problema estas evidencias también deben pasar por la Comisión de Acusaciones, y Malo ya se ha negado a renunciar, aunque sus compañeros le han pedido retirarse.

¿Qué tanto falta por revelarse del llamado “Cartel de la toga”?

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*