Lo que ha cambiado en Colombia desde la visita del último Papa

Análisis Por

La última vez que un Papa vino a Colombia fue en 1986, cuando Juan Pablo II llegó con un claro mensaje de reconciliación y consuelo en momentos igualmente difíciles para el país.

El año anterior a esa visita, el país había vivido dos terribles episodios, el primero, la toma del palacio de justicia, que cobró la vida de magistrados, empleados y visitantes, además de dejar al emblemático edificio en ruinas, y en segundo lugar, el desastre de Armero, con más de 23 mil víctimas es la catástrofe más grande de la historia del país.

El electo gobierno de Virgilio Barco asumiría pronto la presidencia, y en 1986 el Gobierno de Belisario Betancur mantenía diálogos con las guerrillas, temas a los cuales el Juan Pablo II se abocó, pidiendo un compromiso de paz por parte de los colombianos, reconciliación y esperanza.

Pero Colombia ya no es el país que conoció en ese momento el Papa, ¿Qué ha cambiado desde entonces?

1. La paz más cerca que nunca

El país que parecía tener un proceso de paz imposible en sus manos, logró finalmente un acuerdo con la guerrilla de las FARC, y se encuentra en plenas negociaciones con el ELN además de un cese al fuego con esta última guerrilla.

Los que antes se encontraban alzados en armas cuando vino Juan Pablo II, ahora se encuentran en la vida civil, organizando su Partido político, y preparándose para las elecciones de 2018.

Es este el momento en el que más cerca puede estar el país de tomar acciones para despejar de grupos armados las zonas más afectadas por la violencia. Pero el escepticismo sobre el proceso, y los llamados a volver a tumbar lo acordado, bien pueden ser una alarma para un país en el que si bien se lograron acuerdos, hace falta la reconciliación.

El gobierno bien puede crear el ambiente para que dicha reconciliación se pueda dar, pero son los colombianos quienes tienen ese papel de decidir si crear un nuevo futuro, o enfocarse en lo negativo del conflicto, una tarea más relacionada con la conciencia social, que con política o lo judicial, de ahí la importancia del mensaje del Papa.

2. El país de la Constitución de 1991 y el progresismo.

En 1991 el país presenció el nacimiento de nuestra actual Carta Magna, con sus beneficios y problemas, Francisco llega a un país donde el aparato del Estado se ha transformado, y entes como la Corte Constitucional han hecho cambios de acuerdo a las realidades.

La adopción y el matrimonio igualitario, el aborto en tres casos específicos, o la eutanasia, son temas que han ido transformando a la sociedad colombiana a lo largo de estos años. El actual Papa reconoce esas diferencias, y sabe que la Iglesia Católica juega un importante papel en la resistencia o apoyo a esos cambios.

3. Un sistema político imperfecto pero más plural

No es el sistema político más inclusivo, ni el ideal, pero a diferencia del bipartidismo que recibió a Juan Pablo II, Colombia hoy goza de un sistema político con partidos en todos extremos.

El enfrentamiento político está encarnizado, y el tono con el cual se ataca a cada lado hacen de Colombia un país donde todos se sienten aludidos. Francisco tendrá el reto de hablar a todos los sectores, y aún más, el reto de llegar con ese mismo mensaje de paz a cada bando, sin buscar tomar un claro partido que termine empeorando la polarización, aunque ya mucho se especula sobre su apoyo o dudas sobre el Acuerdo.

4. Un país que vuelve a debatir la injerencia de lo religioso en el Estado.

Durante los últimos años un debate ha cobrado gran vigencia en el país, por un lago con un Exprocurador que considera que existen principios religiosos que sí deben ser tenidos en cuenta a la hora de que el estado tome decisiones. Como al decir que el hecho de que un Ministro de Salud sea ateo se relaciona con su gestión y resultados.

También cuando una Senadora como Viviane Morales promueve un referendo para intentar que las parejas del mismo sexo no pueda adoptar, basada en su definición de una familia optima, defendida por gran parte del cristianismo (que ella misma profesa) y el catolicismo.

Ahora con la visita del Papa en plena campaña electoral, seguramente varios de los temas que hablará podrían estar en el sentido de dicha campaña y ser usados más adelante, así personalidades como Morales no sean católicas.

¿Qué pasará con esta Colombia que recibe al Papa Latinoamericano?

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*