LOS CAMINOS DE CRISTO

Análisis Por

El saliente Ministro del Interior Juan Fernando Cristo, ha dado bastante de que hablar con su renuncia,  no solo porque deja un trabajo de largo aliento en el segundo Gobierno del Presidente Santos, sino, porque el camino que le espera rumbo a una candidatura presidencial viable no será nada fácil.

TRAYECTORIA

Cristo es un político de vieja data, conocido por la historia de su padre  el también político Julio Cristo Sahium, asesinado por el ELN en 1997, desde entonces participa en cargos de elección popular, donde impulsó importantes proyectos como la Ley de Víctimas, para luego ser Presidente del Senado en 2013.

Desde entonces la agenda del Gobierno Santos se movió en el Congreso contra viento y marea gracias al trabajo del  Congresista, que finalmente decidió no lanzarse a un nuevo periodo en 2014, convirtiéndose después de la victoria del Presidente en Ministro del Interior

EL PERFECTO MINISTRO PARA EL CONGRESO

Cristo fue el perfecto Ministro para el Congreso, gran conocedor de los pasillos tanto de Cámara como de Senado, ha gestionado la aprobación de los Proyectos fundamentales para el Proceso de Paz, como también ha buscado impulsar varias leyes y reformas esenciales para el Gobierno.

El Presidente logró tener una poderosa carta de gestión parlamentaria, desde donde pidió hundir proyectos, en un contexto donde el uribismo, sería un factor fundamental de  desequilibrio en la oposición, que no se presentó mientras Cristo era presidente de esa corporación.

Entre sus últimas proezas está la de hundir el Referendo contra la adopción de personas solteras, divorciadas y parejas del mismo sexo. Sin lugar a dudas, un Ministro que lograba mover las fichas de una Unidad Nacional más desmantelada en este segundo periodo presidencial.

LOS CAMINOS PARA CRISTO

Pero mientras en lo político Cristo ha sido visto como un hombre progresista, radicando leyes como la que prohíbe las corridas de toros en el país, o defendiendo los derechos de la comunidad LGTB, en las encuestas aún no aparece con fuerza o simplemente no aparece, y a falta de una personalidad como Uribe a sus espaldas, el Exministro tendrá que llevar a cuestas la desfavorabilidad del Gobierno que lleva defendiendo 7 años.

Las bases políticas organizadas, e incluso maquinarias de varios sectores, respetan e invitaron al entonces Ministro a participar de las presidenciales, varios Congresistas lo consideran una persona conciliadora y profundamente conocedora de la política nacional, pero al mismo tiempo ante la ciudadanía, solo ha sido la mano derecha de un Presidente con bajísima aprobación popular.

El primer paso, será reposicionarse dentro de su colectividad, un partido que no carece de pre-candidatos, mientras tiene a unos que ya aparecen en las encuestas como Humberto De La Calle, o Juan Manuel Galán, o aparecen otros, como los Senadores Luis Fernando Velasco, Viviane Morales o Edinson Delgado, a quienes tendrá además que derrotar en el Congreso Nacional de esa colectividad que se celebrará el 26 y 27 de Julio.

Este camino es imprescindible para aprovechar sus fortalezas en el apoyo parlamentario, con miras a una candidata presidencial viable.

El segundo paso, es el más complejo, lucharse el resto de las bases de la Unidad Nacional, enfrentándose esta vez con el Exvicepresidente Germán Vargas Lleras, y demostrando que al mismo tiempo puede derrotar a la posible coalición entre corrientes de derecha y el uribismo.  

Pero ¿Cómo posicionarse?, para mostrarse como el candidato que defenderá el Proceso de paz, tendrá que destronar a De La Calle, para hablar de lucha contra la corrupción, tendrá que enfrentar el discurso de los verdes y al mismo tiempo la oleada de críticas por ser parte del Gobierno Santos, y para mostrarse como un gran gestor, no solo de Congresistas, sino también de obras y políticas, tendrá que destronar al mismo Vargas.

Aun así, subestimar a Cristo parece un grave error, el hombre que logra las imposibles en el Congreso, puede convertirse en el hombre que logre los imposibles en las urnas. ¿Prosperará?.  

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*