Los pilares para el desarrollo de Colombia

Análisis Por

Todos hemos escuchado por lo menos una vez la frase “el que no avanza retrocede”, pues esta es la realidad de Colombia tal y como lo demostró el último estudio sobre competitividad del foro económico mundial publicado a finales de septiembre, el cual nos dejó un sabor entre amargo y dulce, dado que en términos del índice de competitividad Colombia logró mantener su puntaje de 4.3 sobre 7 lo cual de por sí es un buena noticia, pero al mismo tiempo Colombia retrocedió en el ranking global 5 puestos al pasar del 61 al 66 dentro de 138 naciones.

El sabor dulce que nos deja este informe es el hecho de que efectivamente estamos logrando mantener el progreso alcanzado en la última década que trajo mejoras en la competitividad, pues el índice global de competitividad mejoró y logró mantener esta mejora, pero al mismo tiempo nos recuerda que hay países que lo están haciendo mejor, lo cual importa no por la comparación, sino por el hecho de que la nación más competitiva es la que obtiene el mayor provecho del comercio exterior y puede desarrollarse mejor en un mundo interconectado.

Entonces la pregunta que debemos hacernos es ¿cuáles son los factores que están limitando nuestra competitividad y por ende están limitando nuestro crecimiento económico?, teniendo esta pregunta en mente y según el informe del foro económico mundial encontramos que hay tres grandes ítems en los que Colombia se raja, los cuales en orden de relevancia son: infraestructura, instituciones e innovación, estos tres factores nos explican principalmente el rezago en competitividad de Colombia. El ítem de instituciones hace referencia a la eficiencia administrativa del estado, su relación con el resto de la sociedad y la capacidad que este tiene para satisfacer la demanda de bienes públicos, el ítem de innovación hace referencia al desarrollo científico técnico y la generación de nuevo conocimiento y por último infraestructura.

Una política de desarrollo basada en la mejora de la competitividad de la economía debe obligatoriamente abarcar estos 3 elementos que son los limitantes reales de la competitividad de la economía, se debe realizar un énfasis principal al desarrollo de la infraestructura en el sentido amplio del mismo, donde el desarrollo vial es uno de los elementos a mejorar, el siguiente a mejorar de forma apremiante son las instituciones, este abarca la credibilidad del estado, la eficiencia administrativa, la eficiencia del sistema judicial y la provisión de bienes públicos; y por último mejorar la innovación y el desarrollo científico técnico .

Cada uno de estos tres factores tiene una explicación de cómo afecta la competitividad y son conocidos de una forma amplia, por ejemplo la infraestructura y el atraso vial de Colombia más el hecho de la práctica inexistencia de un sistema ferroviario, junto con el desuso de los ríos navegables o el atraso en el sistema portuario y aeroportuario, son problemas típicos de infraestructura en el país, pero es en este punto donde Colombia ha venido desarrollando una política fuerte en mejorar la infraestructura en especial los últimos 8 años con las vías 4G y las grandes inversiones  en aeropuertos y en estudios de la rehabilitación del magdalena para su navegabilidad, esto indica que vamos en camino a superar este problema, en el mediano plazo.

Aunque el ítem de mayor prioridad a mejorar es la infraestructura por su gran impacto sobre la competitividad el otro que genera gran alarma es el problema institucional que Colombia tiene, este problema salta a la vista cuando vemos que el puntaje de la República Democrática del Congo por concepto de instituciones es igual al de Colombia, en este concepto no solo nos estamos refiriendo a la vulnerabilidad del estado ante la corrupción y lo alarmante de lo mismo, sino también al proceso del estado o problemas en el cumplimiento de sus funciones, principalmente en lo referente al poder judicial, y es que la justicia colombiana goza de ser un generador de problemas por la incapacidad de judicializar y de llevar el imperio de la ley a todos los colombianos en todo el territorio nacional; pero también está la administración misma del estado.

Y es que aparte de la ineficiencia de la justicia que se ve reflejada en sus largo tiempos y engorrosos procesos, el estado colombiano tiene un problema que es la tramitología, este problema se ha tratado de abordar para reducir su incidencia, un ejemplo de esto es la ley antitrámites del gobierno, cuyo objetivo ha logrado cumplir pero puede seguir desarrollándose. Además de la tramitología  el gobierno debe examinar el proceso administrativo en busca de reprocesos, como cargos públicos mal definidos que generan exceso de funciones o falta de las mismas, junto con una política de  profesionalización de la planta de funcionarios del estado, que debe pasar de los mecanismos de selección de la politocracia a la meritocracia en especial en las entidades regionales que es donde este problema es mucho más marcado y genera mayores ineficiencias.

Y de último tenemos el problema de la innovación, que se reduce a la falta de recursos que se le destinan a la investigación y al desarrollo de la ciencia y tecnología, tanto en el sector privado como en el sector público. Esta falta de inversión o destinación de recursos limitan el desarrollo de la innovación y pasan su factura de cobro al limitar los proceso de desarrollo o innovación de tecnologías que podrían mejorar la productividad y por ende la competitividad de la nación y dado que en el corto plazo no hay indicios de un cambio este problema seguirá limitando nuestro crecimiento.

El gobierno santos ha avanzado principalmente en los dos primeros conceptos que desmejoran nuestra competitividad, pero se requiere un mayor esfuerzo para superar el atraso de infraestructura que posee Colombia, como también un gobierno más gerencial que como la ley antitrámites, la prioridad de la eficiencia de la administración pública, la simplicidad de la misma y con un trabajo mancomunado con la justicia para agilizar sus procesos; más una política de mejoramiento de innovación, es lo que Colombia requiere si desea ser más competitiva y tener un crecimiento sostenido.

Economista y Magíster en Economía de la Universidad Externado de Colombia. Ha sido Docente de la Universidad Externado, El Bosque, y UDCA. Asesor y consultor junior en modelación macroeconómica.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*