¿Qué significa la captura de Francisco Galán para una posible negociación con el ELN?

Análisis Por

Alias “Francisco Galán”, o Gerardo Bermúdez, fue capturado por los delitos de secuestro extorsivo, hurto calificado y agravado, y homicidio culposo en concurso homogéneo (así lo anunció la Fiscalía el pasado domingo), todo esto por los hechos ocurridos el 17 de septiembre de 2000, donde 64 personas que se encontraban en establecimientos públicos en el kilómetro 18 de la vía Cali-Buenaventura en el Valle del Cauca, fueron secuestrados por el Frente José María Becerra del ELN.

Aunque con la Resolución presidencial 001 del 18 de enero de 2019, se revocaba su designación como gestor de paz, que lo mantenía lejos de la cárcel, su designación no se inició en el intento de diálogos con ese grupo armado en el gobierno de Juan Manuel Santos, sino, en las conversaciones que mantuvo con el entonces presidente Álvaro Uribe en 2006.

Desde 2005 el entonces Comisionado de paz, Luis Carlos Restrepo, anunciaba la condición de representante del ELN de Francisco Galán para intentar conversaciones con el gobierno, decisión que le permitía salir de su lugar de reclusión, en el que se encontraba desde 1992.

La Fiscalía General afirma que en los hechos ocurridos en el 2000, Galán era miembro activo del ELN, y estuvo involucrado en el secuestro, pero también incluye a 8 miembros del Comando Central del ELN, varios de ellos al parecer todavía en Cuba, desde que se suspendieron los diálogos con ese grupo:

  1. Nicolás Rodríguez Bautista, alias Gabino.
  2. Eliécer Herlinto Chamorro Acosta, alias Antonio García.
  3. Israel Ramírez Pineda, alias Pablo Beltrán.
  4. Rafael Sierra Granados, alias Ramiro Vargas.
  5. Carlos Arturo Velandia Jagua, alias Felipe Torres.
  6. Alias Carlos Segundo o Caliche 7. Alias Nicolás o Niko.
  7. Fernando Sánchez Sánchez, alias Élite.

Una negociación cada vez más improbable

Cuestionarse o no la decisión judicial, y la posibilidad de que Francisco Galán destrabara una posible salida negociada con el ELN, es uno de los temas que más reacciones ha generado su captura, por ejemplo, el senador Iván Cepeda, conocido defensor del Acuerdo de paz con las Farc indicó:

“Al retirar la condición de gestores de paz a personas como ‘Francisco Galán’, el gobierno habilitó nuevamente su encausamiento judicial y rompió la posibilidad de que estas personas siguieran contribuyendo a lograr diálogos de paz que el país necesita con el ELN.” (Ver Tweet)

Entre tanto, el senador Roy Barreras afirmó:

“Cuando el gobierno decide retirar condición de gestores de paz a quiénes intentan hacer la paz y convencer a otros de dejar la guerra está volando los puentes del diálogo.” (Ver tweet)

Por supuesto, miembros del Centro Democrático, han celebrado la acción de la justicia, aunque haya sido el mismo gobierno del presidente Álvaro Uribe fue el primero que concedió a Francisco Galán la oportunidad de continuar en libertad con sus mensajes en búsqueda de la paz.

Este exguerrillero es una de las voces que pedía constantemente a sus excompañeros del ELN a dejar las armas, a buscar una salida negociada, y seguir un camino similar al de las Farc. Pero, desde 2008 fue expulsado como vocero de ese grupo, y abandonó toda posibilidad de un contacto que abriera las puertas a una verdadera salida negociada.

Más tarde, el gobierno de Juan Manuel Santos, inció negociaciones con ese grupo armado a inicios de 2017 en Ecuador, país que se retiró como garante luego de las acciones de ese grupo en ese país, y pasó a Cuba, donde se congelaron hasta la entrada del gobierno del presidente Iván Duque, que las cerró definitivamente producto del atentado a la Escuela General Santander.

El ELN tampoco ha mostrado señales que buscar una salida negociada, o dar pasos que muestren una voluntad de cesar la violencia o sus acciones de control sobre el territorio, por el contrario, fueron rechazados sus accioes en el pasado paro armado decretado por este grupo la semana pasada, y la tensión que sigue creciendo en el Catatumbo en su batalla contra el EPL y las Fuerzas Armadas, lo que ha dejado a la población en medio de duros enfrentamientos.

El gobierno Duque nunca se ha mostrado en disposición de una agenda que lleve tampoco a la negociación, pero si ha puesto una serie de condiciones que podrían permitirla según las declaraciones del actual comisionado de paz, Miguel Ceballos, entre ellas el cese de sus acciones militares. Pero, mientras la situación en las regiones sigue siendo tensa, el crecimiento del ELN sumamente evidente (se cree que ha aumentado en 3 mil su número de miembros), y su control del territorio en expansión, solo se convertirá en una nueva versión de las Farc, y el símbolo de un conflicto que parece no terminar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*