Violencia sin límites en la Franja de Gaza hace un llamado al mundo

Análisis Por

La tensión aumenta en la Franja de Gaza luego de la muerte de 60 palestinos en medio de las protestas por la llegada de la Embajada de Estados Unidos a Jerusalén desde Tel Aviv.

Hasta ahora ni para Naciones Unidas, ni la Unión Europea, Israel ha logrado dar una explicación aceptable sobre lo ocurrido. Entre los fallecidos al menos 6 niños, uno de 8 meses, y según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, a los manifestantes se les disparó a 700 metros de la valla.

Según el Alto Comisionado: “Le dispararon a un amputado doble, ¿qué amenaza puede representar un hombre doble amputado desde el otro lado de una valla ancha y fortificada?”, y advirtió “El uso de la fuerza letal debe ser el último recurso, no el primero y debe responder a una amenaza a la vida. El intento de saltar o dañar una valla, o lanzar cocteles molotov no es claramente una amenaza de muerte”

Pero esas palabras parecen solo describir una pequeña parte de la inmensa crisis de la zona, desde el 30 de marzo inició “La marcha del regreso”, que busca que los palestinos regresen a las zonas que les fueron despojadas en 1948 al crearse el Estado de Israel, y ya ha dejado más de 100 muertos.

Las sanciones por parte del Consejo de Seguridad de la ONU quizás nunca ocurran, pues Estados Unidos ha defendido la acción israelí, y con su voz de veto en ese consejo se obstaculizará cualquier sanción.

Lejos de una decisión que lleve a la paz, el traslado de la Embajada decretado por Donald Trump parece una verdadera bomba a una inestable zona.

Sudáfrica, Turquía, e Irlanda han retirado a sus embajadores, y se esperan más pronunciamientos sobre lo ocurrido, aunque luego de tantos hechos violentos en Gaza, el mundo no parece moverse frente a una clara masacre.

Para Isarel se trató de acciones para detener el ingreso de terroristas del movimiento islamista Hamas, y alegó que estos usaron escudos humanos para atentar contra la valla.

¿Hasta dónde llegará esta violencia? Los hospitales palestinos han denunciado una emergencia sanitaria por la masiva llegada de victimas pues solo en esta acción son más de 1.360 personas heridas, y la inmovilidad internacional parece no aliviar la situación política y social, el desempleo en la Franja de Gaza está por el 42%, la inseguridad alimentaria supera el 47%, la pobreza supera el 39% y todo esto ocurre en un espacio de 362 km2, más pequeño que la ciudad colombiana de Manizales con 571 Km2.

El valor de la paz, del respeto a la vida, y respeto mínimo por el derecho internacional, parecen haber perdido completo sentido en la Franja de Gaza. Colombia como un país marcado por la muerte de líderes sociales y un conflicto armado por terminar, bien podría ser el retrato de una sociedad que debe ser ejemplo de estos temas ante el mundo, además de una solidaridad real ante lo que pasa en Palestina.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*