UNA VENTANA A LA IGUALDAD DE OPORTUNIDADES: “SER PILO PAGA”

Análisis Por

Un programa educativo que reconoce el mérito y contribuye a eliminar la desigualdad educativa regional en nuestro país. El sistema educativo además de estar  compuesto por las instituciones educativas donde los estudiantes van esperanzados en encontrar las herramientas para un futuro más prometedor,  está conformado por  una serie de relaciones sociales que involucran diversos grupos de personas, actores sociales y múltiples políticas gubernamentales, cuyos objetivos y finalidades no tienen que ser exactamente los mismos, pues las necesidades o problemáticas  a resolver van cambiando a medida que se aborda cada elemento del sistema educativo, es aquí donde el programa “Ser Pilo Paga” entra como un elemento de esta gran estructura llamada sistema educativo, que como política pública busca afrontar  una problemática y contribuir al mejor funcionamiento del sistema educativo.

Ahora bien, es importante entender que el sistema educativo no solo busca formar a los jóvenes para el mundo laboral sino también es el mecanismo mediante el cual la sociedad transmite el bien público del conocimiento, en el cual atesoramos nuestra cultura y valores que nos definen como sociedad. Por ende, es parte integral del sistema educativo reforzar una serie de valores que como sociedad consideramos importantes promover, y es en esta dimensión que se debe evaluar la política de “Ser Pilo Paga” en la dimensión de la equidad.

Es en esta proporción que hay que evaluar esta política de fomento a la educación que en esencia es la reivindicación de que el mérito y el trabajo son valores que deben ser reconocidos, es una política que por medio de la generación de un incentivo positivo a los excelentes estudiantes transforma la cultura ciudadana, y se contrapone a la cultura del dinero fácil que el narcotráfico logro inculcar en grandes esferas de la sociedad. En las regiones este programa está actuando como una ventana de oportunidades para los jóvenes más desfavorecidos, solo tienen que estar comprometidos a ser los mejores estudiantes para cambiar su realidad; siendo además un incentivo para que las familias le apuesten a la educación de sus hijos, y que refuerza la importancia de inculcarles el principio de la excelencia y las virtudes necesarias que una persona necesita para lograr la superación.

El programa pilo es un mecanismo de cambio cultural al reconocer el esfuerzo que los estudiantes realizan día a día en busca de un mejor futuro, donde lo que importa es el trabajo y no el azar de nacer en cuna de oro o de estar ubicado en la ciudad correcta.

De igual forma, el plus del programa no son las becas a los estudiantes que sean los mejores del país, sino el desembolso monetario para el sostenimiento de los mismos durante su periodo de estudio, pues éstas en sí mismas atacan una de las principales causas de deserción estudiantil.  Para nadie es un secreto que se puede estudiar y trabajar al mismo tiempo, hay miles de estudiantes que se la juegan cada día en jornadas sobre humanas para sacar adelante sus sueños, esa es la verraquera que tenemos de impronta los colombianos, pero es más fácil solo estudiar y los resultados son mejores si la persona puede ir descansado a las clases, por eso el  sostenimiento que el programa PILO le permite a esto jóvenes, los jóvenes pobres de Colombia el programa pilo dedicarse a solo estudiar.  

Además, el sostenimiento de las necesidades a los estudiantes les permite migrar a las ciudades donde están las mejores universidades del país, pues un número significativo de excelentes estudiantes no son oriundos de municipios donde hay fácil  acceso a la educación superior, incluso residen en municipios donde no existen universidades publicas ni privadas, si las personas quieren acceder a la educación superior tienen que trasladarse obligatoriamente; y no es realista pensar  que en cada municipio de Colombia haya una universidad.

El subsidio de manutención es  realmente el factor que diferencia a esta política educativa,  de las demás formas de financiamiento de la demanda educativa, pues le esta garantizando los medios físicos para que los jóvenes, en su mayoría menores de edad, puedan estudiar, aunque sus familias no posean  los recursos para sostenerlos en las universidades y menos en una universidad localizada en otra ciudad, pues un joven pobre de la Orinoquia colombiana, del Baudó o de la alta Guajira le es imposible acceder a la Universidad Nacional de Colombia por más aplicado, inteligente y buen estudiante que este sea, solo porque no posee los medios materiales para trasladarse a Bogotá y sostenerse los cinco  años que dura la carrera universitaria.

El  programa “Ser Pilo Paga” no  debe ser la única forma para garantizar el derecho a la educación para los jóvenes de escasos recursos, sino también las universidades públicas deben ser fortalecidas y financiadas como centros del desarrollo del conocimiento y la investigación, donde todos puedan tener acceso a la educación superior; un país educado es un país libre y desarrollado.

Economista y Magíster en Economía de la Universidad Externado de Colombia. Fue docente de la Universidad Externado, Ex-analista de deuda del Ministerio de Hacienda. Asesor y consultor en modelación macroeconómica.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*