¡VOTOS TENEMOS, HORAS EXTRAS NO SABEMOS!

Análisis Por

Para muchos trabajadores votar por la reelección de Santos significaba tener la esperanza de recuperar lo que se perdió con el expresidente Uribe a través de la ley 789 de 2002, que eliminó 4 horas de recargo para los trabajadores y en el cual se disminuyó la cotización de los recargos nocturno, extra nocturno, extra diurno y festivo, pero la historia que se viene es diferente.

A tres años del segundo mandato del presidente Juan Manuel Santos, mandato al que llegó con una promesa que beneficiaría a más de un millón de trabajadores y en el que buscaba devolverles las horas extras aún no se cumple la promesa hecha y según las movidas políticas del gobierno ésta difícilmente se cumplirá; aunque actualmente cursa en el congreso un proyecto de ley para revivirlas, este ya ha sufrido modificaciones, pues, no volverían a ser desde las 6 PM como antes del 2002 sino que empezarían a ser a las 8 pm, pero esto, en realidad no es el mayor de los problemas.

Ahora que el proyecto se ha dejado de lado para tratar otros temas durante los últimos meses y tras la salida de la ex ministra Clara López de su cargo, el gobierno, se puso en férrea oposición al proyecto de ley, justificándose a través del ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas sobre la “inconveniencia” para generación de empleo en el país, pero, sí durante los últimos 15 años no se ha generado el empleo suficiente prometido para los colombianos ¿Qué los hace creer que no aprobar la ley creará nuevo empleo? Insto al ministro de Hacienda a que nos diga de donde salen sus cálculos.

Es bueno recordar también que Colombia se encuentra en desventaja con respecto a otros países, en nuestro país la jornada semanal legal vigente es de 48 horas, convirtiéndonos en uno de los países con más carga horaria, pero, para descontento de los trabajadores y todos los colombianos, es además el segundo país más desigual de todo el continente según el Banco mundial, de hecho, en nuestro vecino del sur Ecuador la jornada es de 40 horas semanales, es decir, el trabajador tiene dos días a la semana para dedicarse a actividades libres y estar en familia, además de tener una jornada inferior de trabajo, el horario nocturno empieza a las 7 PM y termina a las 6 AM, y si le adicionamos otro ingrediente vemos como el salario mínimo es de más de $1.200.000 pesos colombianos y su desempleo menor.

¿No será entonces, conveniente reducir el horario laboral para generar más puestos de empleo y dinamizar la circulación monetaria? Yo creería que sí, y no sólo lo pienso yo, varios países lo han puesto en práctica, pueden ver información de los países nórdicos para darse cuenta del efecto virtuoso de la protección del trabajador y la reducción de jornadas, por ejemplo, en un país como Dinamarca los trabajadores deben cumplir un horario de apenas 33 horas semanales.

El Gobierno Nacional entonces incumple sus promesas para con sus electores protegiendo intereses de unos pocos empresarios ávidos de mayores utilidades, no felices con esto, no permite que el congreso legisle sin su intervención, presionando desde sus ministerios a los congresistas para que archiven el proyecto dejando desamparados a los trabajadores que generan la riqueza del país y dándole la espalda al Partido Liberal ponente y autor del proyecto de horas extras para los colombianos.

Señor Ministro piense más en todos los colombianos y no sólo en la plática, las buenas políticas mejorarán la productividad y harán más eficiente la economía del país y por esta vía el fisco gozará en el largo plazo de las mejoras que desde ahora se logren hacer.

Administrador Público. Trabajó para la Fundación Proyecto Emprender, capacitando jóvenes en los barrios deprimidos de Buenos Aires. Líder de opinión en temas Urbanos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*