Las preguntas en el reinicio de las negociaciones con el ELN

Análisis Por

Lejos de terminar totalmente el conflicto armado, el Gobierno del Presidente Santos tiene claro el desafío que posee con las negociaciones de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Colocar a la negociación en un punto de no retorno, es al menos fundamental para garantizar la necesidad de que el próximo presidente, sin importar su orilla política, esté dispuesto a continuar con el proceso, pero ese escenario es cada día más lejano.

Con la apertura esta semana de una nueva ronda de negociaciones, son varias las dudas que tendrá que resolver el actual Gobierno para entregar un proceso maduro, y que genere confianza entre los colombianos.

¿Tendrá éxito el nuevo Equipo Negociador del Gobierno?

Primero, luego de la salida de Juan Camilo Restrepo y su equipo, el Presidente le apuesta por una figura para flexibilizar más la negociación y acelerarla, justo la queja que se escuchaba alrededor de la gestión de Retrepo.

El nuevo Equipo liderado por el exvicepresidente Gustavo Bell, tiene un verdadero reto entre manos. Por un lado con una guerrilla que se organiza y toma decisiones de forma muy distinta a las FARC, y por el otro porque los días del actual gobierno están contados, y eso hace que tenga meses y no años para concretar avances significativos.

¿Continuará el cese al fuego bilateral?

Esta es además la pregunta del millón hoy. Ayer las partes no llegaron a una conclusión sobre si continuar o no con el cese al fuego, una decisión sumamente compleja. El ELN considera que su contraparte no cumplió con el cese, y por lo tanto no se puede prorrogar como está pactado hoy, además ese grupo guerrillero tendría varias condiciones nuevas para su concreción, como repensar el modelo petrolero.

Por su parte el Gobierno también busca pactar nuevas condiciones para el cese al fuego, y esas condiciones podrían estar relacionadas con los incumplimientos ocurridos en departamentos como Chocó y Nariño, e incluiría mayores garantías para esas regiones.

¿Qué tanto afectará lo electoral a la negociación?

La temperatura política del país no favorece tampoco la celeridad de la negociación. Pues en tiempos electorales son muchas las dudas que se hacen los guerrilleros sobre las garantías de tomar con confianza o no el acuerdo.

El Director de Cambio Radical ha manifestado que en caso de llegar al poder, terminarían con la negociación, lo mismo que Alejandro Ordóñez, y eso al final podría incluir al uribismo, quien puede pedir condiciones (como en su tiempo quiso con las FARC) que son inaceptables para negociar por parte de esa guerrilla.

Ese panorama siembra la duda sobre una negociación más allá del 7 de agosto, y también hace que dependa de los resultados de las presidenciales.

¿Afectará el estado de la implementación del actual Acuerdo de paz con las FARC a la negociación con el ELN?

Sin duda alguna, la implementación del Acuerdo con las FARC preocupa al ELN. Por una parte por la forma como el Congreso asumió banderas en contra de partes estructurales del acuerdo del Teatro Colón, y también por las dificultades que se presentan para implementar en los tiempos establecidos ese acuerdo.

El ELN bien podría repensar la forma de implementar su acuerdo, sobre todo porque a diferencia del actual Acuerdo de paz con las FARC, el ELN si busca cambios sustanciales en la forma como el estado colombiano comprende su modelo económico.

Un desafío gigante, pero con muchas esperanzas de un país donde las guerrillas y conflicto armado sean algo del pasado, será quizás la última y más ambiciosa apuesta del actual Gobierno. ¿Funcionará?.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*