Un mes de Duque: el presidente sin luna de miel

Análisis Por

El primer mes del presidente Iván Duque, se ha caracterizado por decisiones polémicas, pero todavía muy moderadas de lo esperado, de un equilibrismo total en su forma de tratar a las diferentes fuerzas políticas, y de sus dificultades para tener mayorías parlamentarias.

Sin luna de miel

Duque no tuvo la llamada “luna de miel” de cada primer mandatario que llega nuevo a la Casa de Nariño, a diferencia de sus inmediatos antecesores, su aprobación está en poco más del 40%, una respuesta natural a varios anuncios poco populares en especial en materia tributaria.

Ampliar el IVA a toda la canasta familiar, grabar a más personas naturales, y disminuir impuestos a los empresarios le han cobrado a Duque puntos en las encuestas, pero a diferencia de lo que se cree esto no ha restado su capacidad de mediación, pues en la reunión con los sindicatos, Duque anunció que considera aprobar la disminución al pago en salud de los pensionados que había congelado Santos, aunque propone hacerlo gradualmente.

Quiere cumplir lo prometido

Sus anuncios en materia tributaria cumplen lo prometido en campaña con respecto a las empresas, pero en otros aspectos el presidente también ha buscado cumplir su palabra, primero, en temas relacionados con la Consulta Anticorrupción, además de radicar proyectos para implementarla (aunque se espera que radique 5 más), el presidente cumplió su palabra de invitar a votar y votar efectivamente. Esto lo alejó de su partido que, a pesar de anunciar el apoyo en el Congreso, terminó llamando a la consulta “engañosa”.

Duque también cumplió su palabra sobre la dosis personal, con un polémico decreto que haría incautar cualquier cantidad de droga encontrada, y prohibir efectivamente su consumo en espacio público, también cumplió con sus primeras visitas anunciadas, a San Andrés donde prometió un avión ambulancia que ya estaría en funcionamiento.

¿Mayorías en el Congreso dudosas?

Con el Centro Democrático, el Partido Conservador, Colombia Justa Libres, MIRA, y sorpresivamente el Partido de la U y ASI, Duque se anota poco más de la mitad del Congreso. Pero esas mayorías son débiles, por un lado, porque la U tomó la decisión bajo una profunda división, que podría terminar con liquidar ese partido, y por el otro, porque hasta ahora no se ha notado una total unidad entre lo que propone el presidente, lo que propone su partido y el apoyo legislativo para lograrlo.

Duque aún no se pronuncia abiertamente a favor del aumento del salario mínimo autoría del propio senador Uribe, como tampoco de un proyecto de ley que busca cerrarle la puerta a la Comisión de la Verdad y la JEP para pedir documentación confidencial a organismos del Estado, entre otras medidas.

Ahora se vienen proyectos difíciles, como la misma Reforma Tributaria, las reformas para lucha contra la corrupción, y la reforma a la justicia.

El mediador

Se creía que Duque cerraría la puerta a un diálogo con el ELN, y aunque ese proceso entró en un evidente limbo, ha mostrado disposición de negociar siempre que se cumplan una serie de condiciones.

También el presidente mostró capacidad de negociación al convocar a la reunión de los sectores que promovieron la Consulta Anticorrupción, y en la cual estuvo el mismo senador Timochenko, una muestra de intentar seguir adelante en estos temas sin fijarse en los antiguos conflictos de su partido con Santos.

Aún falta un largo camino para recorrer y en un mes como dice el profesor Alejo Vargas, no se puede hacer un análisis profundo de un gobierno, el tiempo dirá como Duque se impone ante las circunstancias.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*