Un choque de trenes que parece inevitable

Análisis Por

A la fuerte división provocada por las objeciones que presentó el presidente Iván Duque a la Ley Estatutaria de la JEP y que provocó un primer terremoto político de reacciones como lo contamos en Ola Política, se podría unir uno de los más poderosos choques de trenes vistos en la historia reciente del país.

La Corte Constitucional decidió discutir el derecho de petición presentado por el presidente de la Cámara de Representantes Alejandro Carlos Chacón, y que abriría la puerta en la corte para emitir un auto sobre las objeciones presidenciales, antes de ser discutidas en el congreso.

Ya se había generado un rumor de temores entre los congresistas de que incurrirían en prevaricato pues las objeciones en esencia son cosas que ya ha fallado la Corte Constitucional según el senador Roy Barreras, o la representante Juanita Goebertus (quién lideró la primera réplica en medios de toda la oposición), o del exministro Yesid Reyes, quienes han afirmado que las objeciones no son en el fondo por inconveniencia, sino por inconstitucionalidad, toda vez que sobre eso ya se pronunció la corte.

En este mismo bando está la Procuraduría en cabeza de Fernando Carrillo, quien solicitó a la corte declarar improcedentes las objeciones, pues además de este argumento, la Ley Estatutaria pasó por fast track, y según el acto Legislativo 02 de 2016 el presidente Duque carece de competencia para objetarla.

El auto que está en cabeza del magistrado Antonio José Lizarazo, recogería estos dos argumentos, y añadiría que la Corte Constitucional sí tiene competencia para pronunciarse al respecto, citando la sentencia C-080/2018.

La respuesta

La decisión se podría tomar hoy, y en caso de no resolverse la Corte Constitucional podría aplazarlo para la próxima semana (según fuentes del tribunal al interior también se vive un intenso debate), pero el auto pediría al congreso devolver la Ley al presidente para ser sancionada, cerrando la puerta a su discusión en el Congreso, y lo que podría provocar una posible respuesta de los entes de control en caso de hacerlo.

El presidente del senado Ernesto Macías, que al igual que los demás parlamentarios del Centro Democrático (CD) está de acuerdo con las objeciones, podría terminar encarando a la corte, pues en un tweet en las últimas horas afirmó: “Por mandato constitucional el Congreso de la República tiene la facultad y la obligación de tramitar las objeciones a un proyecto de ley. Entre las ramas del poder público debe existir respeto, independencia y colaboración armónica; pero nunca temor reverencial”

Las reacciones más duras han sido del propio jefe natural del CD, el senador y expresidente Álvaro Uribe: “La Corte Constitucional fue instituida para salvaguardia del Estado de Derecho, no para derogarlo” y remató diciendo: “La Corte Constitucional, por atender a un Gbno comprometido con la Farc, aceptó que un Plebiscito pudiera ser sustituido por una proposición del Congreso, Y ahora algunos pretenden que le arrebate las competencias al Pte de la República del nuevo Gobierno”

Si el auto de la corte (como todo lo indica), ordena al Congreso devolver la Ley Estatutaria de la JEP al presidente, y el presidente del Congreso se niega, o si se devuelve, pero el presidente Iván Duque se niega a sancionar la Ley, nadie sabe exactamente que procedimiento seguir, ¿Se avecina una tormenta política?.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*