LOS BANDOS POR EL MUNDO LIBRE

Análisis Por

Lo ocurrido en días pasados en la reunión del G7, que reúne a los países más industrializados del mundo tiene ahora divididos a sus miembros en varios temas. Mientras el Reino Unido se prepara para salir de la Unión Europea (UE), Estados Unidos no ve con buenos ojos el Acuerdo de París sobre Cambio Climático, además del debate generado alrededor del proteccionismo.

La Canciller Alemana Angela Merkel, levantó su voz hacía estadounidenses y británicos, y mantiene una distancia respetuosa que augura una compleja relación hacía futuro con las dos potencias, además de mencionar que ya no son de completa confianza, dijo: “nosotros los europeos debemos tener nuestro destino en nuestras manos”. El pasado 30 de mayo el Presidente Trump, hizo varios tweets mencionando el tema en la red social diciendo: “Tenemos un MASIVO déficit comercial con Alemania, además paga mucho menos de lo que debería por la OTAN y (la alianza) militar. Es muy malo para Estados Unidos. Esto cambiará”

La salida de Obama del poder, y llegada de un beligerante Trump, parece un reflejo de quienes realmente terminan siendo los actuales defensores del mundo libre en el debate de las potencias. Los desaires del Presidente de Francia Emmanuel Macron en su saludo a Trump, y las conclusiones finales de la reunión reflejan el rompimiento.

Por un lado, creyentes de la importancia del Cambio Climático, el Primer Ministro canadiense Justin Trudeau, Macron, y Merkel, y por el otro lado un Trump que intenta frenar a sus pares asiáticos sobre este tema, logró que en la resolución final de la reunión no existiera consenso. Además el Presidente estadounidense dijo que esta semana tomaría la decisión de salir o no del Acuerdo de París.

Pero si Trump ganó ese espacio, perdió el del proteccionismo, al cual se comprometieron a luchar en el documento firmado al terminar el evento, y tanto Trump como el Reino Unido, tuvieron que firmar.

También se vieron abocados a enviar un mensaje a Rusia sobre el incumplimiento al Acuerdo de Minsk que recordemos es el Acuerdo para el fin de la guerra en el este de Ucrania, entre fuerzas de ese país y pro-rusos. El tema es relevante, pues el Presidente Trump, sigue enfrentando investigaciones por su relación con ese país.

Trump logró eso sí, una mención al hecho de que cada país tiene un poder soberano de controlar a su gusto las fronteras y de acuerdo a su seguridad nacional, otro tema álgido, debido no solo a la construcción del muro con México, sino también a las medidas bloqueadas por el poder judicial estadounidense frente al deseo del Presidente de impedir el ingreso de migrantes de una lista de países de medio oriente.

Un tema que llegó hasta China, que no se mostró de acuerdo con la declaración que hizo el G7 y que afecta su posición en la disputa marítima con Japón, dos gigantes con su propio conflicto sobre temas fronterizos.

Pero la parte que más consenso generó fue la lucha contra el terrorismo, rechazando lo ocurrido en días pasados en Manchester, y ante todo, haciendo un llamado por el terrorismo digital.

La reunión demuestra un futuro complejo, de unas potencias divididas por infinidad de temas, que ahora deben volver a replantearse lo que ya se consideraba consenso. ¿En qué terminarán las diferencias de estos bandos?

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*