UN DEBATE PENDIENTE: LUCHA FRONTAL A LA CORRUPCIÒN

Análisis Por

Corrupción es una palabra que en Perú ha venido sonando en los últimos días, luego de que su Presidente se disculpara por el caso de uno de sus asesores, y anunciara una abierta lucha contra ese mal en ese país.

El Kuczynski no solo propuso crear una serie de parámetros para elegir a los asesores Presidenciales, sino que buscará que estos tengan “muerte civil” es decir que nunca vuelvan a tener un trabajo para el Estado por el resto de sus vidas.

Ahora bien, sean o no paños de agua tibia en el vecino país, lo que queda claro es que la corrupción no es un tema de poca importancia en la región. De hecho en el ranking de Transparencia Internacional, Latinoamérica es considerada como una de las regiones más corruptas del mundo. Mientras regiones como Africa u Oriente Medio, registran índices mucho peores.

En Suramérica lo peor calificados con Venezuela, con el puesto 158 en el ranking mundial, seguida de Paraguay con el puesto 130, mientras Brasil que ha sido uno de los casos más sonados este año, en la entrega del ranking de 2015 se ubica en el puesto 76, es decir con menos corrupción que Colombia ubicada en el puesto 83, por encima de Perú que está en el puesto o Ecuador en el puesto 107.

¿CUÁLES  SON LOS PAISES MENOS CORRUPTOS?

Chile en el puesto 23 de los menos corruptos, es uno de los casos menos críticos del informe en 2015, a pesar de las grandes revelaciones de corrupción en ese país el año pasado y lo que ha transcurrido en el 2016, mientras Uruguay es el ejemplo regional con el puesto 21 del ranking.

A nivel mundial se destaca el liderazgo de Dinamarca como el país menos corrupto, seguido de Finlandia, y en el continente americano Canadá con el noveno lugar.

EL CASO COLOMBIANO

En Colombia la corrupción no ha cambiado mucho en los últimos años, aunque al menos no es el país más corrupto de la región, si tiene grandes desafíos en este tema, con un puntaje de a penas 37 sobre 100. Mientras entre 1991 y 2010 la corrupción le costó al país unos $189 billones, el 4% del PIB en esos 19 años.

Situación que no ha cambiado en los últimos Gobiernos como se evidencia en el informe. Algo que podría deberse al hecho de que el país se ha concentrado en otros temas, como su conflicto armado interno, aunque no le sirven de excusa.

Algunos políticos Colombianos, han hablado de la necesidad de acompañar, cualquier intento de transformar el país con una decidida lucha contra la corrupción, entre ellos se destaca la Senadora Claudia López quien ha afirmado: “En el país no puede existir una verdadera paz si no se combate el otro gran mal que desangra a la nación y que es la corrupción

Humberto de La Calle también había anotado la gravedad en este asunto: “Es verdad que los circuitos de la corrupción comienzan en la política, en particular en la política local. Es allí, en el seno de las formas vigentes de gobernanza donde se gesta la corrupción” e incluso afirmó “Queremos mejorar la política. Más limpia. Más abierta. Más incluyente. El esfuerzo para lograr un quehacer político digno de confianza se hará con todos los partidos y movimientos. Y con las Farc después de su ingreso a la democracia”

Por ahora la lucha espera a que la política del país vuelva a concentrarse en este flajelo, con intentos fallidos en su lucha como la Reforma de Equilibrio de Poderes, que perdió sus armas más destacadas para limpiar a la rama judicial de este tema. También durante el Gobierno del Presidente Santos se ha promovido leyes como la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública, o temas como el Estatuto Anticorrupción, o Estrategia Nacional de la Política Pública Integral Anticorrupción.

Todo esto en un país que aún no saborea avances contundentes en el tema que mejoren radicalmente sus índices en este tema.

Queda esperar que Colombia afronte el desafío de una lucha más frontal, y decidida contra la corrupción, aunque hoy todos los micrófonos se centren en la un Acuerdo de paz, que de implementarse destaparía el debate hacía temas tan críticos como este.

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*