Las medidas de Duque para detener el horror en el Cauca

Análisis Por

A las recientes masacres en el Cauca, se le suman nuevos asesinatos el pasado fin de semana, que se concentran en miembros de la comunidad nasa, aunque el riesgo es latente en otras regiones del departamento.

Oscuro fin de semana en el Cauca

La situación sigue tensa, luego de asesinato de Fabián Eduardo Rivera, que hacía parte de la Unidad Nacional de Protección (UNP), que escoltaba al líder indígena Bernardo Ciclos, a esto le sigue otro ataque a escolta de la UNP en el nororiente del Cauca, para conocerse más tarde el ataque al coordinador de la Guardia Indígena de Toribío, Arbey Noscué, quien logró escapar, mientras otro compañero no sufrió la misma suerte, y luego el asesinato del comunero Jesús Mestizo de la Asociación Indígena Avelino UI, de la que además, era fundador.

Finalmente, el domingo al terminar el día, fueron heridos Oveimar Silva y Luis Ángel, en Corinto, en medio de un atentado contra la Guardia Indígena.

La respuesta del Presidente Duque

Como lo contamos en Ola Política, en el Cauca, convergen varias de las problemáticas propias del narcotráfico, y posteriores a la firma del acuerdo de paz con las FARC, y cabía la pregunta de si al gobierno se le estaba saliendo de las manos el departamento, algo que se puede observar con mayor claridad luego del lamentable fin de semana que se vivió en esa región.

En Popayán y acompañado del ministro Botero (que esta semana enfrentará precisamente una nueva moción de censura), y de la Gobernación, el presidente Iván Duque, dio a conocer una serie de medidas para enfrentar lo que ocurre en el Cauca.

Ya se había anuncia el envío de 2.500 efectivos al departamento, y ahora el envío de la Fuerza de Despliegue Rápido Fudra 4, y sumado a ello, una serie de medidas sociales para enfrentar las causas del narcotráfico, en especial a través de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), lo que incluye a varios municipios del departamento, como priorizados luego de la firma del acuerdo de paz.

Los planes, incluyen la implementación de mejoras a los programas de atención en la región, como Familias en acción, Jóvenes en acción, el programa Mi Negocio (300 emprendimientos de familias vulnerables), el programa de seguridad alimentaria Iraca, y programas de infraestructura, pero surgen varias dudas, pues este llamado Plan de aceleración social en el Cauca, estará a la cabeza del Alto Comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, pero no se explica por qué hasta ahora dichos planes sociales que ya existían, no generaban resultados contra la violencia.

Es importante destacar el esfuerzo por la inversión social del gobierno, pero, por un lado, lo hace a través de mecanismos que tienen una población objetivo, y no hablan de cómo llegarán a más o a nueva población, fuera de los planes de Prosperidad social, tampoco, se entiende como planes de largo plazo producirán resultados para mitigar la violencia en la región este mismo año, algo que parece descargarse sobre las tropas enviadas al departamento, una medida que ya ha demostrado que no se mantiene en el tiempo con tanta efectividad.

El gobierno tiene la opción de pensar en más y mejores formas de atacar las causas del narcotráfico en la región, buscar medidas acordadas con la población, e impactar más habitantes por fuera de los programas sociales ya establecidos.

De todas formas, urge detener la muerte y tragedia que rondan en el Cauca, y es de resaltar que el presidente tome cartas en el asunto, se tendrá que darle tiempo para demostrar que sí funcionan.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*