Las últimas horas del “Fast-Track”

Análisis Por

”En un desafío inimaginable, se convirtió la aprobación de las leyes que rodean la implementación del Acuerdo de paz. La creación del “Fast-Track” en su momento se dio para precisamente aprovechar las “mayorías” en el Congreso a favor de la paz y hacer un implementacion exitosa.

Pero luego de las decisiones de la Corte Constitucional y de la fractura de la Unidad Nacional por motivos electorales, los proyectos cruciales de la implementación han venido quedando heridos. Y hoy 30 de noviembre, muerte esa “vía rápida” y con ella la posibilidad de aprobarlos.

El sacrificio de la Reforma Política

Incluso el ahora exministro de Juan Fernando Cristo, había presentado reservas del proyecto de Reforma Política que él mismo radicó, y había indicado que ya no era el ideal en el marco de la implementación del Acuerdo de paz.

Con ese panorama el ahora Ministro del Interior Guillermo Rivera, hizo a un lado las esperanzas sobre esa Reforma, y pidió literalmente “pasar la página”, para darle prioridad a los demás proyectos del Acuerdo de paz.

Todo queda en manos del Senado

Con la aprobación de la conciliación de la JEP en la Cámara ayer (96 votos si, 20 por el no), todo el peso de estos proyectos pasó al Senado. Por ahora el panorama pinta mejor para la Jurisdicción Especial de Paz, donde se espera que el Senado apruebe los textos ya conciliados.

Lo más polémico es que no solo se quedaron las inhabilidades aprobadas por el Senado para los nuevos Magistrados de la JEP, sino que con proposiciones como las del Representante David Barguil se añadieron más. Así las cosas solo falta una plenaria del Senado para su aprobación, y será la Corte Constitucional la que de la última palabra al respecto.

Pero las 16 circunscripciones de paz la tienen más difícil, ese proyecto ha sido rechazado no solo por el Centro Democrático (que se opone a todo proyecto relacionado con el fin del conflicto), sino además por los Conservadores, que a su juicio no ven con buenos ojos la ubicación de esas circunscripciones y las relacionan con el narcotráfico.

Una grave decisión pues al final son las víctimas y sectores sociales los que podrían tener un espacio allí, pero con posturas como las del Senador Uribe, se requiere buscar propuestas que retrasarían la marcha de dicha participación (como una reforma constitucional que sin “Fast-track” dejaría hasta el próximo gobierno a las víctimas por fuera) la muerte de las jurisdicciones sería un hecho.

La decisión es compleja, de hecho, el Embajador de Noruega envió un mensaje al Congreso: “Les insto a que su labor legislativa refleje igualmente el espíritu de lo acordado por las partes y se distancie de la introducción de la propuestas que desvíen la esencia de lo pactado”

Llamados urgentes, que ahora podrían convocar a la comunidad internacional a que Colombia haga valer lo acordado. ¿Estará el Congreso a la altura de la paz del país en estas últimas horas del “Fast-Track”?.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*