¿POR QUÉ LA CONSULTA OPOSITORA VENEZOLANA NO DETENDRÁ LA CONSTITUYENTE?

Análisis Por

Venezuela clama por salidas, clama para que la violencia cese, clama por democracia. Y ayer el país que no quiere a Maduro como su Presidente y se encuentra sumido en una crisis sin precedentes, fue a las urnas para expresar lo que una Constituyente podría finalmente callar, sus deseos de cambio.

¿Cómo solucionar los problemas de esta nación?, parece la pregunta del millón, de una economía dependiente del petróleo, cuyos precios internacionales no mejoran, y acorralada por una clase política aferrada al poder.

Ahora frente a los resultados de la consulta opositora ¿Qué podría pasar?. Recordemos que los resultados fueron de aproximadamente 7,1 millones de votos, muy similar a la votación obtenida por Henrique Capriles cuando perdió la presidencia ante Nicolás Maduro (7,2 millones de votos), o como cuando la oposición se tomó las mayorías de la Asamblea (7,7 millones de votos). A pesar de esto, dadas las circunstancias adversas, la violencia y que el proceso de estuvo dirigido por el CNE, bien podrían verse como una victoria.

Ahora bien, resultados de la consulta convocada por la Mesa de Unidad Democrática (MUD) no son vinculantes, menos cuando Maduro los considera una “consulta interna” de ese sector, aunque sí cabe destacar que en las últimas horas se ha referido a este tema con un tono conciliador.

Todos los medios internacionales han destacado la masiva participación, y la contrastaron frente a la votación simbólica que se hizo como ensayo para la Constituyente, la cual no parece tener punto de comparación con la votación expresada ayer, incluso en los barrios chavistas donde las personas también salieron a participar.

VICTORIA MORAL

Para la oposición es una victoria moral, para Maduro una demostración de su impopularidad y la situación del país, pero para un cambio real en Venezuela es solo un pequeño paso. Mientras tumbar al actual régimen no solucionaría de un día para otro el desabastecimiento por ejemplo, una consulta con claras mayorías, aunque simbólica, demuestra lo indefendible: que Venezuela quiere un cambio de gobierno.

Fuera de dicho análisis, el desgaste para el régimen es mínimo, por tres motivos:

Primero, incluso los observadores internacionales en su mayoría, son históricos críticos del régimen, y van desde Expresidentes como Andrés Pastrana de Colombia, hasta Vicente Fox de México, lo que no genera mayor cambio en los consensos sobre la situación del país.

Segundo, el efecto internacional no demuestra ser superior a lo que hasta ahora hemos visto, lleno de declaraciones o cartas sin mayor efecto, organismos como la OEA, no demuestran una actitud contundente de apoyo para activar medidas reales contra el régimen. Máxime su Secretario General se manifiesta crítico a Maduro y a favor de la consulta.

Tercero, la Constituyente sigue su curso, sin participación opositora, ante la incertidumbre de la posible manipulación una vez llegue a las urnas, y como la mayor amenaza a la democracia de ese país.

¿Qué debe seguir?, la oposición ya tendrá una demostración en urnas de su capacidad de convocar ciudadanos para demostrar su descontento a Maduro, y además consolida sus formas de movilización a futuras elecciones. Fuera de esto será Maduro el que ante la presión tendrá la última palabra.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*