MANO LO estamos esperando…

Análisis Por

En días pasados los colombianos, pero en especial los bumangueses, despertamos con una desafortunada noticia: El hijo del alcalde de Bucaramanga; el constructor Rodolfo Hernández Suárez, habría firmado y autenticado en notaria una coima (o contrato de corretaje) con un contratista por el negociado del denominado “Botadero de Basuras”. Como si se tratara de un episodio del seriado de Netflix titulado “NARCOS”, el burgomaestre hace alianzas con todo un “cartel de contratación” y termina colocando a toda una ciudad a sus pies quienes darían a cambio 100 millones de dólares (ese es el valor de la coima) siempre y cuando el contratico les fuera otorgado.

Esos trescientos mil millones de pesos que recibirían los familiares del alcalde por dicho negocio, seguramente terminarían con las futuras intenciones políticas de su familia, pero asegurarían el futuro económico de su prole por las próximas generaciones. ¡La verdad es que a los colombianos ya nada nos sorprende, lo único novedoso de este nuevo escándalo de corrupción es la evidente falta de confianza que existe entre las partes, quienes no contentos con dejar por escrito semejante hecho ilícito lo mandan a autenticar en notaria seguramente con el ánimo de darle un toque de legalidad a semejante delito!!    En otras palabras, en Bucaramanga se pudrió la sal, que vergüenza.

Ahora bien, vale la pena recordar que el interés de familia Hernández Oliveros por el negocio de las basuras no es del todo nuevo y que este fue evidenciado por MANOLO AZUERO en su columna de opinión en Vanguardia Liberal titulada “Los patronos de Chocoa” en el año 2012 y que fue gracias a dicha columna que la comunidad santandereana se enteró de lo lucrativo del negocio y del entramado de poder y dinero que existía ; mejor dicho, gracias a MANOLO AZUERO fue que ese negociado no se pudo hacer. En esa época (hace apenas 5 años), podríamos decir (al mejor estilo de los seriados de Netflix) que MANOLO trabajaba para los buenos, pero los tiempos cambian y ahora MANOLO trabaja para los HERNÁNDEZ. Los bumangueses hemos perdido a quien ayer veíamos como una oportunidad de cambio, perdimos a un joven que sin pelos en la lengua ponía el dedo en la llaga al menor olor de corrupción, perdimos a un joven apasionado que entendía que los dineros públicos son sagrados y que para llegar a ser alguien en la vida no es necesario tomar atajos. La verdad es que todos estamos sedientos de jóvenes como él …

MANO LO estamos esperando …

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*