¿Llegó la hora de la izquierda en México?

Análisis Por

Andrés Manuel López Obrador se presenta por tercera vez a una elección presidencial en México, en las dos últimas oportunidades perdió primero contra Felipe Calderón por menos de 500 mil votos, y en la siguiente por una diferencia mucho más amplia de más de 3 millones frente a Enrique Peña Nieto.

El candidato de izquierda hoy según los últimos estudios electorales tiene un 92% de probabilidades de ganar la presidencia, y supera por 20 puntos a menos de un mes de las urnas a su competidor más cercano el candidato del Partido de Acción Nacional (PAN) de corte conservador Ricardo Anaya Córtes.

El candidato oficialista José Antonio Meade del Partido Revolucionario Institucional (PRI) del actual presidente, busca acercarse a Anaya pero su diferencia con López Obrador sigue siendo muy amplia.

¿Qué puede significar una victoria de la izquierda?

López Obrador como candidato del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en coalición con Encuentro Social (PES) y los partidos del Trabajo (PT), representa en México la historia de una izquierda que ha estado más cerca que nunca de llegar al poder.

De hecho, en las dos últimas elecciones el candidato de Morena ha denunciado fraude ante sus dos últimos contrincantes y ha reclamado para él la victoria. Su perfil es menos técnico que el de sus dos rivales, y su coalición ha recibido el apoyo de antiguos enemigos, pero su cercanía con los votantes mexicanos se ha vuelto indiscutible.

A diferencia de los perfiles de muchos líderes de izquierda latinoaméricana López Obrador conocido como AMLO, revive varios principios combinados de los discursos de izquierdas y derechas, por un lado, cree fielmente en la lucha contra la pobreza y la desigualdad, pero además considera esencial una burocracia controlada, bajo un régimen de austeridad que permita trasladar esos recursos a esa lucha.

Fue jefe del Gobierno del Distrito Federal, lo que equivale en Colombia al Alcalde Mayor de Bogotá, como segunda autoridad electa de mayor relevancia, y es en ese ejercicio de gobierno donde se destacan varias de sus actuales fortalezas. Se le critica una política más asistencialista, con beneficios a los adultos mayores de 70 años, entregando un auxilio a más 385 mil beneficiarios, pero se destaca su trabajo en educación fundando la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, entregando un nuevo Hospital Público, además realizó una inmensa renovación urbanística en la capital.

Claro que Ricardo Anaya no pierde la esperanza, el candidato del PAN tiene sólo 39 años, es aún más joven que el candidato presidencial colombiano Iván Duque (41 años), y su vida política ha estado en una escalada de éxitos al interior de su partido. Fue Diputado y presidente del PAN.

Como Diputado Anaya ha dirigido varias de las más importantes reformas que ha propuesto el actual presidente Peña Nieto (aunque este sea del PRI), y además ha logrado la conformación de la actual coalición que lo mantiene segundo en las encuestas.

Anaya tiene el desafío de haber puesto en enemistad a su partido con su propio expresidente Felipe Calderón, y aunque intenta superar la ruptura, no ha logrado consolidar una imagen que lo catapulte a superar a AMLO, y su tiempo para cerrar la diferencia se agota.

Después de más de 70 años de hegemonía del PRI en el poder, y de dos Gobiernos del PAN (Vicente Fox y Felipe Calderón), y el fin del actual Gobierno del PRI con Peña Nieto, ¿Llegó la hora de la izquierda en México?

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*