SEMANA DE REFLEXIÓN SOBRE LA POLÍTICA CRIMINAL

Análisis Por

El propósito mismo de la Semana Santa, en Colombia, tiene una clara referencia religiosa, y debería a todos los líderes políticos en el país, ponerlos a reflexionar sobre el papel que la Iglesia aún tiene en las decisiones que toma Estado.

Una mujer muerta en el Centro Comercial Santafé, por un asesino que salió de la cárcel por la debilidad de un sistema que no pudo proteger a esta mujer, es el reflejo de una política criminal que por años ha sido ambigua. Y ahora, aunque no cobije a los condenados por homicidio, si se plantea que por otros delitos puedan salir hasta 40.000 presos, ¿El motivo?, como su nombre lo indica (Ley de Jubileo), una razón religiosa.

Mientras para algunos es un tema decantado, para otros la creación de la Ley de Jubileo, que ya tiene al menos tres propuestas, y se da a razón de la visita del Papa Francisco en septiembre, es una clara muestra de un Estado que parece no superar el capítulo de la independencia con la Iglesia.

En el mismo senado donde se aprobó el polémico referendo para que personas solteras, y parejas del mismo sexo no puedan adoptar, aún cuando la legislación mundial y las pruebas científicas dictan lo contrario, en ese mismo senado, se lanzaron estas iniciativas.   

 

DIFERENCIAS

La Ley del Gobierno Nacional, estipula la rebaja de una quinta parte de la pena, por una sola vez, excluyendo a los delitos graves, entre ellos el feminicidio, delitos de lesa humanidad, desaparición forzada, entre otros. Además se aplicaría para los condenados antes del 16 de Marzo de 2017.

El Partido de la U, propuso con los senadores Armando Benedetti, y Roy Barreras, una ley que rebaje una sexta parte de la pena, sin incluir también a los delitos graves, consagrados por el derecho internacional humanitario, y para condenados antes del 6 de septiembre de 2017 (fecha de la visita del Papa Francisco)

Mientras el Centro Democrático propone una Ley que reduzca la quinta parte de la pena, sin incluir delitos graves, como el proyecto del Gobierno y desde la fecha de la promulgación de la Ley, con la diferencia de hayan cumplido al menos el 50% de la pena, y un juez valore que cumplan los requisitos.

 

¿LOS MOTIVOS?

En un país marcado por la violencia, hacinamiento en las cárceles, y una política criminal efectiva que está en veremos, la pregunta que salta a los espectadores, ¿Cuál es la razón para liberar a tal número de condenados?

Varias de estas leyes, no invocan solo al Papa Francisco y su visita como el motivo, pues saben que sería abiertamente inconstitucional, en un Estado laico, pero sin ese argumento ¿Qué otro se podría expresar?

El Ministro de Justicia, Enrique Botero afirmó: “es una medida de política criminal fundamentada en aspectos humanitarios, de sensibilidad, rehabilitación de la pena y del resurgimiento de quienes han sido castigados y merecen un nuevo acogimiento en el seno de la sociedad”

Es decir una medida de “política criminal”, para sin mayor medida de verdadera rehabilitación, sacar de un plumazo una cantidad gigantesca de presos.

Mientras tanto el Senador Álvaro Uribe, afirmó sobre su proyecto: “no puede ser que a los cabecillas del terrorismo les den total impunidad y no haya una rebaja de penas significativa para los presos colombianos”.

Entonces el Expresidente, defensor de que no haya impunidad, propone que lo mejor sea extender esa supuesta impunidad del Acuerdo de paz, a todo el mundo.

 

ARGUMENTOS RELIGIOSOS

No faltan los que justifican la medida, como resultado directo de la visita, a eso el Senador Benedetti ha dicho: “Como viene el Papa en septiembre se radicó un proyecto que habla del jubileo y eso significa una reducción de la sexta parte de la condena”

La Senadora Guerra del Centro democrático dijo: “Con la visita del Santo Padre, se busca la posibilidad de tener un acto de generosidad con la población carcelaria”

 

¿UN PROYECTO LÓGICO?

Yesid Reyes, Exministro de Justicia, y reconocido penalista, afirmó: “Sugerir una rebaja en las sanciones porque el papa visita Colombia es otra manifestación de populismo punitivo, porque no es una iniciativa encaminada a desarrollar ninguna de las posibles finalidades teóricas de la pena”

Dicha finalidad es según las Sentencias de la Corte Constitucional “buscar la resocialización del condenado”, fuera de ese motivo, cualquier razón producto de una causa religiosa, o extrajurídica, parece sacada de un Estado que sin una política criminal coherente.

El mismo Fiscal General Néstor Humberto Martínez, dijo: “Llegándose al extremo que la propuesta beneficiaría a personas sindicadas de delitos de corrupción, al punto que su aprobación implicaría la libertad inmediata de los procesados por el escándalo de Odebrecht”

Además el propio Exministro Reyes afirmó: “Desde el punto de vista de política criminal es tan poco sensato reducir la duración de las sanciones por la presencia del Santo Padre en nuestro país, como hacerlo cada vez que se produzca un eclipse solar”

Como ya se ha afirmado, falta seriedad para enfrentar el hacinamiento carcelario, y motivos técnicos y jurídicos, para llevarlos a un Congreso que legisle con coherencia sobre ese tema. Un proyecto de Ley para reflexionar durante la “semana mayor”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*