PANORAMA IDEOLÓGICO Y ELECTORAL PARA 2018

Análisis Por

Colombia basado en sus resultados electorales, y en la forma como se moviliza a unas nuevas elecciones Presidenciales, crea un panorama especial para que cada sector piense en el capital político con el que podría llegar o no a Casa de Nariño.

En las últimas elecciones los diferentes sectores se atrincheraron en la segunda vuelta en cada uno de los candidatos. Mientras la conservadora Marta Lucía Ramírez anunciaba su apoyo al candidato uribista Óscar Iván Zuluaga, gran parte de las fuerzas de izquierda, sectores independientes, académicos, y conservadores disidentes del proyecto de Ramírez, decidieron apoyar en bloque al Presidente Juan Manuel Santos, provocando su victoria y reelección.

Ahora la historia podría no ser tan clara, pues en ausencia de un adhesivo tan poderoso como la paz, los sectores se han disperso en el mapa electoral, con gran diversidad ideológica. Recordemos que cada electorado es distinto y que a un año de las elecciones es normal que no se formen aún las grandes coaliciones que obliguen a eliminar candidaturas inviables.

Ola Política consultó a varios opinadores, columnistas de nuestro portal y expertos, sobre la ubicación ideológica de cada uno de los candidatos y que eventualmente podría acercarlos a una coalición, aunque esta no es la única variable. En la imagen observamos de izquierda a derecha a los candidatos ubicados según su proximidad ideológica, y su cercanía al centro más moderado.  

Además, en Colombia según el dato más reciente de LAPOP (Latin american public opinion project) publicado en su página web, en una escala de 1 a 10, donde 1 es izquierda y 10 es derecha, los colombianos se ubicaron de la siguiente forma: Los números 1, y 2 que son más de izquierda, corresponden al 11,67%, mientras 3 y 4 más cercanos al centro son el 15,08%, las personas que se identificaron con el 5 como totalmente de centro son el 27,62%, mientras de derecha, pero más cercanas al centro 6 y 7 son el 15,75%, más hacia la derecha en 8 y 9 15,75%, en la extrema total de 10, 14,52%.

En números grandes la izquierda, con la centro-izquierda sería porcentualmente de apenas 26,75%, en el centro estaría un 27,62% y la derecha, con la centro-derecha y la extrema derecha un 45,82%. (LAPOP, Colombia 2014)

 

OPORTUNIDADES DE CADA SECTOR

La izquierda sigue teniendo un electorado muy limitado, no solo a la luz de quienes se sienten identificados con su espacio ideológico, sino también con quienes se aglomeran con sus candidatos en las encuestas, de igual forma en 2014 la candidata de izquierda Clara López, no obtuvo ni el 20% de los votos en primera vuelta.

Otro dato interesante es cuánto sumarán los independientes, y si las personas realmente los colocan como candidatos de centro, o los ubican en la centro-izquierda, o la centro-derecha, candidatas como Claudia López, son ubicados por los expertos en una centro-izquierda moderada, mientras Sergio Fajardo, más hacia el centro.

Los precandidatos Liberales, son puestos más cercanos al centro, pero algunos de ellos como Galán, ligeramente más hacia la derecha, lo que refleja un electorado que todos ellos pueden sumar en la centro izquierda y derecha, y que en parte se aglomeró con Juan Manuel Santos en 2014, aunque eso no significa que hagan el mismo movimiento en 2018.

Germán Vargas Lleras, es puesto más hacia la derecha, con políticas más neoliberales en lo económico, y la visión de una sociedad más tradicional-conservadora, más similar a la de Alejandro Ordóñez y Marta Lucía Ramírez, aunque menos derechista que la de ellos o de los precandidatos del uribismo como María del Rosario Guerra.

El propio Alejandro Ordóñez, con su visión tradicional de sociedad, Estado austero, y nacionalismo efervescente, además de halagar a los movimientos populistas que se han levantado alrededor del mundo, es puesto más hacia el extremo derecho, junto con Marta Lucía Ramírez, y los precandidatos uribistas.

 

CONCLUSIONES

  1. Los independientes, la izquierda y liberales desunidos no llegarán a ninguna parte

Dentro de la información de la división ideológica consultada por LAPOP, tenemos a todos los que conforman el electorado, incluso aquellos que se abstienen, y eso representa un gran desafío para los independientes y la izquierda, que históricamente no han logrado conquistar la presidencia y mientras no logren llevar nuevos electores a las urnas que superen al electorado conservador, desunidos solo podrían provocar su derrota conjunta en primera vuelta.

 

  1. Liberales tienen más cancha para lograr coalición

Mientras el liberalismo se mantiene más hacia el centro, y además tienen la forma de llamar más electores, son el centro ideal para llamar a una coalición, que por ahora no parece ver la luz, y que posiblemente terminará forzada ante la inminente llegada de un sector más de extrema derecha con electorado más grande y coalición más probable.

 

  1. Germán Vargas Lleras mantiene la estrategia

Por ahora todo indica que Vargas quiere mantener la estrategia de Santos – 2014, que es obligar a todos los sectores que no están con el uribismo y los conservadores más derechistas, para que lo apoyen en una segunda vuelta. Una tarea compleja, pues de llegar muy fracturados a primera, es probable que el Exvicepresidente se quede sin el pan y sin el queso, además muchos de estos sectores no parecen interesados en verse obligados a repetir lo ocurrido, menos aún cuando muchos creen que ya no existe un “Proceso de paz” por salvar.

 

  1. Uribismo quiere repetir formula: derecha + extrema-derecha

El uribismo y la derecha en general, saben que su electorado sigue siendo muy significativo en el país, y que además muchos de ellos están dispuestos a ir a las urnas. El único problema es que se configure un (todos contra el uribismo), o que el descrédito desanime a más de un elector a ir de nuevo a las urnas por uno de sus candidatos, que ya no tendrán la imagen de Óscar Iván Zuluaga, sino de otro ungido por el Expresidente Uribe.

Ese electorado será tambiénalimentado con las filas de las iglesias cristianas que mantiene el discurso anti-lgtb, además de los conservadores más católicos.

Otro desafío la imposibilidad de irse contra un Gobierno desprestigiado como Santos, pues a diferencia de 2014, todos los candidatos sean de donde sean, buscarán posicionarse como candidatos de cambios y renovación dentro de su rango ideológico.

Con tal panorama, el país se prepara para recibir al sucesor del Nobel de Paz, con una idea clara, quién logre la mayor coalición, gana, y en el sector más fragmentado de los independientes, la izquierda, y el centro, recae la gran pregunta.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*